Accede a las mejores marcas hasta -70%

Cuarto de baño con bañera grande y suelo de azulejos pequeños

La tendencia de decorar con azulejos ha sido una de las más utilizadas en los últimos años. Aunque este año no será uno de los must de la temporada, seguimos viéndola por diversos espacios de la casa. Te enseñamos cómo decorar con azulejos pequeños concretamente, y cómo puedes mantenerlos limpios y perfectos más tiempo.  

¿Qué son los azulejos? 

Los azulejos son piezas de cerámica muy similares a las baldosas, pero mucho más finas y ligeras. Suelen tener un poco de relieve y diferentes acabados. El azulejo más conocido es cuadrado con diferentes estampados geométricos, aunque es cierto que en los últimos años el azulejo lo hemos conocido en versiones mucho más renovadas.  

Los azulejos se han utilizado en arquitectura desde el siglo XVIII, tanto en paredes, pavimentos, techos o jardines. Uno de los países más populares y especializado en técnicas de azulejera, es Portugal. Los azulejos portugueses son uno de los emblemas de su cultura. Revisten casas desde el interior hasta el exterior, con fachadas llenas de diferentes tipos de azulejos. Tanto es la importancia de los azulejos en los edificios y calles del país luso que se ha convertido en Patrimonio Cultural Mundial.  

Azulejos pequeños vs azulejos grandes: cómo utilizarlos  

Los azulejos son perfectos para revestir parte del interior de nuestra casa. Aunque es cierto que depende de la habitación siempre nos surge la duda si utilizar azulejos pequeños o grandes. Te damos algunos tips para que puedas decorar o renovar tu interior de forma correcta: 

  • Azulejos pequeños: los azulejos pequeños están de moda, y en muchos más espacio de la casa de los que crees. No solo el baño, es uno de los espacios favoritos para añadir este tipo de azulejos sino también la cocina. Si tu cocina es abierta, los azulejos pequeños son una muy buena opción. Puedes integrarlos únicamente en la zona del frontal de la cocina y el resto pintarlo de un color liso.  
  • Azulejos grandes: los azulejos grandes amplían. Al ser mucho más finos, casi ni apreciamos la línea que separa unos azulejos de otros por lo que parece que la superficie es continua. Si además, añades unos azulejos con acabado en brillo conseguirás que la amplitud sea mucho mayor. Te aconsejamos que utilices este tipo de azulejos en habitaciones pequeñas para crear una impresión óptica mucho más grande. Otro truco es añadir azulejos hasta la mitad de la pared. Si tienes los techos muy altos conseguirás equilibrar el espacio. Esto sobre todo se utiliza en baños. Si además utilizas azulejos alargados y horizontales harás que las paredes parezcan mucho más grandes.  

Baños modernos con azulejos  

Los baños son uno de los espacios donde siempre hemos visto azulejos. Sobre todo en la zona de la ducha o bañera ya que aguantan bastante bien la humedad. La nueva tendencia en azulejos es muy variedad y abarca diferentes acabados con formas geométricas muy distintas a los clásicos azulejos. Redondos, triangulares, con forma de escamas, en forma de “L”…Como ves los azulejos han adquirido una nueva apariencia en los baños, y nos encanta. Además, podrás encontrar acabados en diferentes formas y colores como verde turquesa, negro, marrón, blanco o gris.  

Cómo mantener correctamente los azulejos 

Mantener los azulejos pequeños o grandes de una forma limpia y adecuada es sencillo. Simplemente debes ser constante para que no pierdan su brillo natural y no se llenen de humedad (en el caso del baño). Toma nota de estos tips, y luce unos azulejos en tu casa como se merece: 

  • Limpia con un cepillo: para limpiar las juntas lo ideal es limpiarlas con un cepillos, y con bastante frecuencia. Con un cepillo de dientes antiguo podrás limpiar las juntas con precisión y quitar el exceso de suciedad. En esta misma zona para que las juntas no pierdan color puedes añadir un blanqueante para que siempre permanezcan con un color blanco perfecto.  
  • Usa lejía para desinfectar: mezcla la lejía con agua caliente y aplica sobre las juntas sucias. Podrás aplicarlo directamente con una bayeta o con un paño húmedo, como prefieras. Si puedes frota con un cepillo para que puedas quitar la suciedad con más eficacia.  
  • Bicarbonato, vinagre y agua caliente: esta fórmula es más natural que la lejía. Si tienes las juntas ennegrecidas, esta mezcla es el mejor remedio.  
  • Rotulador blanco: si ya has aplicado los anteriores remedios y no consigues que las juntas estén blancas, ¡tenemos el truco definitivo! Usa un rotulador blanco para juntas. Es muy fácil solo tendrás que ir repasando poco a poco las juntas y verás como vuelven a lucir blancas e impolutas.