Planta sobre un puf

Un puf es una pieza de decoración que no debería faltar en ninguna casa. ¿Por qué? Porque se trata de un auxiliar muy práctico, con múltiples usos y que ocupa poquísimo espacio. Un puf funciona tanto en habitaciones amplias, para completar la decoración, como en estancias pequeñas donde no podemos tener muchos asientos voluminosos. Además, queda bien en cualquier lugar: desde en un rincón del recibidor, hasta como pieza extra del mobiliario del salón, en la zona de juegos de la habitación de los peques, en un rincón relajante de nuestro dormitorio, para decorar terrazas ¡e incluso en baños! Se nota que somos fans de los pufs, ¿verdad? Pues sí. Nos encantan los pufs… y las ideas DIY, por ello, hoy te proponemos aprender cómo hacer un puf con tus propias manos. ¿Te apetece la idea? ¡Vamos allá!  

Cómo hacer un puf redondo para el salón 

Nuestra propuesta es hacer un puf redondo para que funcione en todo tipo de salones: desde salones grandes con muchas piezas de asiento hasta otros más pequeños donde cada centímetro cuenta. Al no tener esquinas, un puf redondo es una pieza ergonómica que resulta muy cómoda para facilitar el paso. ¿Qué necesitarás? 

  • 1 m de tela (nuestro consejo es que elijas una tela de color neutro para que encaje con cualquier tipo de decoración e incluso puedas, en un momento dado, llevarte el puf a otra estancia porque necesites una pieza de asiento extra, y siempre quede bien) 
  • alambre forrado de tela de 1/2 cm (unos dos paquetes) 
  • agujas 
  • hilo para coser 
  • relleno de algodón o espuma para puf 
  • papel para hacer plantillas 

Paso a paso 

  1. Dibuja las plantillas para cortar la tela de forma correcta. Haz una plantilla en forma de círculo de 35 cm de diámetro y luego una rectangular de 20 x 105 cm y otra de 5 x 25 cm 
  2. Corta la tela: necesitarás dos círculos de tela para hacer la superficie superior y la inferior del puf; una pieza usando la plantilla rectangular más grande para cubrir los lados del puf, y dos (o cuatro), usando la más pequeña, para crear un asa (o dos asas) 
  3. Con las agujas, sujeta el alambre forrado al borde de uno de los círculos, hasta completarlo 
  4. Ahora cose el alambre forrado a la tela 
  5. Haz lo mismo con el otro círculo de tela 
  6. Ahora asegura con agujas el alambre en los lados más largos de la pieza rectangular pequeña y cóselo. Repite esta operación si quieres dos asas 
  7. Coloca la otra pieza de tela pequeña sobre la anterior y cósela también. Cuando esté, dale la vuelta (la parte exterior quedará ahora en el interior y el exterior se verá mejor acabado). 
  8. Asegura con agujas la pieza rectangular más grande al borde de uno de los círculos y cósela.  
  9. Luego cose el asa o las asas al lateral que acabas de colocar. 
  10. Repite el paso 8 con el otro círculo, dejando una pequeña apertura para meter el relleno, y acaba de coser.  

Cómo hacer un puf cuadrado con palés 

Puede que te gusten los pufs redondos, pero también te apetezca tener un puf cuadrado hecho con palés. Los palés sirven para fabricar todo tipo de muebles y, por supuesto, también pufs. Solo necesitas dos o tres palés, según la altura que quieras darle a tu puf, y unirlos con tornillos y bridas uno sobre otro. Puedes pintarlos previamente para darles un toque más decorativo. ¿Un consejo? En blanco quedarán bien con cualquier otra pieza de mobiliario y con el color o estampado de cojín que elijas. Aunque también puedes dejarlos en madera natural: más rústico y boho. 

Si le colocas a tus palés unas ruedas, podrás mover el puf donde quieras sin notar el peso de la estructura.  

Lo que acabará de convertir tu torre de palés en un cómodo puf cuadrado es el cojín que le coloques encima. La tela que más te guste, gomaespuma, hilo y aguja, tijeras y una cremallera si lo quieres hacer fácilmente lavable, será todo lo que necesitarás para hacerlo. Toma medidas de la superficie del palé y monta un cojín como lo harías para tapizar una silla.

Un puf cuadrado hecho con palés es ideal tanto para el interior como para el exterior. ¿Qué te parecería una terraza o balcón decorada con piezas hechas por ti mismo? ¡No solo un puf! Puedes hacer desde una mesa hasta tus propias macetas. Te lo contamos todo en WestwingNow. 

Cómo hacer un puf con forma de pera 

Otro de los pufs que triunfan en decoración son esas piezas de asiento grandes e informales que tienen forma de pera. ¿Sabías que son muy fáciles de hacer? Solo necesitas: 

  • 1,5 m de tela de 1,5 m de ancho. 
  • 1,5 m de forro resistente del mismo ancho anterior. Este forro servirá para hacer la funda donde meteremos el relleno.  
  • 100 l de bolitas de poliespán para hacer el relleno.  
  • 1 cremallera de 80 cm. 
  • Hilo y agua o máquina de coser, claro. 
  • Papel para hacer el patrón: necesitas una pieza en forma de pera de 130 cm de alto por 20 de ancho en la parte superior y 35 en la inferior. Con esta forma recortarás 4 trozos de tela. Luego necesitarás dos pedazos de 25 cm de largo y 10 de alto para hacer el asa. Un trozo cuadrado de 35 x 35 cm para la base del puf y uno de 20 x 20 para la parte superior.  

Tendrás que unir las cuatro piezas grandes en forma de pera dejando una apertura en una de ellos de 80 cm para colocar la cremallera. El forro, sin embargo, sí que lo coserás completo porque será el que almacenará el relleno (primero lo tendrás que llenar, claro está). Luego, cose la base del puf, el asa, mete el relleno y por último, cose la parte superior. 

Ya lo ves, aprender cómo hacer un puf para el salón o para cualquier otra habitación de la casa es muy fácil y puedes conseguirlo tú mismo con un poco de mimo y siguiendo nuestros pasos. Y ahora, si quieres descubrir más ideas DIY para renovar los muebles de tu casa como, por ejemplo, cómo hacer estanterías o cómo hacer algo tan simple y práctico como un tablero de notas, sigue con nosotros. En WestwingNow te lo contamos todo. 

¡Inspírate con nuestra oferta de pufs!