Calor, relajación, paz y tranquilidad, siempre que lo desees: tener tu propia sauna en casa es un sueño hecho realidad. Sin horarios de apertura, compañeros de sauna fastidiosos ni distancias de viaje. Pero ¿cómo se puede llevar a las cuatro paredes de casa? Descubre de la mano de Westwing cómo construir este oasis de tranquilidad en casa. Vamos a ello.

Construir una sauna en casa paso a paso

En primer lugar, debes pensar en la mejor ubicación para tu sauna en casa: ¿Sueñas con una sauna en la terraza o el patio, o prefieres una cabina de sauna en el sótano? También puedes optar por una pequeña cabina de madera en el cuarto de baño si es lo suficientemente espacioso. La forma más fácil de construir una sauna es con un kit especial de una tienda especializada. Allí también puedes conseguir asesoramiento sobre la planificación y adquirir los accesorios necesarios. Antes de empezar a construir una sauna, hay varios pasos para tener en cuenta. Aquí te compartimos cuatro consejos para simplificarte el proceso.  

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

  1. El estado de la zona: Tanto si se trata de una sauna de jardín como de una cabina de calor en una habitación de la casa, ten en cuenta las condiciones del lugar, como el subsuelo, el tamaño y la altura del techo.
  2. Los materiales: Escoge la madera adecuada para la sauna que vaya acorde a tus preferencias de decoración, siempre con la resistencia al calor como prioridad. La cicuta canadiense, el abeto nórdico o la madera de cedro son ideales para ello.
  3. Aislamiento: Las paredes y el techo de la sauna que construyas deben estar bien aislados para que la temperatura no baje cuando entres a relajarte.
  4. La estufa: La elección de la estufa a la hora de construir una sauna es, en realidad, una cuestión de gustos, pero, por supuesto, también depende del tamaño de la habitación. El calentador de la sauna puede ser independiente o estar integrado en el revestimiento.

Descarga la lista paso a paso que hemos preparado para ti:

Tipos de sauna para montar en casa

Existen distintos tipos de saunas que puedes montar en casa, descubre los más populares y encuentra el estilo ideal para ti:

  • Clásica: La sauna clásica suele llamarse sauna finlandesa. Regala un ambiente bastante seco y caluroso, su temperatura puede llegar hasta 110°C.
  • De humo: En la sauna de humo, las piedras de la sauna se calientan muy rápidamente. El humo de la estufa se transporta al exterior a través de agujeros para ventilación en la pared o el techo.
  • Biosauna: Una biosauna se basa en temperaturas más bajas, de un máximo de 65 °C, y en una mayor humedad.
  • Moderna: Las más modernas son las saunas de infrarrojos, en las que el calor no se genera con una estufa, sino con lámparas de infrarrojos. Si estás planeando construir una sauna innovadora, este tipo podría interesarte.

Las mejores formas de aislar una sauna

Aislar o acondicionar la sauna es una prioridad para poder disfrutar del calor intenso por suficiente tiempo. Una sauna de jardín o de exterior, se puede enfriar rápidamente. Mientras mejor aislada esté la habitación donde se montará la sauna mayor calor se acumulará y la sesión relajante podrá comenzar con mayor facilidad y rapidez. Si construyes la sauna por ti mismo, asegúrate de utilizar un aislamiento de alta calidad y adecuado al construir las paredes. El corcho, el cáñamo, la lana mineral o el plástico son convenientes para ello.

Dónde montar una sauna en casa

El lugar en el que se instala o monta la sauna depende, por supuesto, de las posibilidades del domicilio. En la casa, se puede concebir una habitación del sótano, el baño o incluso un ático reconvertido. En el patio o terraza, lo mejor es elegir un rincón resguardado, con un terreno llano y una conexión eléctrica.

Una vez que se ha encontrado el lugar adecuado, llega el momento del plano. Aquí puedes descargar un plano sencillo e ideal:

Decoración para una sauna

El diseño interior de una sauna se basa principalmente en la madera. Algo bastante simple de complementar con los accesorios, como los reposacabezas, los cuencos y las bandejas decorativas. Un reloj de madera o de arena son el toque original que cambiará el look de tu sauna.

Si bien la madera es la gran protagonista de la sauna, esto no significa que no se pueda adaptar al estilo decorativo que más te guste. Opta por una madera que luzca gruesa y oscura para un estilo rústico, o combina la madera con gris para un estilo más moderno.

Si el espacio lo permite, puedes transformar la zona frente a la propia sauna en un oasis de bienestar: Un color de pared cálido favorece el efecto relajante, una tumbona, cestas para las toallas, farolillos… ¡las opciones son infinitas!