mujer sentada en silla con ruedas oficina en casa

Sentirse bien es fundamental, pero si no tenemos una postura correcta ni cuidamos la forma en la que nos sentamos puede que esto cambie. Los dolores de espalda son más comunes de lo que piensas. Pasamos muchas horas en el trabajo sentados y vamos adquiriendo posturas incorrectas, que ayudan a que nuestra columna sufra más de la cuenta. Por eso, aprender cómo sentarse correctamente es importante para evitar tener problemas de espalda a corto y largo plazo. En Westwing, queremos darte algunos trucos para que puedas aprender a sentarte bien ya sea en un sillón, sofá o silla de escritorio. Toma nota de estos trucos, y toma asiento como es debido.

¿Cómo nos pueden afectar los dolores de espalda? 

Cuando estamos muchas horas sentados, si posteriormente no hacemos ejercicio, puede terminar dañando nuestra espalda. Para ello es importante prestar atención a la postura que estamos teniendo en el trabajo. Es importante cambiar de posición frecuentemente, y siempre mantener la espalda recta. También debemos escuchar a nuestro cuerpo: levantarnos de vez en cuando y despejarnos un poco haciendo ejercicio o leyendo otra cosa que no sea de trabajo. Notaremos como las piernas se nos hinchan menos, y por supuesto retendremos menos líquidos en la zona del abdomen. Además de esto, debemos tener en cuenta que dependiendo del asiento nuestra postura varía. Te damos algunos trucos para que consigas la postura correcta en cualquiera de ellos.

Cómo tener una postura correcta en el sofá

Cómo tener una buena postura corporal es algo sencillo, pero requiere de práctica.

Debemos aplicar esta regla a todos los asientos, aunque estemos en un sofá. Si es nuestra casa y estamos en una situación algo informal, normalmente nos tumbamos. Pero es cierto, que muchas veces (y más de una vez), cometemos errores al sentarnos en el sofá. Un truco es siempre disponer de cojines para así corregir la postura en el sofá.

Otra cosa muy importante que debemos hacer para tener una postura correcta en el sofá cuando estamos tumbados es proteger las cervicales. Usa cojines para mantener las cervicales en una posición neutra y que así no sufran. Si tu cabeza está demasiado inclinada, estarás forzando el cuello y podrás tener luego molestias. 

Si te apetece leer en el sofá y no te llegan los pies al suelo, añade un puf. Simplemente con la ayuda de un puf o taburete conseguiremos alinear los pies al suelo y tener una postura correcta para la lectura. Es importante intentar que los pies no queden muy altos y que las rodillas estén bien alineadas para no dañar las articulaciones. 

La espalda es una de las zonas que más sufre en el sofá. Intenta siempre que la zona lumbar esté pegada al respaldo o por lo menos a un cojín, sino posteriormente o con los días, notaremos dolores en esta zona.

Otro gesto importante que mucha gente hace incluso en las sillas de oficina es sentarse sobre una pierna. ¡Error! Esto es mucho más perjudicial de lo que crees para la espalda. Con esta postura lo único que conseguimos es oprimir las articulaciones, desequilibrando pies y cadera.

Cómo sentarse correctamente en una silla

En el comedor también pasamos mucho tiempo. Cuando tenemos comidas familiares solemos quedarnos horas y horas sentados en las sillas del comedor. Muchas veces porque el espacio del salón se nos queda pequeño para tantos invitados. También cada vez más trabajamos desde casa y es difícil estar tanto tiempo sentados en la silla de oficina. Así que tener una postura correcta puede ayudarnos a que al acabar la jornada no tengamos dolores de espalda. Así que sigue estos pasos para conseguir una postura correcta. ¡Toma nota!

  1. Alinea la espalda

    Cuando te sientes comprueba que tienes la espalda bien alineada y recta, pegada muy bien la lumbar al respaldo. Un truco: estarás con la postura correcta cuando tengas un poco de espacio entre las axilas. Si las notas muy pegadas no estás en la postura adecuada.  

  2. Pies en el suelo

    Siéntate con los dos pies en el suelo y bien alineados. Asegúrate que las rodillas también lo están con la cadera.  

  3. Durante la comida

    Cuando estés comiendo evita inclinarte hacia delante y acercar la cabeza al plato. Este pequeño gesto comprime los órganos digestivos y pueden empeorar nuestra digestión. Mantén la espalda recta y lleva la comida lentamente hacia la boca.  

  4. Evita la ropa muy ajustada

    Muchas veces estamos no sabemos cómo sentarnos correctamente porque nos sentimos incómodos con la ropa que llevamos. Intenta llevar a las comidas ropa cómoda y que no te apriete durante la ingesta.