Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Cuenco metálico con jengibre, ajos y cebollas

El jengibre tiene multitud de propiedades y beneficios tanto en nuestro interior como en el exterior. En algunas culturas como la india es una de las plantas medicinales más utilizadas. Si aún no sabes todo lo que esconde esta especia, te lo contamos.

¿Cuál es el origen del jengibre?

El origen del jengibre se suele situar en el Extremo Oriente. Ahora ya podemos encontrar esta variedad por muchas más zonas del mundo. El principal productor del mundo de jengibre es ahora Jamaica, y le siguen otros países como China, India, Nepal,  Esta planta con propiedades medicinales se utiliza en cocina pero también a modo de infusiones.

Propiedades del jengibre

Al jengibre se le atribuyen multitud de propiedades. Entre otras, es una fuente de vitaminas B6, C y minerales como calcio, magnesio, fósforo y potasio.

7 beneficios del jengibre

  • Mareo y náuseas: reduce considerablemente los síntomas asociados a los mareos. Sobre todo es un remedio natural muy efectivo para embarazadas.
  • Mal aliento: hay personas que sufren de mal aliento y es algo bastante incómodo. Para poder acabar con el mal aliento, uno de los remedios más usados es la mezcla de jengibre con vinagre después de las comidas. Ayuda a quitar cualquier tipo de mal olor bucal.
  • Digestión: muchas especias tienen propiedades muy buena para las personas con problemas digestivos. El jengibre es una de las plantas medicinales que ayuda a mejorar la flora intestinal. Reduce también la aparición de hinchazón abdominal y meteorismo.
  • Resfriados: seguro que habrás escuchado a muchas personas hablar de las propiedades del jengibre para los resfriados. Y así es, ya que ayuda a prevenirlos. Mezcla jengibre con limón y conseguirás evitar esas gripes durante el invierno. También es muy aconsejable si sufres afonía debido a sus propiedades antiinflamatorias.
  • Mejora la circulación: el jengibre es muy adecuado para personas que sufren de problemas de circulación o hipertensión.
  • Antioxidante: el jengibre tienen multitud de propiedades antioxidantes lo que hace que prevenga el envejecimiento.
  • Mejora el estado de nuestras articulaciones y músculos: debido a su alto contenido en magnesio, calcio, fósforo y minerales previene la aparición de debilidad en las articulaciones y músculos.

Infusión casera para disfrutar de las propiedades del jengibre

Lo más habitual es tomar el jengibre como infusión. Si nos vamos de viaje o si estamos en el trabajo es mucho más fácil consumirlo. Sobre todo para prevenir los mareos es mucho más efectivo a modo de infusión. Toma nota de lo que necesitas para esta infusión y di adiós a las náuseas:

  1. Prepara una infusión de manzanilla en un cazo.
  2. Una vez ya esté la infusión bien hecha añade dos rodajas de jengibre. Es preferible que sea jengibre natural, ya que hace más efecto.
  3. Luego hierve el agua, y posteriormente deja unos 15 minutos fuego lento.
  4. Antes de colar la infusión deja reposar en el caldero hasta que esté algo más templada.

Además de infusiones, el jengibre se puede tomar en las comidas. Para las comidas en lugar del jengibre natural podemos usar el molido en pequeños tarros. Recuerda que el jengibre es bastante picante por lo que puede dar un sabor no deseado a tus comidas. Algunas de las recetas que más nos gustan con un toque de jengibre es el pollo. Toma nota de esta sabrosa y deliciosa receta.

Cómo preparar pollo al jengibre paso a paso

Ingredientes

  • 3 pechugas de pollo
  • 200 gramos de arroz (mejor si es basmati)
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 cucharada de vinagre
  • 1 trozo de jengibre
  • 1 vaso caldo de ave
  • Agua
  • Aceite virgen extra

Preparación

  1. Pon el arroz en una cazuela con agua (misma cantidad de agua que de arroz). Tapa la cazuela y deja que se haga durante al menos 10-12 minutos.
  2. Filetea el pollo y adereza con sal y pimienta al gusto.
  3. Ralla el jengibre o espolvorea sobre un bol. Añade posteriormente la soja y el azúcar.
  4. Ahora añade a la mezcla el pollo hasta que se integre completamente. Luego para que coja bastante sabor introduce el pollo macerado en la nevera unos 15 o 20 minutos.
  5. Una vez haya pasado este tiempo, prepara una sartén y añade un poco de aceite de oliva. Cuando esté caliente el aceite es hora de añadir el pollo.
  6. Una vez esté el pollo hecho, retira de la sartén y añade la salsa que ha quedado de la mezcla con soja, y pon caldo de pollo.
  7. Cocina a fuego medio-alto para que la salsa reduzca.
  8. Ahora solo queda servir este delicioso pollo con el arroz, y ¡listo!