Mesa auxiliar con acabado de tipo mármol negro y libro beige

El mármol es tendencia. Y lo es no solo para casas de estilo clásico o espacios elegantes. Hoy, el mármol se ha reeditado para decorar pisos también de estilo contemporáneo e incluso vintage y aportarles elegancia, brillo y mucho nivel. En blanco, en negro, en color arena… Todos los colores de mármol tienen cabida en la nueva época dorada que está viviendo esta piedra natural, pero si hay uno que destaca por encima de todos es el mármol negro, una elección sofisticada y muy cool.     

Mármol negro para la cocina o el baño 

El mármol es una piedra natural, por lo que, en el caso de una cocina, trabajar sobre una encimera de mármol es trabajar sobre una superficie segura y muy resistente. Eso sí, si quieres mantener su belleza como el primer día, lo único que hay que vigilar es que no le caigan ácidos (limón, vinagre…) porque podrían dejarlo marcado.  

En el caso del baño, bañarse en duchas o bañeras de mármol, o utilizar lavamanos también de mármol, es una buenísima opción porque este material procura higiene, impermeabilidad y belleza.  

Pero si además, el mármol elegido es mármol negro, las ventajas aumentan ya que cualquier golpe o mancha se disimulará más que eligiéndolo claro.   

Así pues, el mármol es perfecto para encimeras, paredes y suelos de cocinas, y también para sanitarios del baño porque tiene una serie de cualidades que lo hacen único. Repasémoslas: 

  • Es natural, por lo que es seguro e higiénico 
  • Es ecológico y reciclable 
  • El agua no lo altera y es impermeable 
  • Resiste el calor y no lo transmite, es decir, es un buen aislante 
  • Aguanta bien los golpes  
  • Se puede fabricar en la medida y el grosor que se desee 
  • El mármol negro no pierde color ni brillo ni con el uso ni con el tiempo 
  • Es atemporal con lo que nunca pasará de moda 

Suelos en blanco y negro 

El mármol negro en el suelo crea espacios íntimos y muy sofisticados. Pero puede ser algo oscuro, por lo que cuantas más vetas blancas tenga la piedra, más luminoso resultará. Pero también hay otra manera de darle luz y es combinándolo con mármol blanco. Los suelos de damero, que fueron muy populares durante muchos años, cayeron en el olvido, pero hoy se han recuperado. El suelo blanco y negro de mármol es una elección que aporta distinción de inmediato, y que queda bien tanto en cocinas y baños como en el resto de la casa.    

Más allá de cocinas y baños 

Pero el mármol negro no solo queda precioso en suelos, paredes y encimeras. También en muebles. De hecho, las piezas realizadas en mármol son un must de la actualidad decorativa. Estas son algunas de las opciones que puedes considerar para tu casa:  

  • Mesas de centro o auxiliares, como cubos o simplemente como superficies con patas metálicas.  
  • Mesas de comedor con sobre de mármol negro, como la mesa Tulip de Eero Saarinen. 
  • Pies de lámparas realizados en mármol negro. 
  • Aparadores con una estructura de mármol negro. 
  • Jarrones, cajas, esculturas (se llevan mucho) y boles también de este material, etc. 

¿Cómo podemos combinarlo? 

Sin duda con materiales y piezas que respiren tanta elegancia como él. Hablamos de sofás, butacas o pufs tapizados en terciopelo; de lámparas, auxiliares y detalles en dorado o cobre, y de elementos realizados en cristal. El terciopelo acompaña al mármol negro con suavidad; el dorado y el cobre, se suman a su sofisticación y el cristal le aporta ligereza. Pero si lo que te gusta son los contrastes o prefieres rebajar su fuerza para poder decorar con mármol negro pero conseguir espacios frescos y naturales, apuesta por combinarlo con muebles en blanco, maderas claras, textiles con estampados geométricos y mucha planta, ya que el verde aporta naturalidad y frescura.