jarrón con flores y una mano sujetandolo

Sentirse bien es importante tanto fuera como por dentro. Si queremos proteger nuestro sistema inmunitario de virus y enfermedades debemos llevar una dieta equilibrada y hacer deporte. Cómo fortalecer el sistema inmunitario no es complicado si somos constantes con lo que comemos. En Westwing, nos preocupamos por la decoración, pero también por la salud, y por eso queremos darte una serie de consejos para que puedas aumentar las defensas.  

Cómo aumentar las defensas con alimentos llenos de vitaminas, minerales y salud 

Los alimentos no son medicinas, pero sí ayudan a prevenir algunas enfermedades y mantener nuestro organismo en buen estado. Gracias a una buena alimentación, mejoramos nuestro sistema inmunológico haciéndolo más fuerte y eficiente.  

Y es que el consumo de frutas, verduras y hortalizas, entre otros alimentos saludables, ayudan a reducir resfriados, gripes y otras enfermedades que también nos afectan en nuestro día a día. Estos son algunos de los alimentos que te recomendamos consumir para aumentar las defensas.  

Ajo 

Es una especie muy saludable ya que ayuda a combatir infecciones, es antibacteriano y antiviral. El ajo también ayuda a disminuir la presión sanguínea y retarda el endurecimiento de las arterias. Además, el ajo debido a sus compuestos ayuda a prevenir los resfriados y combatir la fiebre.  

Arándanos 

Tienen un compuesto denominado como antocianina, con propiedades antioxidantes. Son unos frutos perfectos para prevenir infecciones respiratorias y resfriados.  

Almendras 

Contienen vitamina E, la clave para tener un sistema inmunológico saludable.  

Pollo y pavo de corral 

Comer sopa de pollo o de pavo cuando estamos resfriados, no es mera costumbre. Cuando nos resfriamos, los virus invaden los tejidos de la zona respiratoria provocando una inflamación. Los glóbulos blancos acuden al rescate trasladándose a la zona y causando mucosidad. Pues bien, parece que los ingredientes de la sopa de pollo detienen ese movimiento y así evitan la aparición de las mucosidades asociadas al resfriado.  

Tanto el pollo como el pavo contienen mucha vitamina B-6. Esta vitamina juega un papel importante también en la salud de los intestinos.  

Brócoli 

El brócoli no es una verdura muy popular entre niños y adultos. Sin embargo, contienen numerosos minerales y vitaminas, entre las que destacan la A, C y E, además de antioxidantes y fibra. La mejor forma de obtener todos sus nutrientes es cocerlo lo mínimo posible.  

Champiñones 

Uno de los componentes básicos que necesitamos para aumentar las defensas son el selenio y las vitaminas B. Pues bien, los champiñones tienen todo lo que necesitamos para llenar de energía nuestro metabolismo.  

Boniatos 

Contienen abundante beta caroteno, que a su vez aporta vitamina A, muy buena para la piel y previene los daños provocados por los rayos ultravioleta. Tienen muy pocas calorías y una buena proporción de fibra.  

Chocolate negro 

Sí, también está en la lista de alimentos saludables. Su secreto es la teobromina, que protege a los glóbulos blancos de los radicales libres. Estos son moléculas que el cuerpo produce al descomponer los alimentos que ingerimos o cuando entran en contacto con contaminantes. Eso sí, no conviene pasarnos mucho y siempre hay que medir las cantidades ya que tienen bastantes calorías y grasas saturadas.  

Cítricos 

Limones, naranjas, pomelos, mandarinas…contienen un alto grado de vitamina C, lo que ayuda a combatir infecciones. Son especialmente recomendados para prevenir los resfriados. Dado que el cuerpo no la produce ni almacena por sí solo, es preciso ingerir alimentos que la contengan todos los días.  

Cúrcuma 

Es uno de los ingredientes básicos en la cocina y de muchas culturas asiáticas. Esta especia de color amarillo intenso y un tanto amarga, se utiliza sobre todo para prevenir problemas de artritis, y daños musculares. Recientes investigaciones han demostrado que las altas concentraciones de curcumina, lo que da a esta especie su color, puede ayudar a paliar dolores musculares provocados por un exceso de ejercicio. 

Espinacas 

Las espinacas son otros de los alimentos más temidos y menos queridos en la mesa. Sin embargo, cuenta con multitud de beneficios. Aunque contienen vitamina C, no es su principal propiedad. Se recomienda el consumo de espinacas debido a sus antioxidantes y betacarotenos que ayudan a combatir infecciones y proteger el sistema inmune. Para consumirlas, lo recomendado es hervirlas poco a poco para aprovechar de la mejor manera sus posibles beneficios. No es tan conveniente comerla muy cruda ya que se pierden nutrientes.  

Granada 

El extracto de esta fruta otoñal se ha mostrado muy eficaz para detener el crecimiento de bacterias como la salmonela, la listeria o la E. coli. También previene problemas en el desarrollo de bacterias bucales y enfermedades de las encías.  

Tiene, además, propiedades antivirales que actúan frente a la gripe, los herpes y otros virus. Otro punto positivo de la granada es que favorece el crecimiento de la flora intestinal que contribuye a un mejor funcionamiento de nuestras defensas.  

Jengibre 

Es una de las plantas más usadas para combatir resfriados e inflamaciones de la garganta. También es una planta muy buena para las náuseas. También cuenta con propiedades que combaten el colesterol.  

Papaya 

La papaya es una de las frutas que más vitamina C contiene y que deberíamos consumir a diario.  

Pescados grasos 

El salmón, el atún, la caballa y otros pescados de este tipo son muy ricos en ácidos grasos Omega-3, lo que ayudan a combatir la artritis reumatoide, una dolencia que ocurre porque el sistema inmune ataca de forma inexplicable a una parte sana del cuerpo.  

¡Aumenta las defensas con los accesorios adecuados!