Mujer escribiendo en un espejo con pintalabios

No te preguntes qué puede hacer el empoderiamiento femenino por ti, sino qué puedes hacer tú para el empoderamiento de la mujer. El papel de la mujer trabajadora en la sociedad ha evolucionado, y mucho, pero sigue siendo significativamente desigual respecto a los hombres ¿Quieres saber las 7 claves de Girl power para conseguirlo? 

Cada día, millones de mujeres en todo el mundo alcanzan logros importantes en diferentes ámbitos y para incentivarlas, se crean proyectos como el del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y ONU Mujeres, llamado Principios para el Empoderamiento de las Mujeres, como guía y ayuda para fortalecer la igualdad de género en diversos sectores.  

Este documento se basa en siete principios para conseguir el empoderamiento femenino: liderazgo, equidad, seguridad, aprendizaje, transparencia, comunidad y prácticas de mercado. La verdadera igualdad requiere de acciones contundentes, no solo del sector privado, sino también del sistema público, con políticas que ayuden a recortar la brecha entre géneros. El objetivo es que estas metas se materialicen y llegar a la igualdad para mujeres, hombres, niñas y niños de aquí a 2030.  

El empoderamiento femenino es rentable 

Las organizaciones afirman que, además de que la igualdad de género es parte de los derechos humanos, también es un buen negocio que beneficia a todos. Por ejemplo, las mujeres son clave en la prosperidad, empleo, innovación y desarrollo, que beneficia a sus familias, comunidad y sociedad en conjunto. Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen; es un hecho. 

A nivel empresarial, cuando las mujeres son parte de las juntas de dirección, la rentabilidad es un 16% mayor, según un estudio elaborado por Catalyst. Además, al considerar que las mujeres son las responsables del 64% de las decisiones de compras, si una empresa empodera el talento femenino, tendrá mayor sintonía con las consumidoras. 

Educación, trabajo y liderazgo: la trilogía del Girl power 

La brecha puede disminuir si, primero, se hacen cambios en las legislaciones de los países y, segundo, se formulan políticas que promuevan la educación. 

Lograr que la mujer tome decisiones, ocupe puestos de dirección y gestión  es otro punto clave para que la figura de la mujer trabajadora esté en equidad real. Y para ello, es esencial crear nuevos sistemas de conciliación para que las madres trabajadoras no tengan que debatirse entre trabajar o ser madres.  

Mujeres poderosas 

Kamala Harris, las primera vicepresidenta de los EE.UU, Kristalina Georgieva, Directora Gerente del FMI, Ursula Von Der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, la canciller alemana Angela Merkel… Son algunos de los ejemplos de liderazgo femenino actual.  

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, basa su artículo publicado en la ONU Mujeres en un proverbio africano que reza: “Si educas a un niño, formas a un hombre. Si educas a una niña, formas a toda la aldea”. Explica Lagarde que, aunque las mujeres representan la mitad de la población mundial, contribuyen muy por debajo del 50 por ciento de la actividad económica. La brecha entre mujeres y hombres en términos de actividad económica cuantificada oscila entre el 12 por ciento de los países de la OCDE y el 50 por ciento en Oriente Medio y África del Norte. 

Nueva Zelanda es un buen ejemplo de lo que se logra con líderes mujeres. La primera ministra, Jascinda Ardern, no solo ha conseguido estabilidad económica, bajos índices de criminalidad y buena cultura de salud, sino que ha implementado una estrategia que ha evitado eficazmente la propagación del coronavirus. 

8 de marzo: Día Internacional de la mujer 

Marca en el calendario esta fecha. El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la mujer y es un buen momento para reflexionar sobre los avances alcanzados y demandar más cambios, con un objetivo claro: Igualdad de género para 2030.  

Si bien es cierto que cada vez hay más mujeres científicas, deportistas, artistas, en puestos de poder, que han logrado grandes hitos, la otra cara de la moneda es que aún existen restricciones legales que impiden a 2.700 millones de mujeres acceder a las mismas opciones laborales que los hombres. Menos del 25% de los parlamentarios eran mujeres en 2019 y una de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia de género, según datos de las Naciones Unidas. 

Empoderamiento femenino: por ti, por todos 

Porque la libertad trata de poder elegir y las mujeres tienen todo el derecho a escoger su camino. Amas de casamadres solteras por elección, mujeres con altos cargos en empresas, madres que trabajan online desde casa con hijos pequeños… Sea cual sea tu caso, estamos juntos en esto.  

¿Qué puedes hacer tú para ayudar al empoderamiento femenino? Puedes empezar por consultar los mejores libros feministas que te ayuden a crear opiniones con fundamento, reconocer tratos o gestos machistas y poder educar a niñas y niños en igualdad.  

Formar parte de organizaciones de mujeres activistas por la causa puede hacer que desempeñes un papel, por pequeño que sea, en busca de la igualdad. Ya sabes, los pequeños gestos son poderosos. En dichas asociaciones se realizan actos con repercusión directa en la vida cotidiana de las mujeres, para su seguridad y prosperidad.  

Hecha un vistazo al arte feminista contemporáneo, que sin duda te inspirará gracias a grandes pintoras, músicas, diseñadoras, decoradoras que son auténticas musas. Y que nada ni nadie te pare en tu empeño por construir una sociedad mejor, donde la voz femenina sea alta y clara. ¡Empodera a las mujeres, cambia el mundo! 

¡Que te acompañe el espíritu de Girl Power!