Silla colgante de madera con cojines

Olvídate de los convencionalismos. Tenemos el lugar perfecto para sentarnos y esta vez no tiene patas. Nos referimos a las sillas colgantes: un mueble que está ganando espacio en los interiores y que pronto se convertirá en tu lugar ideal para el descanso y para disfrutar de tu tiempo libre. Mécete mientras escuchas música, lees un libro o echas una siesta. Las sillas colgantes son perfectas y además, son tendencia.

Solo necesitas un techo y un poco de habilidad para colgarlas en tu rincón favorito de la casa. Las sillas colgantes se adaptan a los espacios y a todos los estilo.

En la diversidad está la riqueza

Existen muchos modelos de sillas colgantes: con forma de caparazón, de balón o de cesta. Hay mucha variedad para que puedas elegir aquella que más se ajusta a tu estilo y armonice con el resto del conjunto.

¿Te gusta que tus pies cuelguen libremente? ¿O quizá prefieres refugiarte por completo en una acogedora cesta? Te mostramos diferentes opciones para que pruebes y elijas sin miedo la que más te convenga.

El tamaño es crucial. Antes de hacerte con una silla así, deberás pensar si la quieres solo para ti o quieres compartirla con otra persona. También tendrás que calcular el espacio del que dispones para que no se coma toda la habitación.

En cuanto a materiales se refiere, también tenemos mucho dónde elegir. Las posibilidades van desde el mimbre, la madera o el ratán para el cubículo donde nos sentamos y luego dispones de cuerdas de plástico o algodón. Déjate guiar por tu estilo de interior y deja que la silla se convierta en la estrella de tu habitación.

Hazte con sillas colgantes para el interior de casa o para la tarraza o jardín si quieres darles un estilo más fresco y moderno. También si buscas un lugar cómodo y original para descansar pero no dispones de mucho espacio. Nuestro consejo: coloca un bonito conjunto de sillas colgantes en tu salón. Será una forma divertida, original y a la vez sofisticada de traer frescura a tu interior.

Colgado pero seguro

Con la sujeción que disponen las sillas colgantes podrás disfrutar sin miedo, pero ¡eso sí! asegúrate antes de que cuentas con un techo lo suficientemente fuerte y resistente para aguantar el peso. La carga máxima depende de la calidad de la madera, el ladrillo o el hormigón del techo de tu casa. Si el techo es lo suficientemente resistente y la sujeción está correctamente fijada, las sillas colgantes pueden sostener hasta 90 kg.

Plan B

Si no cuentas con un techo seguro no te preocupes porque también podrás lucir tus sillas colgantes. Muchas de ellas cuentan con un soporte o una estructura de madera o de acero para soportar la silla o hamaca. Esta idea es perfecta porque nos da mucha flexibilidad a la hora de colocarlo. Un día puedes colocar tu silla junto a la ventana y al día siguiente puede estar en el balcón.

Un plus de comodidad

Convirtamos nuestra silla colgante en un paraíso del relax añadiéndole unos cojines, unos almohadones o unas mantitas. Adapta estos complementos al estilo de decoración: boho, nórdico, clásico o moderno. Las sillas colgantes son lo que necesitas para añadir un extra de comodidad a tu casa.