salón con una lámpara de araña con luces LED y sillas de ratán

La construcción de una casa debe obedecer a criterios sostenibles y ecológicos tanto en su fase de concepción como en el desarrollo de la obra. El sector de la construcción es uno de los que tradicionalmente han sido más contaminantes. En este sentido ha cogido fuerza una nueve corriente: el ecodiseño. ¿Pero cómo afecta este nuevo criterio al sector de la construcción? 

Un sistema de producción sostenible 

El ecodiseño aplicado al sector de la construcción y la arquitectura tiene relación con las casas ecológicas y la arquitectura bioclimática. Simplemente se trata de buscar un diseño lo más eficiente posible en cuanto al uso de recursos, los costes de construcción y el mantenimiento del edificio. En términos generales el ecodiseño trata de idear y construir objetos que respeten el medio ambiente en todas sus etapas del ciclo de vida. Implantar los criterios del ecodiseño en la concepción y creación de cualquier producto son tan importantes como los de la calidad y seguridad de éste. De esta manera el impacto de cualquier producto en la sostenibilidad del planeta se verá reducido considerablemente. 

Los beneficios del ecodiseño son: 

  • Creamos bienes de consumo de más calidad. Son más versátiles y se fabrican con materiales más duraderos. 
  • Apostamos por una producción más eficiente: ahorramos energía y gastamos menos recursos naturales y materias primas. 
  • Reducimos la emisión de gases contaminantes: el transporte de mercancías se reduce y en consecuencia la emisión de CO2 en la atmosfera. 
  • Las industrias resultan más sostenibles: las empresas se esfuerzan en ser más innovadoras y eficientes reforzando así su compromiso medioambiental. 
  • Los consumidores son más conscientes: de esta forma estamos educando a los nuevos consumidores, aquellos con conciencia ecológica. 
  • Se favorece una competitividad ecofriendly: los productos diferenciados lo serán por su huella ecológica y dispondrán de un valor añadido frente a su competencia.  

Criterios del ecodiseño 

Aquellos que adoptan las tesis del ecodiseño para crear y utilizar cualquier producto, lo hacen a partir de tres niveles de actuación: 

  • El ecodiseño incide en tener una visión medioambiental en la creación de cualquier producto en todo su ciclo de vida. Es decir, se tiene en cuenta la extracción y transporte de los recursos necesitados para la fabricación del producto, su producción, distribución, uso, mantenimiento, reutilización y el tratamiento de sus residuos. 
  • La producción del producto forma parte de un sistema. Este producto se crea de una forma y va a tener un uso específico. Así, debemos plantearnos de adaptar todos estos procesos y usos a un sistema que incida en el menor impacto medioambiental. Es decir, reducir el gasto de consumibles, envases, sistemas energéticos contaminantes, etc. 
  • Hay que tener todos los efectos de nuestras acciones con este producto. De esta forma evitamos la transferencia de efectos regresivos contra el medio ambiente. Es decir, que al reducir un impacto medioambiental no provoquemos el impacto en otro vector ambiental. 

El ecodiseño en casa 

Construir una casa bajo los criterios del ecodiseño no significa únicamente utilizar, placas fotovoltaicas, un sistema de reciclado de agua, adoptar estrategias pasivas en el diseño. Ni tan solo significa usar materiales de construcción mucho más sostenibles, ni que esto sean de kilómetro 0 para reducir las emisiones de CO2 en el transporte. Es todo eso y mucho más. Pues ponemos por ejemplo que se construye una casa de 800 m2 en una parcela de 3000 m2 y que en esta vive una familia de 4 miembros. No tiene ni pies ni cabeza pues el uso social de esta vivienda no es sostenible. ¿En un espacio tan grande no se podrían construir viviendas para 3 o 4 familias? 

El ecodiseño es más bien una filosofía, una manera de entender bien como producimos y creamos nuestros bienes de consumo para que tengan un uso realmente eficiente. Y en el sector de la construcción es vital adoptar este pensamiento para poder edificar con criterios sostenibles para nuestro planeta. 

El must de la vida ecológica: reciclaje