Cubertería de acero inoxidable

Vistosos y sabrosos. Nos conquistan por la vista primero y en el paladar después. Así son estos pasteles salados que te proponemos: el picoteo perfecto que nada tendrá que envidiar a los mejores bocados dulces. Comienza el banquete sorprendiendo a tus invitados. ¡Ñam!

Pasteles salados como plato principal: pastel de patata y carne

¿Quién ha dicho que un pastel no puede ser un flamante primer plato? Y no solo eso: te traemos una propuesta que, además, hará las delicias de las ocasiones especiales. ¡Este delicioso pastel de patata y carne, envuelto en beicon, va a causar furor, te lo aseguramos! Además, podemos ponerle la guinda acompañando con rabanitos, hojas de lechuga y unas ramitas de tomillo.

Vas a necesitar un molde tipo plum cake para que todos los ingredientes queden bien compactos: una de las claves de esta receta. Te encantará el sabor de la carne de ternera yy cerdo con las castañas picadas y la cebolla pochada. Y, además de su increíble aspecto, una de las ventajas de este plato es que es muy, pero que muy fácil de hacer y el resultado es siempre sobresaliente.

Hazte con 400 gramos de carne picada de ternera, 100 gramos de carne picada de cerdo, 400 gramos de beicon en lonchas, 600 gramos de patatas, 5 castañas asadas, 1 cebolla, 3 rábanos, 100 gramos de lechugas, tomillo, aceite, sal y pimienta.

El primer paso, será pochar la cebolla: la lavamos y cortamos bien fina y, a fuego lento, dejamos que se pase en una sartén con un chorrito de aceite. Retiramos, escurrimos y reservamos después de unos 20 minutos de cocción.

Vamos ahora con el relleno: pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas finas, si puedes, ayúdate con una mandolina. Pelamos las castañas y las picamos.

Mezclamos la carne de cerdo y la carne de ternera picada y le agregamos la mezcla de castañas y cebolla pochada. Salpimentamos y removemos bien.

Es el momento de preparar el molde: precalentamos el horno a 180ºC, forramos el molde tipo plum cake con papel sulfurizado y vamos colocando, una junto a otra de manera que formen una capa, las lonchas de beicon, intentando que no salgan por fuera del molde. Ahora coloca las rodajas de patata y salpimienta. Añade la preparación de carne picada y, con ayuda de una cuchara, prensa bien y alisa. Cubre el pastel con lonchas de beicon, hornéalo y tápalo con papel de horno durante una hora.

Pasado este tiempo destapa y remata la cocción con unos diez minutos más, hasta que la superficie adquiera ese dorado final para la presentación. ¡Ya solo queda retirar, desmoldar y servir!

Si quieres añadir un toque de decoración a tu pastel, puedes emplear rábanos cortados en rodajas finas, con hojas de lechuga aliñadas con tomillo, aceite de oliva y sal. Queda de maravilla y agrega color al emplatado.

Pasteles salados veggie: tarta de berenjena y tomate

Siempre tenemos que pensar en todo tipo de necesidades en nuestros comensales. Y cada vez son más quienes siguen una dieta vegana. Hacer pequeñas delicias veggies para los entrantes resulta de lo más sencillo y lo más variado. Especialmente en el terreno de los pasteles salados.

Para saborear unas buenas hortalizas de temporada, te traemos una exquisita tarta salada de berenjena y tomate que triunfará entre tus invitados. Resulta muy fácil de hacer ¡y de transportar! Por lo que también es perfecta para llevar de picnic o a la playa. Y es que tanto en frío como en caliente, ¡esta tarta triufa!

Puedes comprar la base de la tarta, de hojaldre, ya preparada, si quieres agilizar y centrar tus esfuerzos solo en preparar el relleno, que será de lo más sencillo. Como truco inicial, te recomendamos que dejes que las berenjenas suelten su agua una vez que estén cortadas en rodajas. Para ello, añade sal y déjalas reposar: poco a poco, se irán desprendiendo de ese líquido que les da un punto amargo que pretendemos evitar. Enjuaga y ya lo tienes: podemos comenzar la receta con todos los ingredientes a punto.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Vas a necesitar una lámina de hojaldre, dos berenjenas, cuatro tomates, ochenta gramos de queso parmesano rallado, 125 mililitros de yogur natural, 200 g de requesón, tres huevos y orégano, aceite de oliva y sal y pimienta al gusto.

El primer paso será, como hemos avanzado, preparar las berenjenas: secarlas, cortarlas en rodajas finas, dejar que suelten su líquido y enjuagarlas. Será suficiente con que le dejemos unos veinte minutos de reposo para hacerlas sudar. Después, eliminamos el exceso de sal que hemos empleado para tal fin con un chorro de agua fría, las secamos y listo.

Extendemos el hojaldre sobre el molde previamente engrasado, recortamos la masa sobrante, lavamos los tomates y los cortamos en rodajas finas.

Vamos con el relleno: batimos los tres huevos en un bol y añadimos el requesón, el parmesano, el yogurt y la mezcla hasta que quede bien integrada. Condimentamos con una pizca de sal, pimienta negra, agregamos un toque de aceite de oliva virgen extra y orégano seco al gusto. ¡Ya tenemos la mezcla lista! Ahora la colocamos sobre el hojaldre y repartimos por encima las rodajas de berenjena y tomate formando círculos. Es ideal que el orden sea alterno para que tanto la berenjena como el tomate queden bien repartidos por toda la superficie. Salpimentamos y regamos con un chorro de aceite. ¡Y al horno! Vamos a precalentar a 180ºC y hornear durante 35 minutos. Después de este tiempo, nuestro pastel estará ya horneado y listo para servir. ¡Delicioso!

Pasteles salados llenos de color y sabor que son, en sí mismos, una pieza decorativa (pero además muy rica). La forma perfecta para seducir a tus invitados con unas recetas sencillísimas que, no obstante, vienen preparadas para conquistar todos los paladares. Ahora solo queda que las pongas en práctica y goces de un banquete delicioso desde el primer bocado. ¡Buen provecho y a disfrutar!