¡Ya es CYBER MONDAY! ¡Consigue hasta un -70% en las ventas de WestwingNow! >

casa con placas solares

Nuestra casa refleja bien cómo vivimos, pero también cómo cuidamos de nuestra salud y la del planeta. Cada vez hay una preocupación mayor por disponer de una casa saludable, hecha con materiales no tóxicos y que consuma energías renovables para cuidar del medioambiente y de nuestro bolsillo. Quien tiene una casa ecológica tiene un tesoro. Y tú puedes ser uno de los afortunados. ¿Vamos a ver cómo podemos tener una vida más eco friendly

¿Qué es exactamente una casa ecológica? 

Las casas ecológicasson aquellas que están pensadas, diseñadas y construidas bajo criterios de sostenibilidad. Están hechas con materiales ecológicos y promueven la autosuficiencia y la autonomía energética. ¿Te imaginas vivir en una casa donde tus facturas de suministros se reducen a casi cero?  

De dónde se saca la energía para abastecer el funcionamiento de la casa y cómo se gestiona esta es primordial para lograr que esta casa ecológica genere cero emisiones de CO2 u otros gases contaminantes. Lo prioritario es que la energía de la casa provenga de fuentes de recursos naturales y que se promueva el reciclaje que ayude a la regeneración de esos recursos naturales. ¡Paneles solares, molinos de viento, calderas de biomasa y demás, son más que bienvenidos en la casa ecológica!  

Claves para construir una casa ecológica 

Una casa ecológica lo es tanto por la manera en que está construida como por sus materiales de construcción. Y aunque hay varios tipos de casas ecológicas, todas ellas tienen elementos en común.  

Diseño bioclimático 

Una casa ecológica se diseña para aprovechar los recursos que le ofrece el entorno. Vamos, lo contrario que se ha venido haciendo muchas veces hasta ahora, que era manipular el entorno para generar recursos artificiales. Es decir, una casa se ubicará y se orientará, por ejemplo, donde pueda aprovechar más el sol y se construirá para que, abriendo ventanas y puertas, se puedan generar corrientes de aire que ayuden a que se ventile mejor (algo muy necesario en tiempos de pandemia). Aunque la zona tiene mucho que decir al respecto. Los arquitectos bioclimáticos tienen muy claro que, dependiendo de las condiciones climáticas de cada territorio (no es lo mismo levantar una casa ecológica en Almería que en Baviera), deberán orientar su fachada de forma distinta.  

• Respeto por el medio ambiente  

Construir una casa ecológica implica minimizar el impacto sobre el medio ambiente y ayudar a reducir nuestra huella ecológica. En concreto, deberán usarse materiales duraderos, que no contengan químicos ni tóxicos y que en todo el proceso de construcción (adquisición, transporte y producción) gasten la mínima energía. ¿Una casa de piedra y madera sacada de una cantera y un aserradero a menos de 100 km de distancia? ¡Un buen ejemplo de construcción ecológica! Además, los materiales naturales tienen la ventaja de ser higroscópicos, es decir, que tienen la capacidad de absorber la humedad en los ambientes interiores y generar, así, máximo confort.   

3 tipos de casas ecológicas 

  1. Casa ecológica de madera

    La madera es un material versátil que se adapta a todo: con ella puedes construir una casa ecológica prefabricada de estilo moderno o una casa ecológica rural. Eso sí, la madera debe ser certificada y proceder de bosques gestionados de una forma sostenible. La madera, además, es un mal conductor del calor, por lo que es excelente para el aislamiento térmico. En invierno, se mantiene el calor y en verano, el calor del exterior penetra con más dificultad.

  2. Casa ecológica de ladrillo

    Una casa de ladrillo, para que sea ecológica, debe estar construida con ladrillo de barro sin cocer porque la cocción, requiere una gran cantidad de energía y esto implica un mayor impacto para el medio ambiente. Si la comparamos con la casa ecológica prefabricada de madera, vemos que es menos aislante, por lo que habrá que sumar materiales que ayuden a minimizar el gasto de energía. En este sentido, el ecodiseño tiene en cuenta la geotermia o los distintos aislantes ecológicos que existen. ¿Qué es la geotermia? El hecho de aprovechar la acumulación calorífica del suelo y construir la casa de tal manera que la tierra actúe como aislante adicional. ¿Y los aislantes más ecológicos? Son materiales naturales sin prácticamente tratamiento, como, por ejemplo, el corcho, el cáñamo, la celulosa, la lana, el vidrio celular o, por supuesto, la madera.

  3. Casa ecológica de hormigón

    Construir una casa ecológica de hormigón también es una buena solución si queremos una casa ecológica rural. ¿Pero el hormigón es ecológico? Pues no mucho, porque es un material artificial hecho a partir de cemento, áridos, agua, pero también aditivos. El hormigón tampoco tiene una gran capacidad aislante ni es higroscópico, de tal manera que no regulará bien la temperatura en el interior de la casa, pero sí podemos añadir un revestimiento realizado con materiales como los que hemos citado anteriormente para conseguir ese bienestar que buscamos.

¿Y cómo es por dentro la casa ecológica?  

Una casa ecológica debe serlo por fuera y por dentro. Es decir, aparte de estar construida con materiales ecológicos y suministrada por energías renovables, debe tener una decoración en la que también se haya pensado en el medio ambiente y nuestra salud. Muebles de materiales reciclados, como los muebles realizados con palets, por ejemplo, son una buena opción para decorar. También los textiles orgánicos como el algodón o el lino, sin tintes tóxicos, o las fibras vegetales como el ratán, el yute o el mimbre. Apuesta por todos ellos para decorar tu casa y también, por qué no, para regalar a tus familiares y amigos, así irás diseminando la semilla del amor por la tierra y del cuidado por el planeta y por la salud.  

¿Te importa la ecología?