Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Litera con juguetes encima

Aunque los niños sean muy pequeños, necesitan mucho espacio, a veces aún más que los adultos. Sin embargo, los pisos de hoy en día a menudo carecen de él y los dormitorios infantiles son estancias pequeñas en las que apenas cabe una cama y un armario. Y cuando hablamos de dos niños o más, esas dimensiones reducidas acaban siendo un problema. ¿Cuál es la solución? Instalar literas. Porque en el espacio que ocupa una cama, tienes dos. Y a los niños, además, les encantan.   

Las medidas básicas para literas perfectas

Hay literas de mil tipos y medidas, pero para pisos pequeños, hay que tener en cuenta ciertas medidas para asegurar una correcta ergonomía.

  • Anchura: si la habitación es muy estrecha, puedes elegir una litera con un ancho de 80 cm y una estructura ligera, sin grandes piezas que la hagan más pesada a la vista y parezca ocupar más de lo que realmente ocupa. Pintada de blanco conseguirás que todavía parezca menos voluminosa, y más si la pared también está pintada de blanco, porque se mimetizará con ella y parecerá “fundirse” en el fondo.
  • Altura: además del ancho, hay otra medida que, en el caso de las literas, resulta básica, y es la altura de la habitación. Lo habitual es que los techos de las casas midan entre 230 y 250 cm de alto, pero merece la pena asegurarse de ello, ya que el niño que duerma en la litera de arriba estará más cómodo si puede incorporarse sin problema y evitar así golpes innecesarios. Para lograrlo, debes asegurar que, desde la superficie de la cama hasta el techo, quedan libres, por lo menos, 60 cm. Y por supuesto, el espacio entre las camas también es muy importante. Por lo menos debe haber una distancia de 75 cm para que el niño que duerma debajo no se incorpore y choque con la parte inferior del somier.
  • Longitud: con algo más de 200 cm será suficiente, ya que las camas suelen ocupar 2 m de longitud. Pero si optas por una litera tipo tren, necesitarás más espacio, en concreto, un mínimo de 250 cm.

¿Qué són las literas tipo tren?

Son una versión de litera muy decorativa que permite contar con hueco para almacenar en el mismo espacio que ocupan las dos camas. Lo explicamos: Las camas no quedan exactamente una sobre la otra sino que la de abajo sale unos 50 cm respecto a los pies de la de arriba. Esto deja un hueco debajo de la cabeza de la cama superior que se puede aprovechar con un armario o bien con una cajonera, muebles ideales para guardar la ropa de los niños y que nos evitan tener que contar con otra pieza exenta en la habitación que también requiere su espacio.

Alternativa a las literas: las camas abatibles

Así es. Disponer de una litera es una solución que permite ganar espacio para que los niños juegen en su cuarto. Aunque hay otro sistema que todavía libera más espacio: las camas abatibles, que, por supuesto, las hay en versión literas. Aparte de que permiten exprimir al 100% los metros de la habitación, tienen otra ventaja importante: facilitan la limpieza del suelo. Algo a tener en cuenta en habitaciones de niños, donde la acumulación de juguetes y objetos dificulta a veces una limpieza a fondo. Y, lejos de lo que pueda parecer, no son engorrosas de abrir y cerrar. Hoy en día los herrajes se han perfeccionado de tal manera que basta un suave tirón para que se abran o cierren lentamente y sin representar ningún peso excesivo para nuestras articulaciones.

Literas para dos o más

Pero pensar en literas no solo implica hacerlo en habitaciones para dos niños. ¿Y si son más? Existen dos soluciones igual de ligeras y bonitas para estos casos:

  • Literas con cama nido incorporada. No necesitarás espacio extra para disponer de esta tercera cama puesto que se esconde bajo la litera inferior.
  • Literas tipo tren con una tercera cama perpendicular. En este caso sí que será necesario disponer de una habitación más larga –un mínimo de 300 cm– y de algo más de 200 cm de anchura. En esos 300 cm se ubicarían las literas tipo tren y el cabecero de la tercera cama que estaría perpendicular a estas.

Seguridad ante todo

Los especialistas en mobiliario infantil recomiendan que los menores de 6 años no utilicen las literas superiores ya que para ellos es difícil subir y bajar escaleras. Por otro lado, debemos asegurarnos que las literas están homologadas y cumplen todos los requisitos de seguridad.

  1. La estructura debe ser firme y los tornillos que tenga deben estar perfectamente encajados y no sobresalir más de 8 mm de la estructura.
  2. El somier superior debe resistir un peso de 70 kg sobre cualquier punto y el colchón y el somier deben tener la misma medida y no dejar huecos grandes ni en los laterales ni en la cabeza o los pies de la cama.
  3. Debe contar con barandillas para evitar caídas. No hace falta que la barandilla ocupe todo el lateral superior pero sí un mínimo de 37,5 cm. Y en cuanto a su altura, desde la superficie del colchón hasta el final de la barandilla debe haber, al menos, 13 cm.
  4. La separación entre barras de la barandilla (en caso de haberlas) debe impedir que los niños puedan meter la cabeza. En concreto, debe haber un hueco no superior a 9 cm.
  5. Y la escalera debe ser cómoda y segura. La distancia entre peldaños debe ser de 30 a 45 cm y los peldaños tienen que ser antideslizantes.