Exterior iluminado y decorado

Si estás aquí es porque tú también eres un apasionado de la decoración. Te gusta mimar cada rincón de tu casa, desde el más pequeño hasta el más grande, e incluso ese que a veces olvidamos durante largas temporadas: la terraza. Es así, ¿verdad? Como a nosotros, te encantan las terrazas bien vestidas y sabes que para que sean realmente maravillosas, importa todo: desde los muebles de exterior que elijas para decorarlas hasta la iluminación, los textiles y detalles deco, las plantas y, cómo no, también el color de la pintura y el tipo de pavimento que tenga. Justo de este último tema queremos hablarte aquí porque no tienes por qué quedarte con los pavimentos exteriores que venían de serie cuando cogiste el piso en el que vives. Los puedes cambiar y la buena noticia es que puedes hacerlo gastando muy poco y con un efecto maravilloso. ¿Cómo? ¡Te lo contamos! Descubre aquí 4 tipos de suelos de terraza baratos con muy buen resultado.

Suelos de terraza baratos de madera

Aquí puedes elegir entre suelos de exterior para terrazas de madera natural o bien realizados con materiales sintéticos pero que parecen muy naturales. ¡Vamos a verlos!

  • Tarima de pino: de madera natural, son suelos de terrazas baratos, cálidos y luminosos. Hay que tener en cuenta que la madera de pino, por sí sola, no resiste bien el agua porque tiene una alta porosidad. Ni tampoco aguanta bien el ataque de xilófagos –insectos que comen madera– puesto que es muy blanda. De ahí que, para que dure el mayor tiempo posible, se aconseja protegerla con un tratamiento autoclave, al que le podrás dar el color que más te guste, ya que este tiene tono verdoso.
  • Composite: es un pavimento de exterior que hoy se lleva un montón y que está fabricado a base de resinas sintéticas en combinación con otros materiales como la madera. Pueden ser piezas macizas o con interior alveolar, y con un acabado liso o con ranuras. Se asemejan a la madera y nos dan muchas de sus prestaciones a un precio muy asequible. Son suelos de exterior para terrazas que puedes encontrar en forma de lamas o bien de placas cuadradas, a modo de gran baldosa, y que se colocan fácilmente sobre el pavimento existente en la terraza con un sistema de click. Además, no se astillan, con lo que resultan pavimentos muy seguros para la pisada.

Suelos césped

¿Sueñas con un jardín? ¿te gustaría tener una terraza con un césped bien cortado, que siempre estuviera perfecto y te diera cero trabajo? Lo tienes realmente bien porque existen suelos de terraza baratos con una apariencia de césped súper real. Los encontrarás en forma de rollos que podrás desplegar sobre tu pavimento, dándole una textura muy agradable a la pisada y un look muy, muy luminoso y natural. Dos consejos:

¡Consejo 1! Decora tu terraza con gran variedad de plantas y conseguirás que tu césped parezca más natural.

¡Consejo 2! Combina plantas naturales y artificiales. Lograrás frondosidad para todo el año, sea invierno o verano. En Westwing podrás encontrar una selección de planta artificial fabulosa para exteriores. ¡Te costará detectar que no es real!

Y atención: para que un suelo de césped artificial te dure el máximo tiempo posible en buenas condiciones es importante que lo elijas de calidad. Su altura será clave: que tenga un mínimo de 31 mm de alto. En cuanto a su color, cuantos más hilos de verdes distintos tenga, más real se verá.

Suelos cerámicos y porcelánicos

Son suelos de exterior para terrazas muy resistentes a la intemperie y muy prácticos a la hora de limpiarlos. Mejor elígelos con un acabado rugoso para que sean antideslizantes, algo muy importante sobre todo si hay zonas de agua en la terraza.

Consejo: Cuanto más rugosa sea la baldosa, más se ensuciará. De ahí que sea una buena idea elegirla en colores sufridos como los grisáceos o los marrones. 

Suelos de terraza baratos de caucho

Son suelos de exterior para terrazas ideales para zonas de juegos o zonas de agua. Evitan los resbalones y las malas caídas, ya que tienen un tacto parecido a la goma. Su instalación es muy fácil y muy rápida, y resiste muy bien tanto la lluvia –o incluso la nieve– como la fuerte exposición solar.  Así que, si en tu terraza tienes una zona en la que los peques les encanta jugar, no te lo pienses: esta puede ser la solución ideal. ¡Y disfruta de tu terraza tranquilo!