Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

malla con plantas exterior

Disfrutar de un jardín o de una terraza es maravilloso. Te hace sentir bien, te hace sentir libre… siempre que no tengas los ojos de los vecinos pegados a ti. Para evitarlo, una buena idea es instalar una malla de ocultación. Se trata de un sistema fácil de colocar que te permite ganar privacidad en el balcón, jardín o terraza sin perder ni pizca de espacio. ¿Quieres saber más sobre las mallas de ocultación? ¡Sigue con nosotros! 

¿Que es realmente una malla de ocultación?

Es un tejido fabricado de plástico o de rafia plástica, que se comercializa en rollos de grandes dimensiones para cubrir barandas, muros o vallas de hierro o madera y ganar así la máxima privacidad en el balcón, terraza o jardín sin perder luz. Este tipo de mallas tienen pequeños orificios que dejan pasar el aire para no tensarse demasiado con el viento y que acaben rasgándose. Se instalan de manera facilísima gracias a bridas que se agarran a postes o columnas. Y las hay de distintos colores (de blanco a gris, verde o marrón, son las más habituales) según el material y el acabado final. 

3 tipos de mallas de ocultación perfectos

No todas las mallas de ocultación son iguales. Las diferencia el material pero también el grado de ocultación, pudiendo encontrar mallas con un grado de ocultación del 70 al 100%. Dependiendo de la privacidad en el balcón que desees, deberás elegir entre una malla más o menos opaca teniendo en cuenta estos grados de ocultación.  

Si te preguntas cómo hacer una malla de ocultación, tendrás que plantearte qué material prefieres. Puedes elegir entre:  

  1. Una malla de ocultación natural: de cañizo, brezo, mimbre o bambú, por ejemplo. El cañizo y el brezo tienen un aspecto más clásico y el mimbre o el bambú, más natural y exótico. Este tipo de malla ofrece un grado de ocultación medio alto –entre un 75 y un 80%– y crea espacios cálidos y naturales. 
  2. Una malla sintética: realizada en cañizo de PVC, brezo o seto artificial. Si eliges el seto artificial, su aspecto imitará el de la planta natural pero tendrá un nulo mantenimiento porque no tendrás que regarlo ni podarlo. 
  3. Una malla de ocultación para dar sombra: es más económica que las anteriores, pero no tiene un aspecto tan decorativo. La hay en distintos colores. Lo ideal es elegirla con tela de tipo raschel, un tejido de polietileno horadado para que no ofrezca resistencia al viento y acabe rasgándose.   

Cómo hacer una malla diferente

Para ganar privacidad en tu balcón también puedes optar por una malla de ocultación más decorativa: las celosías. ¿Cómo hacer una malla de ocultación con una celosía? Lo ideal es instalarlas rodeando el balcón, terraza o jardín, y distribuir delante de ellas jardineras en las que plantar todo tipo de plantas altas y, sobre todo, plantas trepadoras para que puedan ir cubriendo la celosía y acaben creando una malla de ocultación natural que procurará frescor a tu exterior, te regalará intimidad y quedará muy, muy decorativa.  

Otra fórmula es olvidarte de las celosías y crear la malla de ocultación exclusivamente con plantas. ¿Cómo decorar un balcón para ganar privacidad? Apuesta por macetas de distintos tamaños y materiales, como los balcones de nuestras abuelas. Y planta plantas de alturas distintas, buscando que crezcan para que nadie te vea si estás de pie. Crearás un conjunto verde muy vistoso que te regalará intimidad. Eso sí, será un tipo de “malla de ocultación” que requerirá muchos cuidados así que apuesta por este sistema siempre y cuando seas un apasionado de la jardinería. 

Ahora ya sabes cómo ganar más intimidad en tu exterior y hacerlo de la manera más decorativa. Pon una malla de ocultación en tu balcón, terraza o jardín y disfruta del sol tranquilamente.