planta en una botella de plastico reciclada

Hemos de cambiar nuestro modo de vida y pasar de un modelo de consumo rápido a uno donde cada producto que utilicemos tenga la mayor vida posible y sea realmente el que necesitamos. El reciclaje es clave para aplicar este método. Reciclar es sencillo si se quiere, si se tiene el compromiso. En Westwing lo hacemos, siempre estamos trasteando con materiales reciclables.  ¿No sabes cuáles son estos materiales sostenibles? ¡Te lo contamos! 

La vida de un material reciclable 

Cualquier material reciclable tiene una vida mucho más larga a la que priori le hayan podido dar quienes usaron este material para crear el producto original. Sea un tapón de corcho, un melocotón o un ordenador. Estos productos o parte de ellos pueden ser reutilizados y obtener un valor diferente. El reciclaje implica que este material podrá ser modelado para crear un nuevo objeto o que, mediante un procesamiento éste sirva para generar energía, como es el caso de la biomasa. 

Así pues, una planta puede ser útil para generar energía para combustión o por extracción de sus aceites para fabricar biocombustible. Mientras una lata de aluminio se podrá reciclar para volver a dar forma a una nueva lata. Igual que el papel reciclado genera un nuevo papel. Pero no todos los materiales pueden ser reciclables. Y luego hay algunos de estos materiales que tradicionalmente sí que pueden ser reciclados, pero que el objeto en sí, por su tratamiento y composición, es muy difícil que pueda ser procesado para el reciclaje. El ejemplo más claro es el de las bosas de plástico. El plástico es un material sostenible, pero las bolsas del supermercado, con los logos pintados, son prácticamente imposibles de reciclar. 

¿Cuáles son los materiales reciclables? 

La tecnología y una industria que cada vez innova más a favor de la sostenibilidad desarrolla nuevos procesos de reciclaje para que cada vez podamos reaprovechar más los distintos materiales. Los materiales sostenibles que se pueden reciclar son: 

Plástico y envases

  • envases de plástico, bricks, latas de aluminio, envases de metal. Pero también el corcho blanco (poliespán), los botes de detergente, las tarrinas, los tapones de plásticos, etc. Todo va al contenedor amarillo. 

Cada uno de estos objetos hechos con plástico pasan por un proceso de reciclaje que hace el material se transforme en el mismo u otro objeto. Así, hasta seis bricks pueden servir para hacer una caja de zapatos y una lata puede ser reciclar un número ilimitado de veces.  

Papel y cartón

  • el reciclaje del papel es básico para reducir la sobreexplotación de los recursos naturales (la tala de árboles). Revistas, diarios, cajas de zapatos, papel de envolver…  Va al depósito azul. 

El reciclaje de papel es básico pues la industria papelera es una de las más regresivas contra el medio ambiente. El 90% de la pasta de papel está generada con madera. Eso significa que el 35% de la producción de papel proviene de árboles talados. Pero por cada tonelada de papel de periódico reciclada nos ahorramos aproximadamente una tonelada de madera. ¡Hay que reciclar más para salvar nuestros bosques! 

Vidrio y baterías

  • cualquier botella, frasco, tarro u otro objeto hecho de vidrio debe ser reciclado. El proceso de reciclaje de vidrio primero debe pasar por el lavado de desechos y después será fundido para poder dar forma a otra botella o lo que sea. El vidrio puede ser reciclado al 100% tantas veces como queramos. Su depósito es el verde.   
  • cualquier pila o batería necesita de un proceso de reciclaje pues resultan ser muy tóxicas para el medio ambiente. Para eso hay que llevarlas al contenedor de residuos peligrosos que tengamos más cerca o a un punto limpio donde se encargan de todo el proceso de reciclaje. 

El reciclaje de pilas y baterías se trata de un proceso donde se triturarán éstas, sus componentes serán separados y tratados para que de ellos se recuperen los metales contenidos para volver a dar forma nuevas pilas y baterías o para ser destinados a la siderurgia.  

Otros materiales reciclables

  • Hay una gran cantidad de materiales que no están en estos grupos. Cada uno dispone de su propio depósito o Punto Limpio que se encarga de recibir estos materiales y procesarlos a su manera. Tanto sea para ropa, aparatos electrodomésticos o aceite. 

Una buena gestión de estos materiales reciclables empieza por uno mismo. Hay que separar los residuos en casa. Pero hay muchos aún no saben (o no quieren saber) cómo reciclar. Por eso más que nunca hay que hacer pedagogía para que entre todos hagamos este cambio de mentalidad y sumamos nuestros granos de arena a favor de la sostenibilidad de este planeta. 

¡Busca productos de materiales reciclables en nuestra tienda!