Baño de espuma con velas relajantes y flores

Una de las cosas que hacer para no aburrirse y descansar es un baño relajante. Disfruta de la paz y la tranquilidad en casa con un baño relajante. No tienes por qué ir a un spa o a un hotel para poder darte un pequeño capricho y relajarte. A veces un baño caliente en casa con unas vela, puede ser de lo más reconfortante. ¡Te enseñamos cómo hacerlo!

Baño relajante: baño terapéutico y limpiador

Antes de lanzarte a la bañera para un relajante baño, lo primero que debes hacer es decidir qué tipo de baño te apetece. Si lo que buscas es más un baño de espuma limpiador o un baño con aromaterapia.

Un baño terapéutico con aromaterapia

Para un baño relajante a la par que terapéutico, puedes optar por un baño con sales o aceites esenciales. Las sales de baño, gracias a su alto contenido en minerales como el magnesio, el calcio, el hierro, el zinc… son estupendas para relajar los músculos y aliviar dolores, desintoxicar la piel, para los huesos y para mejorar la circulación sanguínea.

Los aceites esenciales son en la actualidad el elemento más popular utilizado en aromaterapia por sus fuertes propiedades terapéuticas para infinidad de dolencias y malestares: cansancio, depresión, ansiedad, insomnio, gripe, gastroenteritis, gases, dolor de cabeza, reumatismo, celulitis… Además, después de un baño con aceites esenciales, la piel se queda suave como la seda. 

Un baño limpiador 

Para un baño limpiador, opta por espuma de baño. O mejor aún, combina el efecto limpiador de la espuma con los efectos estimulantes o calmantes de los aceites o sales añadiendo a la bañera una bomba de baño.

Las bombas de baño son bolas aromáticas efervescentes de colores que se deshacen en el agua creando una relajante capa de espuma y llenando el agua de burbujas y color. Algunas contienen, además, aceites o sales que hidratan la piel u ofrecen efectos terapéuticos, según sus componentes.

Crea el ambiente para un baño relajante 

Una vez decidido el tipo de baño relajante que te vas a dar, prepara tu baño para crear un ambiente de relax. Te damos 7 fáciles trucos para tener una experiencia de 10. 

  1. Asegúrate de que el agua tiene la temperatura adecuada 

    No hay nada mejor que saltar a la bañera caliente en una fría noche de invierno. Pero ¡cuidado!, no te bañes con agua muy caliente, ya que puedes quemarte o tener problemas de circulación. Para un momento de relajación único, la temperatura del agua debe estar entre 32 y 35 grados.

  2. Aprovecha para ponerte una mascarilla

    El baño es un momento inmejorable para colocarte una mascarilla, ya sea para el rostro o en el pelo. Saldrás del baño relajada y con un cutis y cabello radiantes.

  3. Relájate a la luz de las velas

    ¡Apaga la luz y enciende unas velas para completar un maravilloso ambiente de relax con un toque romántico!

  4. Añade un fondo musical suave y relajante

    Prepara en el teléfono una música de fondo relajante, pero mete el móvil en una funda impermeable para evitar accidentes. La música zen o inspirada en los sonidos de la naturaleza son una buena opción para evadirse.

  5. Ten a mano una esponja o cepillo exfoliante

    Masajea tu cuerpo con una esponja o cepillo exfoliante con suaves movimientos circulares. Te hará sentir fenomenal y tu piel quedará como nueva.

  6. Envuélvete en una toalla extra grande o en un albornoz

    Después de un placentero baño de agua caliente, no querrás salir del agua sin una buena toalla o un suave albornoz. Para prolongar la sensación de placer, coloca la toalla en el radiador para que esté calentita. Así, salir de la bañera no será tan duro.

  7. Cierra los ojos

    Es la mejor manera de olvidarse de todo y de todos y concentrarte en ti, en tu cuerpo y en tu momento de relax. ¡Disfrútalo!

Diseña y decora tu cuarto de baño relajante 

El diseño y la decoración de los baños son imprescindibles para conseguir un espacio que invite a relajarse. Aquí van 6 buenas ideas para conseguirlo:

  1. Decoración simple: menos es más. Para un baño relajante lo ideal es no recargar demasiado el ambiente y optar por una decoración sencilla.  
  2. Colores suaves: los colores claros como el blanco, el beige, el marrón claro, la madera y el azul son tonos que evocan relax en las paredes y los suelos del baño. Es importante mantener la armonía también con tonos claros en los muebles y accesorios para el baño. 
  3. Piedras planas y redondeadas: pueden servirte para decorar la pared, el suelo, el lavabo… Por su forma redondeada y textura suave, irradian serenidad. Además, son un excelente elemento decorativo para el baño. Si las apilas de mayor a menor tamaño, aportarás una sensación de equilibrio. Pueden usarse también para hacer masajes y relajar los músculos. 
  4. Imágenes que inspiren tranquilidad: los cuadros con imágenes que inspiran tranquilidad pueden ayudarte a crear ese ambiente de relax 
  5. Vegetación: las plantas aportan frescura y tranquilidad. Opta por especies propias de climas tropicales, que no necesiten mucha luz y a las que les guste la humedad. El bambú o las orquídeas son idóneas, además de muy decorativas. 
  6. Velas aromáticas: son ideales, tanto para decorar, como para crear un ambiente con una iluminación tenue y un aroma que invite al relax durante el baño. También las hay flotantes, que pueden servirte para crear un ambiente muy original.