Papel pintado y cuadros

¿Estás aburrido de tu casa? ¿Te parece que todas las habitaciones respiran igual? ¿Ya has cambiado el color de las paredes mil veces y no sabes qué otro tono elegir? ¡Prueba a revestirlas! Ahora puedes forrar paredes con materiales distintos que son capaces de cambiar el look de tu casa en un santiamén, y lo mejor, puedes hacerlo tú mismo con un poco de maña y de forma muy fácil y limpia. ¿Preparado? Toma nota de las mejores ideas para forrar paredes. ¡Empezamos!  

Forrar paredes: económico y limpio 

Así es. Forrar paredes es una de las reformas más efectivas que puedes hacer en casa y a la vez, más limpias y económicas. No necesitas hacer obras, así que olvídate del polvo y de las incomodidades, porque por poco dinero puedes revestir los muros y conseguir la sensación de estrenar casa ¡sin haberte trasladado!  

Hay muchas opciones para forrar tus paredes. Vamos a destacar nuestras favoritas:  

  1. con un friso de pared de yeso de estilo clásico para casas actuales y chic. 
  2. con un friso de madera para estilos retro o vintage personales y acogedores. 
  3. con un revestimiento de pared de pvc para looks más modernos y desenfadados. 
  4. con papel pintado para todos los estilos, porque empapelar una habitación encaja en looks desde más clásicos a más actuales.  

Un clásico chic: forrar paredes con frisos de yeso 

En las reformas de casas, uno de los estilos que ahora triunfa es el clásico “reloaded”, es decir, pasado por el tamiz de una visión moderna y chic, sobre todo en pisos antiguos. Los artesonados no son una cosa del pasado que haya que eliminar. Al contrario. Hoy valoramos su belleza y si nos decidimos a forrar nuestras paredes con un friso de pared labrado, le estaremos dando estilo, categoría y mucha personalidad. Piensa en un friso de pared, por ejemplo, que recorra la junta del techo y las paredes a modo de moldura estrecha –o ancha, para los más atrevidos– con distintos motivos en relieve. Suele tratarse de un friso de pared realizado en yeso, fácil y limpio de colocar, que cambiará radicalmente el aspecto de cualquier estancia.  

DECOIDEA: Si quieres destacar el friso de pared, píntalo del mismo color que la pared en caso que elijas un tono intenso como puede ser un azul profundo o un verde bosque, por ejemplo. Muy cool. 

¡Otra idea! También puedes revestir el muro por entero con un friso de pared que cubra toda la pared con cuarterones, por ejemplo, dándole al espacio un look clásico total muy glamuroso. Una idea especialmente trendy para la pared del cabecero de un dormitorio. ¡Nos encanta el resultado!  

Eterno y acogedor: un friso de madera 

La madera siempre triunfa, la pongas donde la pongas. Es el material eterno. Apuesta por instalar un friso de madera en casa para revestir, por ejemplo, la pared de un pasillo. Un friso de madera recorriendo el pasillo hasta media altura lo protegerá de roces y hará que la pared se mantenga por mucho más tiempo limpia. Si no quieres que empequeñezca el espacio, píntalo de blanco: lo aligerarás. 

El friso de madera también es ideal para las habitaciones infantiles. Si instalas un arrimadero a lo largo de su cama –sobre todo si la cama queda junto a la pared– y frente a su escritorio, evitarás la manchas típicas del roce de la ropa de cama y de los zapatos, y le regalarás calidez. 

Moderno y actual: un revestimiento de pared de pvc 

Con efecto madera, ladrillo, mármol, piedra… Imagines el acabado que imagines, lo puedes conseguir a precios económicos y con una instalación muy sencilla a través de un revestimiento de pared de pvc. Se trata de losetas que se colocan encoladas y no necesitan clavos ni sujeciones especiales. Además, puedes elegir un revestimiento de pared de pvc para forrar paredes incluso del baño porque en el mercado puedes encontrarlo resistente a la humedad. El revestimiento de pared de pvc es realmente un todoterreno que te lo pone muy fácil.  

Papeles pintados que lo cambian todo 

Saber cómo empapelar una habitación es otra de las grandes soluciones para forrar paredes y que el espacio cambie por completo. ¿Los papeles que más se llevan? Aquí van: 

  • Papeles pintados en azul clásico o verde para forrar paredes en los colores de moda. 
  • Con motivos naturales como hojas de estilo tropical. 
  • Papeles con figuras geométricas para estilos de corte nórdico o scandi. 
  • Papeles con textura parecida a la tela para dar calidez, incluso en cocinas. 

En definitiva, forrar paredes es una de las reformas más fáciles que llevar a cabo en casa y que más cambiarán su aspecto ofreciéndote un nuevo escenario que seguro querrás redecorar. ¡Sigue conectado a Westwing para encontrar mil ideas que le den un nuevo aire a tu hogar! 

¡Decora las paredes a tu gusto!