Persona trabanjando con un ipad y un book de notas

Estamos conectados a internet casi de forma permanente. Incluso cuando tenemos el móvil a menos de dos metros o se nos olvida en casa sentimos que nos falta una parte de nosotros. Esta dependencia que hemos creado en torno a los dispositivos móviles y otros aparatos electrónicos, ha aumentado los problemas mentales como insomnio, estrés, ansiedad; y también físicos, como dolor de cervicales, dolores de cabeza, ojos irritados e incluso aumento de la falta de vista.  

También hay acontecimientos que nos hacen replantearnos si realmente necesitamos un detox digital. Lo vimos con el blackout tuesday, donde durante todo un día las redes se llenaron de fondos en negro para reinvidar la muerte de George Floyd. Un silencio en las redes sociales por una buena causa. Además, eso nos enseñó a valorar que es posible hacer un detox digital de vez en cuando.  

Cómo saber si necesitamos un detox digital 

La mejor forma de saber si nos hace falta o no un detox digital es pararse a pensar en nuestros hábitos diarios.  Algunas de las señales que pueden indicar que nuestro cuerpo necesita un respiro digital son estas, ¡sentirse bien sin móviles es posible! 

  • Visitamos las redes sociales más de diez veces al día 
  • Cuando nos despertamos lo primero que miramos es el móvil 
  • Cuando nos acostamos lo primero que miramos en el móvil 
  • Contestamos correos fuera de nuestra jornada laboral 
  • No podemos dejar de consultar el móvil cuando vamos por la calle 
  • Consultamos el móvil delante de otras personas 

Efectos perjudiciales de depender de los dispositivos electrónicos 

Estar pegados a los dispositivos móviles puede tener graves consecuencias para nuestro bienestar. Entre algunos de esos efectos está el síndrome de text neck. También podemos tener otro síndrome debido al uso continuado de las pantallas. Se conoce como síndrome del túnel carpiano, o tendinitis en los pulgares por la posición antinatural que adoptamos al sujetar el aparato.  

10 consejos para hacer un detox digital 

Hacer un buen detox digital es difícil, ya que estamos rodeados de tecnología, pero no imposible. Para que este proceso nos resulte algo más ameno, te damos algunos consejos:  

  1. Fija tu tiempo para el detox digital: esto dependerá del nivel de dependencia al móvil, aunque lo recomendable es que dure entre tres días y una semana. De esta manera, la persona puede desconectar por completo y comenzar unos buenos hábitos. Lo ideal es hacerlo durante unas vacaciones. 
  2. Establece horarios: en muchos casos, por motivos laborales o personales, no se puede estar sin teléfono. Por eso, lo mejor es establecer unos horarios en los cuales está permitido mirar correos y redes sociales. También se puede optar por buscar un día entre semana en el que sí nos sea posible desconectar completamente, y poder hacerlo apagando el móvil o poniéndolo en modo avión. 
  3. Detox de redes sociales: utiliza si quieres el móvil, pero evita el uso constante de las redes sociales. No mires Instagram o Facebook de forma continuada y date un pequeño respiro.  
  4. Mantén la calma: es normal que durante los primeros días nos sintamos algo raros dejando de lado el móvil. Puede que incluso nos genere algo de ansiedad, pero veremos que con el paso de los días ya ni lo notaremos. Lo mejor es tomárselo con tranquilidad.  
  5. Sal con amigos/as: busca otra manera de divertirte y motivarte para evitar estar todo el rato con el móvil.  
  6. Recuerda informar a amigos y familiares del detox digital: así podrán saber las horas a las que pueden contactar contigo, y evitarás sustos o preocupaciones innecesarias. 
  7. Haz cosas que te motiven: encuentra tus hobbies y practícalos, la única condición es que no tengan que ver con la tecnología. Sal a caminar, practica running, yoga, lee, cocina, o pinta. Si piensas que no tienes ninguna afición párate a reflexionar un momento, seguro que la tienes ¡pero algo olvidada! 
  8. Haz cosas que te gusten: Evita el móvil durante las comidas: aleja el smartphone mientras comes, ya sea solo o con compañía. Para esto existe un juego muy conocido que consiste en dejar todos los teléfonos apilados sobre la mesa en una quedada con amigos, y el primero que lo coja es el que paga. 
  9. Limpieza de aplicaciones: piensa en el uso que le das a cada aplicación y luego valora si es necesaria. Desinstalar aplicaciones puede ayudarte más de lo que crees; además de evitarte el mal trago de ver las estupendas vacaciones de tus amigos mientras tú estás trabajando, también te librarás de notificaciones sin importancia que distraen tu atención. 
  10. No tengas el móvil cerca: una manera de evitar caer en la tentación es no tenerla cerca. Por ello, evita tener tu gadget cerca en el trabajo, durante tu momento de desconexión. También mientras duermes, la luminiscencia de la pantalla y las notificaciones pueden interrumpir tu sueño. Una buena manera de llevar a cabo el detox digital es darle el móvil a otra persona, así no estará a tu alcance. 
  11. Fuera notificaciones: con la desactivación de las notificaciones con luz o ventanas emergentes de todas las aplicaciones consultarás menos el smartphone.

¡Cambia el mundo digital por el análogico!