persiana blanca

Arriba, abajo. Arriba, abajo. Arriba, abajo. Si tienes persianas, párate a pensar cuántas veces haces estos movimientos. Muchas, ¿verdad? Pues estos movimientos, si se trata de persianas como las de toda la vida, acaban estropeando las cuerdas, las lamas e incluso el eje y tarde o temprano nos encontramos con el problema: que la persiana no va ni arriba ni abajo. Cambiar la cinta de la persiana, nivelar el eje o sustituir lamas rotas son arreglos que conviene saber hacer para solucionarlo rápidamente y evitarnos gastos mayores. Hoy, aquí, intentaremos darte las claves para arreglar una persiana en menos que canta un gallo, una de las reformas más fáciles que llevar a cabo en casa. ¡Vamos a por ello! 

Claves para arreglar una persiana:

  1. Retira la tapa del cajón de la persiana. Para ello, tendrás que quitar las gomas que procuran estanqueidad o los tornillos en caso de tenerlos.  
  2. Saca las tiras de sujeción de la última lama al eje metálico de la persiana. 
  3. Aprovecha para limpiar las lamas. Para arreglar bien una persiana, eliminar el polvo y la suciedad acumuladas es básico. De otro modo puede que su movimiento no sea el óptimo. ¡Ojo! Si hubiera alguna lama deteriorada, tendrás que sustituirla por otra nueva.  
  4. Desmonta el recogedor de la persiana que está en la pared con un destornillador.  
  5. Suelta la cinta antigua del punto en el que está anclada.  
  6. Ahora vete a la parte de arriba, en la caja de la persiana, y saca toda la cinta que hay en el eje.  
  7. En este punto, y antes de cambiar la cuerda de la persiana, para arreglar bien una persiana, es importante comprobar que el eje esté bien colocado. Para ello, ayúdate de un nivel. Y revisa los soportes del eje por si hubiera que cambiarlos para que aguanten bien y el eje ruede en condiciones. Si los tienes que cambiar, marca dónde se ubican los que vas a substituir para que al poner los nuevos, el eje quede nivelado. 
  8. Saca el eje, límpialo y quita la cinta del anclaje. En muchas ocasiones solo se trata de deshacer el nudo que tiene la cinta.  
  9. Vuelve a montar la persiana, sujetando la última lama con sus cinchas al eje.  
  10. Ahora, llega el momento de cambiar la cinta la persiana. Coloca la cinta nueva en su lugar y comprueba que todo gira bien. 
  11. Cuando veas que todo se mueve fácilmente, atornilla bien el eje. 
  12. Mete la cinta por el pasacintas superior fijándote que corra bien y no haya dobleces. 
  13. Llega el momento final: colocar la cinta en el recogedor. Pues bien, antes de volver a atornillar el recogedor a la pared, deberás comprobar que la persiana sube y baja de forma fácil. Compruébalo varias veces. Y fíjate también si el recogedor está en buenas condiciones. Uno de los fallos más habituales a la hora de cambiar la cinta de la persiana, es hacer todo lo que llevamos contado y mantener un recogedor oxidado o un embellecedor roto. Si lo haces, tirarás al traste el trabajo realizado. Es importantísimo cambiarlos y tenerlos en buenas condiciones para arreglar la persiana bien y que suba y baje como es debido.  
  14. Mete la cinta por el pasacintas del recogedor, dóblala por el extremo un par de centímetros y hazle un pequeño corte para agarrarla bien al enganche del eje del recogedor y que no se suelte.  
  15. Solo te quedará enrollarla bien, meter el recogedor correctamente en su hueco, y atornillar el embellecedor. 

¡Voilà! Ahora ya sabes cómo cambiar la cuerda de la persiana. No es complicado, eso sí, si te ayudan en casa ¡mucho mejor y más divertido!  

Y ahora, ¡decora tu ventana!