Bañera con toalla y mesa auxiliar con velas y ambientador

¿Por qué esperar a irse de viaje para disfrutar de baños relajantes como en un hotel de lujo?¿Crees que es posible convertir el cuarto baño de tu casa en un auténtico spa? Respuesta afirmativa. Siempre asociamos el baño al relax; es una de las zonas de la casa en las que más tiempo pasamos, además del salón y el dormitorio. ¡Descubre con nosotros cómo conseguir un spa en casa con unos sencillos cambios!

Accesorios para conseguir un spa en casa

Por las mañanas es complicado poder disfrutar del baño con calma porque las prisas siempre nos aprietan (llegamos tarde al trabajo, tenemos una reunión, las clases nos esperan, etc.). El momento ideal para hacerlo es la noche. Después de una sesión de yoga en casa o tras volver del trabajo para soltar tensiones y relajar los músculos. Si a este momento le sumas una bonita decoración, cada baño nocturno será inolvidable.

Las típicas alfombrillas de ducha o baño son el pasado, despídete de ellas. Utilizar una más nueva supone ya un gran cambio. Adquiere una suave, delicada y, sobre todo, antideslizante. Esta temporada se están demandando mucho las de colores pastel y las de fibras naturales. Junto con las alfombrillas, es importante que te hagas con unas buenas toallas de baño, de tejidos suaves que cuiden tu piel, pero bonitas. Si tu toalla ya está áspera, retírala: en el mercado hay muchas opciones en una gama de precios amplia y dirigida a todo el mundo.

Una vez cambiada la parte textil, piensa en pequeños accesorios, como velas, flores y, cómo no, buena música. Un baño relajante no puede prescindir de estos elementos. Aromas como los de la lavanda o los cítricos nos transportarán directamente al spa que queremos reproducir. El mimo y el tiempo son fundamentales, tú eres el protagonista en estos baños. Cuídate.

¿Cómo puedo conseguir un spa lujoso?

Si no te basta con los aromas o los textiles, y deseas sentirte como en un hotel cinco estrellas, entonces debes pensar en qué materiales te ayudarán a alcanzar un toque de lujo. Por ejemplo, el mármol es una buena opción, aunque utilizado, eso sí, en pequeñas dosis: una muestra son los taburetes pequeños con efecto mármol, para emplearlos como asiento o lugar para dejar las toallas. El mármol combina muy bien con el dorado, aportando un extra de clase a tu decoración. Inclúyelo en tus pomos, de la puerta o de los muebles, o en accesorios de baño como dosificadores, jarrones o jaboneras.

Sigue leyendo: descubre cómo puedes transformar otras habitaciones de tu casa en espacios que necesitas. Por ejemplo, cómo montar tu propio gimnasio en casa.

El broche de oro: colorterapia en el baño

¿Cansado de recurrir siempre a la aromaterapia? Los colores también serán tus aliados en esta búsqueda del spa casero perfecto. Son un elemento muy influyente en nuestro estado de ánimo; por eso, es importante tener colores suaves y relajantes, neutros y frescos, como en un dormitorio. Blanco, beige, verde, amarillo y gris son cinco colores recomendados para tu cuarto de baño, siempre en tonos pastel y no llamativos, o conseguiremos el efecto contrario.

Ya tienes todo preparado. Solo necesitas ponerte una buena música, unas sales de baño o exfoliantes que, incluso, puedes hacer en tu casa y… al agua con las burbujas.

Sigue leyendo: si te ha gustado este plan en casa para relajarte, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre cómo organizar una cena romántica en casa y sorprender a tu pareja.

Accesorios clave para tu spa en casa