chica en la cama durmiendo con el móvil

Gracias a la tecnología, ahora tenemos la suerte de poder mantener más relaciones a distancia tanto con amigos, familiares o parejas. La distancia ya no es una excusa para poder seguir hablando con nuestros seres queridos. Esto es algo que también hemos aprendido durante los confinamientos y cuarentenas. Gracias a las videollamadas y, en general a las tecnologías, hemos tenido la suerte de poder hablar a diario con nuestros amigos y familiares a pesar de los kilómetros de distancia. En Westwing, te damos algunos trucos sobre cómo sentirse bien y aprender a sobrellevar relaciones a distancia.  

Cómo relacionarse con familiares o amigos a distancia 

Algo que hemos aprendido de la pandemia es que toca adaptarse a los cambios y de forma rápida. Lo vivimos cuando estuvimos confinados durante varios meses sin salir de casa y ver a nuestros familiares. Aprendimos a vivir a través de una pantalla e incluso a estar solos en cuarentena, simplemente rodeados de móviles y llamadas virtuales. Esto ha hecho que valoremos más la comunicación con nuestros amigos, familiares y pareja. Y también que, aunque estemos lejos, podamos seguir manteniendo el contacto.  

Pero, ¿cómo podemos llevar relaciones a distancia? 

Todas las relaciones son muy distintas y no se pueden comparar. Incluso cuando son a distancia dependiendo de las personas, todo puede cambiar. Eso sí, si te ha tocado vivir una relación a distancia ya sea por la cuarentena o por otros motivos, te damos algunos trucos:  

Evalúa el vínculo  

Esta separación puede ser la prueba definitiva de vuestra pareja. Así que deberíamos plantearnos una serie de preguntas al inicio: ¿somos capaces de comunicarnos de forma constructiva y desde el respeto? ¿Hay confianza en la pareja? ¿Nos sentimos valorados? Es importante resolver estas y otras cuestiones antes de comenzar una relación a distancia. No es lo mismo separarse unas semanas de vacaciones, o trabajo que vivir meses separados y en distintas ciudades o incluso países.  

Acepta los cambios y crea nuevas reglas 

Todas las relaciones se van transformando con los años, las circunstancias y los momentos personales. Es importante observar cómo afectan los cambios. No se trata de hacer las cosas como antes, sino buscar un nuevo sistema que además funcione. Para conseguirlo, es muy importante el diálogo. Hablar con claridad, honestidad y de forma totalmente abierta.  

Crea nuevas reglas para saber qué cosas hay que evitar y a cuáles hay que dar más importancia. Es muy beneficioso recordar los valores que os unen y os mantienen fuertes: la comprensión, la conexión, la empatía, la confianza…Los valores son la base sobre las que se asienta vuestra relación.  

Acepta los cambios en la otra persona 

Vais a vivir cambios muy fuertes que afectarán a cada uno de forma individual. En general, la persona que se marcha lejos es la que más cambios experimenta. Conocerá gente y lugares nuevos, y puede que siempre esté hablando de las cosas nuevas que hace. En lugar de enfadarnos por esto, que es de lo más normal, debemos buscar un enfoque más maduro y entusiasmarnos por lo que hace. Agradece y aprovecha su crecimiento. Disfruta de esa persona renovada con más anécdotas y deja de verlo como una amenaza.  

La confianza es muy importante 

Confía, dale libertad y hablad las cosas con sinceridad. Si estamos pensando constantemente en inspeccionar a nuestra pareja le haremos sentir mal y cada vez se irá apartando.  

Agradece y disfruta 

No hay un modelo único o perfecto de relación. Hay gente a la que la distancia se le hace insoportable, mientras que para otras es la solución ideal. Normalmente estar una temporada lejos el uno del otro ayuda a airear la relación y a volver con más ganas aún. Te das cuenta de cuánto le quieres y le echas de menos. Incluso puede que vuestra relación mejore ya que se reducen las tensiones.  

Regula las emociones 

Lo ideal sería que ambos hayáis acordado la distancia. Pero incluso en ese caso, es bastante fácil sentirse algo enfadado con la situación, ya que no podemos disfrutar de la pareja como antes. No debemos tomarnos la distancia como un abandono, ni nada personal. Es un momento perfecto para mejorar nuestras emociones y aprender también a vivir solos.  

¡Sorprende a tu familia y amigos con unos regalos!