tendero con ropa blanca

Sea un jardín, una terraza o un balcón, los exteriores nos dan la opción no solo de disfrutarlos sino también de aprovechar el sol para secar de manera natural, sana y sostenible nuestra ropa. Eso sí, contar con el sistema adecuado de tendederos de ropa exteriores es algo que hay que pensar muy bien. Todo dependerá del espacio del que dispongamos y de qué tipo de soporte tengamos para él. Vamos a verlos.

6 tendederos de ropa exteriores para balcones

A parte de la eterna sisí, práctica para moverla donde quieras y guardarla plegada sin que ocupe espacio, si tienes un balcón pequeño o no dispones de mucho sitio, los mejores tendederos de ropa exteriores para ti serán los plegables que se atornillan a pared. Estos cuatro tipos son soluciones XS perfectas:

  1. Se trata de dos barras metálicas entre las que se tensan las cuerdas para colgar la ropa en exteriores. Estas barras se atornillan a la pared mediante unas escuadras que se doblan cuando no se usan para no ocupar espacio ni interferir el paso.
  2. Otro sistema todavía más discreto es una pequeña caja atornillada también a la pared de la que pueden extraerse las cuerdas para agarrarlas a unas anillas que se encuentran en la pared de enfrente.
  3. Un tendedero vertical en columna. Consiste en dos o tres tendederos planos, uno sobre otro, que se atornillan a pared y, mediante unas bisagras, pueden abrirse para tender o bien plegarse contra la pared para ocupar el mínimo espacio.
  4. La misma opción de tendederos de ropa exteriores en vertical y en columna, existe no para atornillarse a la pared sino para colgarla de la parte superior de una puerta.
  5. Otra opción mini para piezas pequeñas es un tendedero plegable de medida XS que puede colgarse tanto de un radiador como de la baranda del balcón.
  6. Tendederos de ropa exteriores que se atornillan no a pared sino al techo y se bajan solo cuando se necesitan mediante una cuerda. Súper prácticos.

Tendederos de ropa exteriores para grandes espacios

Aquí no es tan necesario el hecho de plegarlos. Tanto si es un porche como un jardín, existen sistemas que quedan perfectamente integrados con los exteriores gracias a su estructura de madera. Aquí, el espacio no falta, con lo que se podrá contar con una buena longitud de cuerda para tender el máximo de colada. Los hay que incluso entre los listones de madera que sujetan las cuerdas a ambos lados, cuentan con celosías para permitir que suban por ellas enredaderas que embellezcan el tendedero. Ideales.

Más de 7 razones para tender la ropa al sol

  • Es económico porque no pagas por la energía del sol pero sí por la que mueve una secadora.
  • Es ecológico ya que el sol es una energía natural que no produce ningún tipo de emisión, por lo que cuidas el medioambiente.
  • El sol es un blanqueador natural, algo que, de rebote, te ayuda a cuidar el planeta ya que no necesitas añadir productos químicos blanqueantes al lavado.
  • El secado en exteriores es más rápido que el de una secadora.
  • Desgasta menos la ropa. En una secadora, la ropa se seca a altas temperaturas, en cambio, al hacerlo en tendederos de ropa exteriores, la ropa no sufre y dura más tiempo.
  • La ropa, tendida al sol no encoge.
  • El resultado es una ropa seca ¡y sana! porque el sol es un potente antiséptico natural.

Y de paso, tendiendo en exteriores movilizas el cuerpo y te das un baño de energía positiva, ya que, cualquier actividad al sol, activa también tu bienestar. ¿Necesitas más razones para hacerte con un tendedero de ropa exterior?