baño simple con alicatado blanco

Amamos los baños. Quizá por ello es una de las estancias que más se reforman. Y es que son espacios que usamos muchísimo a diario y necesitamos que nos ofrezcan el máximo confort. Cómo alicatar un baño implica elegir las baldosas y los azulejos perfectos para nuestro baño. Es una de las decisiones más importantes de una reforma. De ellos dependerá que el espacio pueda verse más luminoso, más amplio, más acogedor o más limpio incluso. Para acertar de lleno, hemos preguntado a nuestros expertos en decoración de baño las claves para acertar en la selección del material y una miniguía para aprender cómo alicatar un baño paso a paso.

Azulejos para ganar luz y amplitud 

Los baños no suelen ser espacios en los que sobren los metros, por ello, uno de los motivos que más argumentamos a la hora de reformar el baño es que queremos conseguir más amplitud. Además de las mamparas de ducha, los azulejos pueden lograrlo. Si quieres saber cómo alicatar un baño para que parezca más grande y también más luminoso, estas son las claves que debes tener en cuenta: 

  • Los azulejos de colores claros siempre harán que tu baño se vea mucho más grande y luminoso, además de limpio. 
  • Los azulejos grandes con junta rectificada, es decir, con una lechada que apenas se percibe, harán que veas, tanto paredes como suelos, como superficies continuas. Y una superficie continua siempre genera sensación de espacio.   
  • Los azulejos con brillo reflejarán la luz que reciban y con ello, tu baño se verá más amplio y, por supuesto, más claro. 
  • Si tu baño es pequeño, pero tiene los techos altos, alicata colocando azulejos grandes apaisados. Conseguirás reequilibrar la forma del baño sin bajar el techo. 
  • Pero si es pequeño y tiene los techos bajos, lo ideal no es alicatarlo hasta el techo sino crear un arrimadero a media altura con los azulejos y dejar el resto de la pared pintada. Si azulejos y pintura tienen el mismo color –claro, sobre todo– ganarás sensación de espacio inmediata. Apuesta aquí por azulejos de tamaño pequeño, tipo metro, por ejemplo. 

Consejo: Di sí a azulejos XL o pequeños tipo metro. Incluso di sí a los cuadrados de 15 x 15 cm –tendencia que llega directa de los años 50, sobre todo con colores rosados o verdosos–, pero di no a los azulejos de medidas intermedias porque no se llevan. 

El secreto del mosaico hidráulico 

¿Te gusta el look de los baños vintage? ¿el de los baños clásicos recuperados? Entonces, probablemente, te guste la estética del mosaico hidráulico. Es un tipo de alicatado que aporta carácter y calidez. Pero su presencia es tal que no puede combinarse con cualquier cosa.

¿Cómo alicatar un baño con mosaico hidráulico y que quede perfecto? Combinándolo con otros materiales que no compitan con él en cuanto a carga visual. ¿Ejemplos? Paredes pintadas, lamas de madera o azulejos tipo metro, por ejemplo, de color claro para dejar que el dibujo o los colores del mosaico brillemn con luz propia. 

7 Pasos para alicatar un baño 

Te contamos cómo alicatar el baño en de forma fácil y sencilla en 7 pasos.

  1. Paso 1: Calcula 

    ¿Cuánto material necesitarás? Para las paredes, tienes que medir el alto por el ancho de cada una y sumarlo. Luego, restas la superficie de la puerta y añades un total de un 10% para compensar las piezas que se tendrán que cortar y por otro lado, poder quedarte con una muestra para el futuro, por si con el tiempo se te estropea alguna. Para el suelo, calcula la superficie de la misma forma que lo has hecho con las paredes. Ahora solo te queda dividir la superficie total a alicatar por el rendimiento que dé cada caja de azulejos y que determinará el fabricante. 

  2. Paso 2: Protege y nivela 

    ¿Cómo alicatar un baño sin mucho jaleo? Protegiendo antes todo cuanto no deba mancharse ni estropearse. Hay rulos de cartón o plástico ideales para ello. También las viejas sábanas te servirán. Es obvio decir que debes retirar los azulejos que quieres renovar y luego, debes nivelar las paredes con mortero antes de proceder con el alicatado. 

  3. Paso 3: Empieza por las paredes 

    Para alicatar bien el baño lo más aconsejable es empezar por las paredes. Coloca en el suelo –sin fijar– una primera fila de baldosas tocando a la pared y de esta forma sabrás a qué altura tendrás que empezar a alicatar las paredes desde  abajo. Esto también evitará filtraciones de agua en el pavimento. 

  4. Paso 4: Las esquinas que más se ven primero 

    Y además de empezar por las paredes, una buena idea es empezar por las paredes que hagan esquina hacia afuera (si es que las hay) para que, si hay que cortar azulejos, se corten en las esquinas que queden interiores y así se vean menos estos cortes. Una cantonera te ayudará a que queden perfectamente colocados. 

  5. Paso 5: Baldosa, cruceta y maza 

    Entre azulejos hay que colocar crucetas para dejar espacio para las juntas. Con la maza de goma y el nivel, se igualan las baldosas sobre el mortero cola, y las crucetas las mantienen siempre alienadas y con el espacio necesario entre ellas. Lo ideal es acabar de alicatar una línea horizontal y luego seguir hacia arriba. No coloques mortero cola en una extensión superior a medio metro cuadrado para que no se te seque antes de colocar las baldosas. 

  6. Paso 6: Pon la lechada 

    Una vez has terminado de colocar las baldosas, debes rellenar las juntas con la lechada impermeabilizante. Extiéndela con una llana de goma, penetrará mejor y conseguirás una mayor estanqueidad. 

  7. Paso 7: ¡A limpiar! 

    Solo te quedará limpiar las baldosas para eliminar los restos de lechada o de mortero que hayan podido quedar en la superficie con un estropajo de esparto. 

Ahora puedes proceder ya con el suelo y en tres días, más o menos, ¡voilà! ¡tendrás tu baño alicatado! 

Esperamos que esta guía sobre cómo alicatar un baño te haya gustado. ¿Qué te parece? ¿Te animas a cambiarle el look a tu baño?

Sigue leyendo: Ahora que ya tienes un baño alicatado, descubre nuestras ideas de decoración de baño según tu estilo, y cómo elegir los accesorios de baño perfectos.

¡Busca una alfombrilla que luzca en las baldosas nuevas!