Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Mano de hombre escribiendo en caligrafía sobre bolsa de papel

La caligrafía se ha puesto de moda en los últimos años. Una caligrafía bonita permite decorar muchos accesorios desde libretas, invitaciones hasta incluso etiquetas en casa. Si te has animado, y quieres aprender caligrafía, te enseñamos los materiales que necesitas.  

La plumilla 

Es un elemento esencial a la hora de hacer una bonita caligrafía. Son muy delicadas y hay de diferentes tamaños dependiendo del tipo de letra que queramos hacer. La mejor opción para ir empezando es comprar una que sea de un tamaño estándar. Luego cuando hayas cogido un poco de práctica, deberías probar más tamaños para que puedas elegir realmente cuál es la que más te gusta a la hora de escribir.  

Soportes para las plumillas 

Las plumillas necesitan de un pequeño soporte para poder escribir. Existen dos tipos: rectas y oblicuas. Se pueden usar tanto diestros como zurdos. La única diferencia entre ambas es que en el soporte recto la plumilla se coloca directamente, mientras que en la oblicua, la plumilla se añade en un soporte externo que tiene.  

Además, de existir dos tipos de plumillas también las hay de diferentes materiales, sobre todo de plástico o de madera. En el caso de que quieras ir empezando a aprender caligrafía, te recomendamos que elijas el de plástico puesto que es mucho más económico.  

La tinta: fundamental para la caligrafía 

Es lo que permite crear diferentes combinaciones de colores y acabados de lo más originales. Es cierto que por lo general se usa tinta negra, pero cada vez más vemos más color. La tinta que se suele utilizar es la acuarela metalizada, líquida o el gouache.  

¿Qué papel elegir para aprender caligrafía? 

Es uno de los materiales donde más debemos invertir. Lo imprescindible es que cuentes con un papel liso y de algodón, si puede ser. Esto debe ser sobre todo para que puedas escribir con mucha más suavidad. Uno de los más populares es el papel de rhodia.  

Agua y papel absorbente para eliminar el exceso de tinta 

Para que evitar que puedas estropear lo que has hecho es fundamental siempre ir retirando el exceso de tinta sobre un papel absorbente. De vez en cuando también es importante que vayas limpiando la plumilla en agua, sobre todo si vas a cambiar de color.