Madre trabajando con su hijo

La mayoría de mujeres trabajadoras y madres se sienten inmersas en un juego de malabarismos diario. Llegar a todo es a menudo misión imposible, por lo que un sentimiento de culpabilidad las invade. Aunque no te negaremos que es complicado, existen trucos para hacer la realidad de madres trabajadoras más llevadera. 

La maternidad es, para muchas mujeres, parte esencial de su plan de vida. Pero, además, para sentirse plenas y felices es necesario compatibilizar dicha faceta con el desarrollo de una carrera profesional, los estudios y los hobbies. El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Es una jornada de reflexión y reivindicación para lograr que estos roles no entren en conflicto. Porque nuestros hijos necesitan madres y mujeres felices.  

Madres trabajadoras contra viento y marea 

La Asociación Yo No Renuncio, fue creada por el Club de Malasmadres para luchar por la conciliación. Ha realizado una encuesta que pone de manifiesto lo lejos que se está de la corresponsabilidad. De este informe se desprende que una de cada tres mujeres trabajadoras con hijos (37%) afirma haber sufrido algún tipo de discriminación al convertirse en madre. Una de cada cinco (22%) acabó dejando su empleo, la mitad de forma voluntaria, por no poder compaginarlo con la vida familiar. La otra mitad al ser despedidas o no renovadas.  

El estudio se titula “Las invisibles”, en referencia a la penalización y la renuncia que sufren muchas mujeres trabajadoras al convertirse en madres en tres ámbitos: el laboral, el familiar y el social. Ni instituciones, ni empresas ni muchas veces en el propio hogar se reconoce el valor de las tareas de cuidados. Estas se realizan de forma mayoritaria y gratuita las mujeres, pero que es central para el buen funcionamiento del sistema económico. 

Siete de cada 10 madres se sienten solas en las tareas de crianza.  En la mayoría de los casos, los hombres siguen limitándose a ‘ayudar’. Las mujeres se quedan solas con la carga de un trabajo invisible y con la carga mental. 

La tasa de fecundidad en España es baja ―1,23 por mujer, según los indicadores demográficos básicos del INE de 2019. Esto no es causa del egoísmo o cambio de valores de las mujeres, sino de barreras estructurales. El 67% de las madres encuestadas afirmaron que hubieran tenido más hijos si contaran con medidas de conciliación que permitieran adaptar su jornada sin penalizar su salario. 

Madres trabajadoras que trabajan online desde casa con hijos pequeños 

La pandemia está siendo difícil para todos, pero quienes están sufriéndo especialmente esta crisis son las madres  trabajadoras con niños pequeños. Así lo revela un reciente análisis realizado por la consultora McKinsey y la Fundación Lean In, en Estados Unidos.  

La necesidad de compatibilizar la vida familiar y profesional, con la convivencia en casa, el trabajo del hogar o la educación online, está creando momentos de mucha tensión. Además, una de cada cuatro madres con empleo (25%) está pensando en reducir su jornada laboral o, incluso, en dejar el trabajo remunerado.  

Según 76% de las mujeres con niños menores de 10 años, el cuidado de los pequeños ha sido una de las principales dificultades durante la pandemia. En comparación, 54% de los padres se encontraban en una situación similar.  

Las mujeres afrontan una doble jornada. Y la presión es más intensa para las madres que ocupan cargos directivos o mandos intermedios. Casi tres de cada cuatro madres con cargos de responsabilidad reconocen sufrir el síndrome de burnout o de estar quemadas. Además, estas mujeres poderosas cuentan con hasta 1,5 más de posibilidades de dejar el trabajo o dar un paso atrás en su carrera profesional que los hombres. 

Consejos para conciliar trabajo y familia  

  • Plantear objetivos realistas: Ya que Superwoman es un personaje de ficción, deja márgenes de tiempo entre tareas, por si alguna se alarga más de lo esperado.  
  • Definir y mantener normas: normas de separación entre la vida familiar y la profesional, si no quieres que el cóctel sea molotov.  
  • Evitar juzgar a otros por los estereotipos que representan (madres, padres, diferentes edades, razas…). Para ello, las empresas pueden sensibilizar a sus profesionales a través de programas de formación. 
  • Reclamar que las empresas realicen políticas y programas adaptadas a las necesidades de los profesionales, ofreciendo planes de bienestar o salud mental a sus empleados. 
  • Reforzar la comunicación: La desinformación mina los estados de ánimo, así que mantenerse al día, sin excesos de mails a deshoras, por supuesto, ayuda. 
  • Combina los tiempos: teletrabajar hace que el tiempo empleado en el trayecto de casa al trabajo y viceversa se esfume, con lo cual puedes invertirlo en tus hijos. 
  • Establece unos horarios bien determinados: Una manera es replicando el horario instaurado en tu oficina, pero si es imposible empezar a las 9 de la mañana, siempre puedes comenzar tu jornada a las 7, avanzando un par de horas que luego puedes dedicar a los niños.  
  • Acondiciona tu lugar de trabajo en casa: Crea un homeoffice cómodo, a poder ser aislado de las zonas comunes. Decoratu espacio para mantenerte más activa, positiva y, de paso, tener un buen fondo para las reuniones online y videollamadas.  
  • La concentración es más importante que nunca: Trabajar con la banda sonora de tus hijos puede resultar poco efectivo. Así que ponte unos cascos con música relajante de fondo. Otra recomendación: en el horario de trabajo, nada de estar pendiente de poner lavadoras o tender la ropa y hacer la comida. 
  • Tómate descansos: No son una pérdida de tiempo. Hacer un break con un té y un tentempié puede ayudar mucho a reemprender las tareas con más fuerza. Un descanso de 5-10 minutos cada hora u hora y media son aconsejables para apartar la vista de las pantallas.  
  • Divide y vencerás: No olvides que las tareas del hogar se pueden repartir entre los diferentes miembros de la familia. No todo debe recaer en ti. Recuerda, ceder es poder.  

¿Te ayudamos con las tareas diarias?