Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Mujer practicando meditación durante el atardecer

La meditación es una de las actividades más beneficiosas para nuestro organismo. Meditar nos ayuda a relajarnos, a encontrarnos con nosotros mismos, y a saber controlar nuestras emociones. Las personas que meditan llevan un mejor control de su vida tanto física como mental. La decoración, y el espacio donde vivimos ayuda mucho a crear ese ambiente de relax y bienestar. Si aún no te has unido a esta tendencia tan popular, te damos algunos consejos sobre qué es la meditación para principiantes y cómo puedes hacerla en casa.

La felicidad no es una estación a la que llegues, sino una manera de viajar

Margaret Lee Runbeck 

Aprender a meditar no es sencillo, requiere de concentración y de sentirnos a gusto en el sitio que lo practiquemos. Lo ideal es encontrar un espacio donde siempre realicemos nuestros ejercicios de meditación. Nuestra casa debe ser el templo de la meditación, pero para lograrlo debemos conseguir que todo a nuestro alrededor esté en orden y bien decorado. Una vez que consigas sentirte bien en casa, entonces la meditación será más sencilla. 

Beneficios de la meditación guiada

Aprender a meditar te ayudará a contar con múltiples beneficios. Según diversos estudios, la meditación nos ayuda a conciliar mejor el sueño y descansar plenamente por la noche. Otro de los beneficios bastante importantes de la meditación es el aumento de la concentración. Con los años, y el auge de las tecnologías hemos perdido un poco la concentración. Con la meditación, conseguirás volver a ser mucho más productivo y concentrarte realmente en lo que merece la pena. Aprender a meditar también nos ayuda a ser más sociables y a comprender al resto. Notarás como con el paso del tiempo, y de poner en práctica la meditación te vuelves mucho más empático. 

La felicidad no es un objeto, es una consecuencia

Eleanor Rooselvet 

Meditación guiada: un lugar zen en casa 

Elige un espacio de la casa que te resulte agradable. Evita los lugares de mucho tránsito sobre todo si sois muchos en casa, y así no podrás distraerte. Escoge un espacio solo para ti donde puedas comenzar a meditar tranquilamente. Los espacios cerca de la ventana con luz natural son de nuestros favoritos. Comienza el día meditando, y añade una alfombra y par de cojines junto a la ventana. Levante un poco el estor y deja que entre en casa un poco de luz mientras va saliendo el sol. Enciende un par de velas o incienso, y pon música relajante pero muy bajita. Siéntate en la alfombra, cruza las piernas en el suelo, y cierra los ojos. Inhala y exhala lentamente durante unos 10 minutos. Concéntrate en las respiraciones, y piensa no en lo que tienes que hacer hoy sino en lo bueno que te ha pasado en la vida, y en lo que te gustaría hacer en un futuro. 

Como ves necesitas muy poco tiempo para meditar. Te llevará solo unos 10 minutos por la mañana. Una vez que hayas terminado comienza a hacerte tu café o té y deja la misma música que tenías para meditar. Te ayudará a salir de casa de buen humor y concentrada. Con el tiempo, incluso puede que quieras aumentar los minutos de meditación. Mucha gente opta por meditar antes y al llegar a casa para poder relajarse. 

Meditación para principiantes: aprender a meditar poco a poco 

El mindfulness es una técnica de meditación guiada ideal para principiantes. Este tipo de meditación para principiantes se centra en el “aquí y ahora”. Valora mucho el presente, y lo que tienes actualmente. Además, el mindfulness ayuda a liberar la mente de pequeños obstáculos de la vida diaria y a darle más importancia a lo que realmente importa en nuestra vida. Es una técnica muy beneficios para sacar todo el potencial interior, ser más autónomos, tener relaciones saludables, aceptarnos a uno mismo, crecer personalmente y tener proyección. 

Si ya has aprendido a meditar, y no sabes qué cosas hacer para no aburrirte, puedes leer el resto de nuestros artículos. Planazos muy divertidos con los que ya no podrás aburrirte solo o acompañado en casa.