Piedras apiladas en perfecto equilibrio

Tener unos hábitos saludables nos permite afrontar el día con más energía pero también prevenir enfermedades a corto y largo plazo. Llevar una vida sana es fundamental para sentirnos bien física y mentalmente. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es “un estado de completo bienestar, físico, mental y social”. Por eso, si queremos estar saludables al 100% debemos hacer hincapié en nuestro modo de vida. Estos son los 10 hábitos saludables que debes incluir en tu rutina.  

1. Dormir ocho horas 

Descansar es uno de los grandes placeres de la vida. Ayuda a que nuestro organismo vuelve a llenarse de energía. Lo recomendable es dormir siempre unas ocho horas diarias, incluso si puedes un poco más. Por eso, es vital por lo menos entre semana ser constante con el horario de descanso. De esta forma, si nos acostamos y despertarnos a la misma hora después de dormir nuestras ocho horas diarias, conseguiremos tener afrontar el día mucho mejor. Una recomendación, clara es que incluso cuando nos vayamos de vacaciones intentemos respetar las horas de sueño. Es cierto, que a veces es complicado, pero si puedes inténtalo.  

¿Cómo puedo descansar mejor? 

Para poder tener un sueño profundo además de contar con un hábito de horas de descanso es importante que el ambiente acompañe. Nos referimos a la decoración, los ruidos, la temperatura o incluso las pantallas:  

  • Los sonidos: un ambiente tranquilo facilita el descanso. Por eso, debemos tener situado el dormitorio en una zona sin ruidos. Para aumentar ese nivel de comodidad, puedes escuchar sonidos relajantes. Hay algunas listas de música específicas para el descanso.  
  • La temperatura: dormir bien también está relacionado con la temperatura. Es uno de los grandes problemas de muchas personas. Al final, cada uno tiene una temperatura corporal diferente y eso repercute directamente en el descanso. En verano, incluso dormimos peor debido a las altas temperaturas. Para que puedas descansar bien te recomendamos que utilices sábanas acorde a la estacionalidad y también a la temperatura corporal.  
  • Pantallas de smartphones o tablets: cuando vayamos a dormir debemos dejar fuera de nuestro dormitorio cualquier tipo de dispositivo electrónico. El uso de las pantallas antes de dormir, aumenta el insomnio y las dificultades para dormir bien durante la noche. 
  • El estrés: cuando estamos nerviosos o estresados en general, dormimos menos. Estamos en alerta de forma constante por lo que no es casi imposible conciliar el sueño. Nuestra recomendación, es que cada vez que entres en la cama intentes alejar cualquier problema y dar un descanso a la mente. De esta forma, podremos descansar mejor, y nuestro cuerpo lo agradecerá.  

2. Dieta equilibrada 

Una alimentación saludable al igual que el descanso es fundamental. Una buena alimentación hace que nos sintamos cada día con más energía y que podamos evitar el contagio de virus y prevenir enfermedades futuras. Cuidar está en la base de nuestra vida. Para llevar una alimentación saludable debemos seguir los pasos de la pirámide nutricional siempre teniendo en cuenta nuestra actividad diaria. El valor energético diario deberíamos distribuirlo de la siguiente forma:  

  • Hidratos de carbono: deben ocupar un 50-55% de los nutrientes, pero no deben tener más del 10% de azúcares.  
  • Grasas: deben ser un 30% del valor energético, y repartiéndose entre grasas monoinsaturadas (15-20%), poliinsaturadas (5%) y saturadas (no más del 7 al 8%). 
  • Proteínas: no deben ser superiores al 10% de nuestra dieta.  
  • Fibra: debemos aportar una cantidad diaria de 20-25 gramos.  

La clave de una buena alimentación es comer muy variado con carnes, pescados, lácteos y sobre todo mucha verdura y fruta de forma diaria. 

3. Ejercicio físico 

Tener una vida saludable sin ejercicio no cuenta. Debemos ser constantes y movernos al menos 30 minutos de forma diaria. Si no podemos hacer ejercicio cada día, sí que debemos al menos poder caminar lo suficiente para activar nuestro cuerpo. Igualmente te recomendamos coger un hábito de deporte y practicar aquello que te divierta y te haga ser más constante con el ejercicio. Yoga, pilates, boxeo, natación…Cualquier ejercicio es bueno para activar nuestro cuerpo y mente.   

Además, el ejercicio nos permite mantenernos en nuestro peso y eliminar las calorías sobrantes. Otro de los beneficios del deporte es que nos ayuda a fortalecer los músculos y huesos. También ayuda a controlar la tensión arterial, el colesterol, los niveles de glucosa y por supuesto elimina el estrés.  

4. Eliminar hábitos tóxicos

En una vida sana no entran hábitos como fumar o el alcohol. Debemos evitar su consumo aunque sea de forma esporádica. Este tipo de hábitos son muy nocivos para nuestra salud.  

5. Buena higiene 

Sí, dentro de estos 10 hábitos saludables también está el llevar una buena higiene. La higiene es sumamente importante para la salud. Nos ayuda a prevenir infecciones dermatológicas y dentales. También la buena higiene no solo se refiere al aseo propio sino también al de nuestra casa, la cual debemos mantener en unas condiciones óptimas.  

6. Equilibrio mental 

Si estamos bien mentalmente tendremos una vida mucho más sana. Otro de nuestros 10 hábitos saludables no solo están asociados al físico sino también a nuestro estado de salud. El bienestar emocional y el sentirnos bien con nosotros mismos ayuda a que podamos interactuar con otras personas, y también desarrollarnos mejor profesionalmente. El estrés, el cansancio, la irascibilidad o la ansiedad, son algunos de los detonantes para darnos cuenta que nos estamos bien mentalmente.  

7. La contaminación 

Las grandes ciudades viven momentos muy complicados por la contaminación. Aunque se han activado ya protocolos anticontaminación, seguimos viendo grandes capas de polución sobre algunas ciudades del mundo de forma constante. Esta polución es muy nociva para la salud, y están aumentando los casos por enfermedades respiratorias.  

Un consejo puede ser por ejemplo alejarse de las grandes ciudades durante el finde de semana y respirar aire más puro.

8. Sociabilización 

Las relaciones sociales son fundamentales para poder desarrollarnos como individuos. También son muy importante para crecer de forma personal y profesionalmente, y por supuesto para ayudar a un envejecimiento saludable. Aislarnos solo nos lleva a perjudicar nuestra salud, ya que favorece un deterioro físico y mental que puede ocasionar demencia.   

9. Bebe mucha agua

El agua es vital para vivir. El 70% de nuestro cuerpo es agua por lo que es fundamental para poder vivir. Durante el día debemos consumir al menos dos 2 litros de líquidos. El agua nos ayuda a mantenernos hidratados pero también a eliminar toxinas.  

10. Ser más positivos 

Uno de los 10 hábitos saludables, y quizás también el más importante es contar con una actitud positiva en la vida. Si somos mucho más positivos en nuestra vida podemos alcanzar todo aquello que nos propongamos. Las personas positivas suelen tener más éxito tanto en lo personal como en lo profesional. Esto también es parte de una vida sana y equilibrada.