bicicletas con flores amarillas

Este planeta siempre está en movimiento. Millones de automóviles salen de sus casas cada día para desplazarse a sus destinos. De esta manera se emiten toneladas y más toneladas de CO2 y gases contaminantes que cada año debilitan más la capa de ozono. El tráfico rodado es uno de los agentes contaminantes más potentes del mundo y hay que hacer lo posible para revertir la situación. La movilidad sostenible no es una opción, sino una obligación.  

La importancia de la movilidad sostenible 

Europa y el resto de países del mundo aprobaron en el marco de los Acuerdos de París un Plan de acción mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el calentamiento global por debajo de los 2oC.  

En este nuevo marco todos los planes para impulsar la movilidad sostenible se están implantando ya en busca de una rápida disminución en la contaminación atmosférica. Bien hay que decir también que la actual pandemia que arrasa en todo el mundo ha tenido un efecto positivo en la reducción de emisiones de gases contaminantes. La movilidad en las carreteras pasó a ser testimonial y eso el planeta lo agradeció. De este hecho debemos aprender una lección: está en nuestras manos el poder bajar la contaminación y mejorar la sostenibilidad de este planeta. 

Planes para favorecer la movilidad sostenible 

En Madrid se implantó en 2014 el Plan de Movilidad Urbana Sostenible con el que se quería reducir un 6% los desplazamientos en coche y aumentar un 3% el uso del transporte público. Este plan sigue en vigor a la espera de una nueva normativa del consistorio. Pero la reducción del tráfico de los vehículos más contaminantes y el fomento del transporte público el transporte alternativo sigue siendo una prioridad. 

De igual forma ocurre en Barcelona, donde desde principios de año han limitado la circulación de los vehículos más contaminantes en algunas zonas de Barcelona (Zonas de Bajas Emisiones) mediante un sistema de etiquetaje que categoriza lo contaminante que puede ser un automóvil. Pero además recientemente han aprobado un nuevo plan para reducir aún más la presencia de los coches en las calles de Barcelona. El Plan de Movilidad Urbana (PMU) desarrollará todas aquellas acciones necesarias para que en 2024 se cumplan varios objetivos: 

  • Reducir un 25% los desplazamientos en coche privado. 
  • Doblar los trayectos en bicicleta. El aumento de los carriles bicis durante este año ha sido considerable. 
  • Incrementar un 16% los desplazamientos en transporte público. 
  • Subir los desplazamientos a pie hasta un 7%. 

Practicar la movilidad sostenible 

Depende de nuestras actuaciones como ciudadanos el poder reducir la contaminación de nuestras ciudades. Practicar la movilidad sostenible solo exige un cambio de mentalidad.  

  1. No coger el propio automóvil

    Reducir la presencia de automóviles en las carreteras depende de nosotros. El Car Sharing es una de las opciones más eficientes para poder reducir la presencia de coches conducidos por una sola persona. Si vas a un destino concurrido, ¿Por qué no compartir coche con otros usuarios que necesiten ir a la misma zona dónde vas? Un solo coche hará el mismo trayecto que cuatro.

  2. Pásate a la movilidad eléctrica

    El futuro del transporte privado para que sea más sostenible pasa por la electrificación. Cada vez hay más marcas automovilísticas que sacan nuevos modelos híbridos o 100% eléctricos y en unos años los coches que funcionan con combustible habrán desaparecido de los concesionarios. Si te planteas un cambio de coche, solo hay una alternativa: el coche eléctrico.

  3. Apuesta por el transporte público

    Siempre que puedas, desplázate a tu destino con transporte público. Los trenes, autobuses o metro son transportes mucho menos contaminantes y cada vez llegan a más sitios. Pero también hay que decirlo que la red ferroviaria en algunas ciudades está saturada y necesita muchas mejoras. Los ciudadanos hemos terminado planificando nuestros viajes en transporte público con una hora y media de margen.

  4. Apuesta por el transporte alternativo

    Nos referimos principalmente a las bicis y a los patinetes eléctricos. El boom que este tipo de transporte ha supuesto para las grandes urbes durante este año ha sido notable. Apuesta por este tipo de transporte, aunque también pedimos responsabilidad y control pues cada vez somos más ciclistas y patinadores y los accidentes se han multiplicado durante estos meses.

  5. Apuesta por andar

    También se ha incrementado notablemente los ciudadanos que, durante esta pandemia, para huir de las aglomeraciones que se causan en el transporte público, han optado por andar. La vida andada es mucho más satisfactoria y saludable. Ejercitas el cuerpo, tienes un momento para disfrutar de tu ciudad y despeja mucho más la mente.

  6. Quédate en casa

    Sin duda el gran cambio social que está suponiendo la pandemia es la obligatoriedad que tenemos muchos de trabajar desde casa. El teletrabajo ha llegado para quedarse y muchas compañías ya han integrado esta nueva modalidad de trabajo. Quedarse en casa y limitar la movilidad laboral tendrá un impacto decisivo para reducir la contaminación atmosférica.

La movilidad sostenible puede ser decisiva para revertir la situación climática tan catastrófica que estamos viviendo los últimos años. Pero para eso debemos adoptar un cambio de mentalidad colectivo y empezar por dejar nuestro vehículo aparcado en casa para las ocasiones especiales. ¡haz salud y practica la movilidad sostenible! 

¡Quédate en casa con Westwing!