Manzanas rojas y verdes en el supermercado

Planificar bien tus gastos, respecto a los ingresos, es la clave para llegar a fin de mes. Uno de los desembolsos ineludibles de toda casa es la compra en el supermercado. Si te organizas correctamente, puedes llegar a ahorrar una cantidad considerable, que podrás destinar a otros temas de ocio o bien reservar para algún que otro capricho. Si cuando pasas por caja, el ticket de compra es más largo que un día sin pan, con estos consejos para ahorrar en el supermercado reducirás gastos. Garantizado.  

Las 10 claves definitivas para ahorrar dinero en el supermercado 

  1. No vayas al super con hambre 

Es la primera ley de la termodinámica sobre cómo ahorrar dinero en el supermercado. Si tus tripas rugen antes de poner un pie en el supermercado, mal asunto, porque ello contribuirá a las compras impulsivas de cosas que no necesitas y no son saludables, que engrosan el gasto.  

  1. La importancia de LA LISTA de la compra 

Establece un presupuesto para alimentación, ya sea mensual, semanal o diario, porque así te resultará mucho más fácil controlar el gasto y con ello el despilfarro. 

Después, revisa tu despensa y frigorífico, analizando lo que falta y realizando una lista, lo más exhaustiva posible. Hacerte un menú semanal ayudará a crear una lista de la compra más concreta.  

Por último, cíñete a la lista, no compres ni más ni menos de lo que en ella aparece.  

  1. Elige bien el ‘dónde’ 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha llevado a cabo su estudio anual de supermercados en 2020. El impacto del coronavirus se ha dejado notar en los precios, que han subido un 2,8% de media. Aunque los precios han subido, el estudio demuestra que es posible ahorrar 971 euros de media eligiendo el supermercado más barato. 

En 2020, las cadenas locales más baratas han sido DaniEconomy Cash. En las cadenas regionales Tifer y Cash Fresh resultan las más baratas. Por último, Alcampo y Supeco son las cadenas nacionales con mejor nivel de precios. Las cadenas locales más caras son Sánchez RomeroSorli Discau; Plus Fresc y Condis son las más caras a nivel regional y Ulabox y Suma las más caras a nivel nacional.     

De los datos del último estudio de la OCU se desprenden las notables diferencias de precios que hay entre las distintas ciudades. Este año Jerez de la Frontera es la ciudad más barata del estudio. Le siguen Teruel, Zamora y Ciudad Real. En el lado opuesto se sitúa Las Palmas de Gran Canaria como la ciudad más cara, seguida de Palma de Mallorca y Barcelona. Si se comparan las Comunidades Autónomas, Castilla-León, Murcia, Extremadura, Asturias, Galicia y Andalucía son las comunidades más baratas, mientras que Cataluña, País Vasco, Canarias y Baleares son las más caras. 

  1. Compra online y usa apps 

Lo bueno de hacer la compra online es que vas más “a piñón” con lo que solo necesitas, sin marearte (ni tentarte) por los pasillos de un super. Te ciñes más a la lista.  

Además, es más fácil comparar precios y decantarte por aquel en el que tu compra te salga más barata. Existen diversos comparadores de supermercados online que son de gran ayuda.  

OCU ha dado un paso más y ha puesto a disposición de todos los usuarios la aplicación OCU Market  que de forma fácil y sencilla, con solo escanear el código de barras o poner el nombre del producto permite acceder al precio del producto en las diferentes cadenas online, y comprobar si se trata de un buen precio. Además, la aplicación ofrece información sobre las características nutricionales del producto para favorecer entre los consumidores la elección de productos saludables en su dieta. 

  1. Compra productos de proximidad y temporada 

Suelen ser los más frescos y baratos, ya que en su precio final no se ve reflejado el gasto de transporte, que encarece los productos. También, es mejor comprar producto de temporada ya que al ser una oferta más grande, se nota en el coste de la demanda.  

  1. Sin prejuicios con las marcas blancas 

Tras un marca blanca puede que se esconda un gran fabricante de otras prestigiosas firmas. Por ejemplo, en Mercadona sus marcas blancas llevan detrás firmas como Damm, Pastas Gallo, Antiu Xixona, Casa Pons, Cidacos, Escuris, Casa Tarradellas, Dafsa, Iparlat, Lactogal, Entrepinares o La Española. Para su línea de belleza e higiene Deliplus, lo hacen marcas como RNB, Maverick o We Colors. 

Respecto a Día, la segunda compañía más transparente en este sentido, las marcas que fabrican para ella son Campofrío, Legumbres Luengo, Juver, Puleva, Aceites Coosur y Gullón, entre otros. 

Por su parte, para la marca blanca de Eroski fabrican Damm, Puleva, Pastas Gallo, Galletas Gullón, Leche Celta, Legumbres Luengo y Conservas Dani, entre otros. Para Alcampo fabrican Gullón, Cantalou, Puleva, Leche Celta o Juver. En el caso de Lidl, descubrimos marcas como Campofrío, Helios o Leche Celta. 

Corte Inglés, trabaja con marcas como Florette, Foxy, Pastas Gallo, Campofrío, Valor o Mahou entre otras. 

  1. ¡Qué vivan las tarjetas de fidelización y los cupones descuento! 

Aprovechar las ofertas especiales que cada establecimiento lanza es otra buena forma de ahorrar dinero en el supermercado. Muchas superficies aportan ventajas a sus socios para conseguir artículos a un mejor precio.  

Los llamados 3×2 también son un buen método para hacer despensa. Eso sí, aprovéchalo solo en aquellos productos que realmente gastes con asiduidad.  

  1. Pasa de los precocinados y de los productos cercanos a la caja 

Los platos preparados suelen salir más caros que si compras los ingredientes por separado. Lo mismo pasa con las salsas de tomate o las verduras cortadas. Siempre te saldrá más a cuenta comprar las frutas y verduras y prepararlas en casa. 

Además, los supermercados están diseñados de tal forma que fomentan el consumo. No caigas en sus redes. Por ejemplo, cerca de la caja colocan productos que no son de primera necesidad pero fáciles de añadir al carrito por impulsividad. Ojo con ello. También en este sentido, deberás fijarte más en los estantes superiores e inferiores, ya que a la altura de la vista, colocan los artículos más caros.  

  1. Evita hacer la compra con niños 

Tendrás mayor tranquilidad y concentración, sin distracciones. Los más peques de la casa son especialistas en ponerte entre la espada y la pared, con sus pucheros, para que les compres todo tipo de productos, a menudo nada saludables ni baratos.  

  1. Paga en efectivo y revisa el ticket 

Parece una tontería, pero pagar en cash hace que seamos más conscientes del dinero que se va de nuestra cuenta corriente. Al llegar a casa, repasa el ticket de compra para que no se haya colado ningún fallo del cajero. Según un estudio de  la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) revisar los cobrado puede suponer un ahorro medio de hasta 10 euros mensuales. 

¡Haz un plan de compras con nosotros!