Sala decorada con alfombras orientales en tonos rojos o burdeos

Junto con la iluminación, los suelos son uno de los elementos en los que más se fijan los invitados. Aunque no lo creas tienen un papel muy importante en nuestras casas. Los suelos pueden llegar a aumentar o reducir la sensación de calidez en cualquier rincón. Las alfombras se ha convertido en uno de los elementos más deseados en decoración, sobre todo el kilim. Los kilim son textiles muy característicos con diseños muy reconocidos en interiorismo. Te enseñamos todo lo que aportan los kilim a tu casa y en qué textiles puedes encontrarlo.

Orígenes del kilim

Los kilims son verdaderas obras de arte; joyas hechas a mano con diseños distintos. Este tipo de textiles eran usados de forma convencional en todas las casas para protegerse del frío. Estos kilims proceden originariamente de Oriente y Asia, concretamente de países como Irán, Afganistán, Turquía o la India. Aunque es cierto que dependiendo del país de origen, sus diseños pueden variar. Existen tres diseños bastantes diferenciados:

  • Kilim turco: el kilim procedente de Turquía suele formas geométricas rectangulares. Asimismo, a estas figuras les suelen acompañar algunos diseños florales en el centro de los textiles.
  • Kilim afgano: son textiles mucho más robustos y pesan bastante. Las telas que se utilizan tienen no solo un tejido más pesado sino que también los diseños suelen ser más oscuros y grandes.
  • Kilim egipcio: los textiles suelen estar hechos de lana por lo general. Sueltan más pelos por lo que son las menos utilizadas.

Cómo decorar con kilim

Hay muchas formas de decorar con kilims en casa. Una de las formas más habituales de incorporar un kilim en nuestra casa es con alfombras. Las alfombras de kilim son extraordinarias y están muy de moda. Nos encanta ver estas alfombras en multitud de espacios.

Salones con kilims

El salón, sin duda, es uno de nuestros espacios favoritos. Este tipo de alfombras encaja muy bien con un salón boho debido a sus colores y figuras geométricas, pero también en espacios más neutros. El toque de color en la alfombra le dará ese plus de alegría que estabas buscando. Podrás encontrar diseños muy distintos de kilims con figuras geométricas más amplias y otras más pequeñas. Un truco: si te gusta innovar, ¿qué te parece añadir una alfombra kilim en forma de tapiz? Es una idea fácil y original de darle un toque distinto a tu pared.

Comedores con kilim

En la zona del comedor nos gusta contar con una alfombra que proteja el suelo de la suciedad. En este tipo de espacios, hay una norma establecida: ¡olvídate de las alfombras de pelo largo! Aunque sean alfombras muy bonitas, son muy difíciles de limpiar. En el comedor, hay mucho más movimiento que en otros espacios y comidas de por medio. De esta forma, es mucho más fácil que se ensucie la alfombra antes. Por eso, es mejor que uses alfombras vinílicas o de pelo corto como las de kilim.

Nuestro consejo: para que la alfombra quede de diez, escoge una que sobresalga como mínimo 20 cm por cada lado y por los extremos de la mesa o incluso algo más.

¿Qué te parece añadir un par de cojines de suelo para darle color a tu comedor?

Dormitorios con kilim

Los dormitorios también son uno de los rincones de la casa donde nos encanta ver los kilims. Los dormitorios en colores blancos están de moda. Cada vez preferimos buscar un rincón de paz y tranquilidad en el dormitorio. El estrés nos pide un poco de calma en esta habitación, por eso los colores claros son con más frecuencia los dominantes. Pero, ¿te apetece añadir un poco de color? Si quieres un cambio en el dormitorio pero de forma sutil, añade un kilim. Incorpora cojines de kilim o simplemente dos alfombras de kilim pequeñas por cada lado de la cama. Le darán un toque acogedor y de color a la habitación sin cambiarla.

Pasillos y recibidores con kilim

Los pasillos y recibidores tienen mucha vida. Los recibidores son por excelencia la carta de presentación de nuestras casas. En esta zona de la casa, es mejor utilizar los menos textiles posibles aunque las alfombras sí están permitidas. Al ser una zona de mucho tránsito debemos cuidar los muebles y accesorios que usamos. De esta forma, lo esencial es contar con elementos prácticos y funcionales que no nos quiten espacio. Tanto para el recibidor como el pasillo nos encanta la idea de añadir un kilim.