Mujer practicando meditación durante el atardecer

Hay quien vive siempre estresado, donde todo lo que tiene que hacer era para ayer. Hay quien se acostumbra a vivir de esta manera pues sabe canalizar esta energía. Pero la gran mayoría terminamos exhaustos y muchos acabamos en el diván de un psicólogo para tratar la ansiedad. Pero antes de llegar a este extremo, lo mejor que puedes hacer es apuntarte a alguna clase de iniciación a la meditación. Mediante la meditación las personas logramos controlar nuestras emociones y eso nos reporta beneficios tanto a nivel mental como físico. Si aún no te has unido a esta tendencia tan popular, te animamos a que te unas a nuestro club de meditación para principiantes y aprendas algunos consejos de cómo meditar en casa.

La felicidad no es una estación a la que llegues, sino una manera de viajar

Margaret Lee Runbeck 

Aprender a meditar no es sencillo, requiere de concentración y de sentirnos a gusto en el sitio que lo practiquemos. Lo ideal es encontrar un espacio donde siempre realicemos nuestros ejercicios de meditación. Nuestra casa debe ser el templo de la meditación, pero para lograrlo debemos conseguir que todo a nuestro alrededor esté en orden y bien decorado. Una vez que consigas sentirte bien en casa, entonces la meditación será más sencilla. Y verás cómo relajarse en casa no es tan difícil.

Beneficios de la meditación guiada

Aprender a meditar no es una tarea fácil. Exige mucho compromiso, mucha práctica diaria pues en gran medida se trata de despegarnos de nuestro lado consciente, dejar atrás las preocupaciones diarias, tus miedos y enfocarte en el recuerdo positivo. Pero si tu compromiso es firme desde un principio podrás sentir sus beneficios rápidamente:

  • Reduce la ansiedad y mejora el ánimo en estados depresivos.
  • Mejora la conciliación del sueño y te ayuda a descansar plenamente por la noche.
  • Favorece la concentración en entornos donde la tecnología nos ha quitado gran parte de nuestra capacidad de concentración.
  • Ayuda a ser más sociables y a comprender al resto. Notarás como con el paso del tiempo, y de poner en práctica la meditación te vuelves mucho más empático. 

La felicidad no es un objeto, es una consecuencia

Eleanor Rooselvet 

Meditación guiada: pasos a seguir para empezar bien

Primero hay que dejar claro que meditar no es simplemente dejar la mente en blanco sino en conectar con tu lado inconsciente y dejar descansar (por fin) al lado consciente. Meditar consiste en reconectarcon nuestro lado inconsciente, que lleva toda la vida ahí y nos hemos olvidado de su existencia.

Elegir el rincón ideal para meditar

El espacio que tu escojas para realizar tus ejercicios de meditación deberá estar habilitado para que sea un sitio tranquilo, ancho donde puedas estirarte si la meditación lo requiere. Con pufs y cojines que te hagan sentir más cómodo o en el jardín con una esterilla. Añade al rincón un par de velas o incienso y pon música relajante que te ayude a alcanzar este estado de paz.

Relaja todo tu cuerpo

El estado vital para la relajación es sentado con la espalda erguida y las piernas cruzadas, la posición que se llama de loto. Des de esta posición deberás sentir como tus hombros, brazos, piernas, cabeza… todo se relaja.

Ejerce la respiración abdominal

Debes centrarte en controlar tu respiración abdominal y torácica. Para eso la posición de la espalda debe ser la correcta para que en cinco minutos no la sientes adolorida. Si necesitas apoyar la espalda en la pared, no pasa nada. Estás empezando y es importante que te sientas cómodo. Concéntrate en las respiraciones, y piensa no en lo que tienes que hacer hoy sino en lo bueno que te ha pasado en la vida, y en lo que te gustaría hacer en un futuro. 

Repite un mantra

Mientras vas ejerciendo tu respiración abdominal ve repitiendo una frase que haga aflorar tus ideas más positivas. Esta frase se irá repitiendo durante todo el proceso, siguiendo el compás de tu respiración. El mantra te ayudará a focalizar tu atención y a no distraerte con pensamientos. Concéntrate en las respiraciones, y piensa no en lo que tienes que hacer hoy sino en lo bueno que te ha pasado en la vida, y en lo que te gustaría hacer en un futuro. 

El secreto de la meditación consiste en desarrollar, concentrar y dirigir tu consciencia

Stephan Bodian

Meditación para principiantes: aprender a meditar poco a poco 

Como ves necesitas muy poco tiempo para meditar. Te llevará solo unos 10 minutos por la mañana. Una vez que hayas terminado comienza a hacerte tu café o té y deja la misma música que tenías para meditar. Te ayudará a salir de casa de buen humor y concentrada. Con el tiempo, incluso puede que quieras aumentar los minutos de meditación. Mucha gente opta por meditar antes y al llegar a casa para poder relajarse. 

Dentro de los miles de técnicas para meditar hay una que resulta ideal para empezar: el mindfulness. Este tipo de meditación para principiantes se centra en el “aquí y ahora”. Valora mucho el presente, y lo que tienes actualmente. Además, el mindfulness ayuda a liberar la mente de pequeños obstáculos de la vida diaria y a darle más importancia a lo que realmente importa en nuestra vida. Es una técnica muy beneficios para sacar todo el potencial interior, ser más autónomos, tener relaciones saludables, aceptarnos a uno mismo, crecer personalmente y tener proyección. 

Si ya has aprendido a meditar, y no sabes qué cosas hacer para no aburrirte, puedes leer el resto de nuestros artículos. Planazos muy divertidos con los que ya no podrás aburrirte solo o acompañado en casa.