Plantas arómaticas

Menta, albahaca, perejil… Seguro que son aderezos de los que has disfrutado en los platos y las bebidas más suculentas. Los grandes chefs conocen perfectamente su poder potenciador de los sabores y nunca faltan en su cocina. Pero… ¿y tú? ¿Sabes que puedes disponer de un jardín de hierbas aromáticas en tu propia casa y condimentar tus platos como en el mejor de los restaurantes? No solo podrás decorar tu jardín, sino que además disfrutaras de condimentos y especias a la hora de cocinar.

Tener un jardín de hierbas aromáticas es tener también un rincón verde silvestre y maravilloso muy fácil de cuidar y que llenará de vida y perfume cualquier espacio de tu casa: desde un exterior hasta un interior. ¿Quieres saber cómo hacer un jardín de hierbas aromáticas paso a paso? ¡Síguenos! Te lo contamos todo.

¿Por qué necesitas un jardín de hierbas aromáticas?

Es indiscutible. Las plantas llenan de vida las casas. Nos vinculan con la naturaleza, aportan frescura y a la vez, calidez, porque hacen los espacios –sean jardines o sean interiores– mucho más acogedores y agradables. Las hierbas aromáticas, además, ofrecen un plus, que es que no solo sirven para decorar con color y para perfumar el ambiente, sino que, además, hacen que nuestros platos sean mucho más deliciosos ¡y de forma natural! sin tener que añadir potenciadores de sabor artificiales. Además de regalarte vida y aderezar tus platos, las plantas aromáticas son ideales para darle forma a tu jardín. ¿Necesitas ideas sobre cómo hacer un jardín de hierbas aromáticas? Aquí van tres:

  • Crea espacios asilvestrados formando rocallas.
  • Plantar hierbas aromáticas en el jardín junto a los caminos, bordeándolos, también ayuda a marcarlos.
  • O también puedes crear tu jardín de hierbas aromáticas creando un arriate junto a un muro, de tal manera que las más altas estén junto a este y las más bajitas, delante.

Y hay otro uso para un jardín de hierbas aromáticas nada desdeñable… ¡como repelente de insectos! La albahaca, por ejemplo, repele los mosquitos, así que si la colocas cerca de puertas o ventanas, ayudarás a mantenerlos a raya. También los repele la menta y, en forma de aceite, además, calma las picadas. La citronela es otra de las plantas aromáticas con más poder contra los insectos. Y plantas como la caléndula, una de las flores de jardín más vistosas, mantendrán alejados caracoles, babosas y gusanos, algo importantísimo a tener en cuenta si quieres aprender cómo hacer un huerto en el jardín.

Cómo plantar hierbas aromáticas en el jardín

Plantar hierbas aromáticas en el jardín es lo ideal porque, en el fondo, no existen las plantas de interior. Las nombramos así, pero lo cierto es que la Naturaleza es exterior, ¿o no? De todos modos, no todo se reduce a esta verdad porque el clima también las afecta y es que las plantas aromáticas necesitan temperaturas templadas por lo que, si tu jardín “pasa frío” en invierno, lo ideal será llevarlas dentro de cada para que no se congelen.

¿Cómo hacer un jardín de hierbas aromáticas que crezcan sanas y bonitas?

  • Necesitarán plantarse en una tierra que drene bien. La ideal es porosa, suelta y de buena calidad, claro. Así las plantas encontrarán los nutrientes que necesitan para crecer bien.
  • Calcula que cada planta necesitará entre uno y dos litros de sustrato. Si en tu jardín la plantas en el suelo, no habrá problema, pero si la plantas en maceta, cuanto más grande sea esta, más tierra tendrá y más cómoda se sentirá la planta para crecer.
  • Para regarlas, haz que la tierra esté siempre húmeda pero no encharcada. Y si están en maceta, riega de forma que humedezcas todo el cepellón y para cuando salga el agua. Si las macetas tienen plato, no dejes nunca el agua en él porque pueden tener demasiada y pudrirse.

Descubre los accesorios perfectos para especias

Cómo hacer un jardín de hierbas aromáticas dentro de casa

Lo mejor es disponer de un jardín de hierbas aromáticas cerca de la cocina. De esta forma, las tendrás siempre a mano para cocinar. Si las tienes dentro de casa, aquí van cuatro claves de jardinería que necesitarás tener en cuenta:

  1. Paso 1

    Puedes comprar plantas aromáticas ya crecidas para tu jardín interior, pero puede que les cueste adaptarse. Lo mejor para que crezcan bien es crear tu propio plantel plantando semillas en tus macetas, no plantas ya crecidas.

  2. Paso 2

    Colócalas junto a una ventana soleada. Tu jardín de hierbas aromáticas necesita un mínimo de cuatro horas de luz directa, aunque es mejor darles un mínimo de unas seis horas porque muchas no sobreviven con menos.

  3. Paso 3

    Como en el interior no solemos tener el mismo espacio que en el exterior, un buen truco es crear un jardín de hierbas aromáticas en vertical. Simplemente, coge unas tablas de madera del mismo tamaño. Luego lija las tablas hasta que consigas el efecto deseado. Si lo prefieres puedes darles un barniz para que soporten mejor el exterior en caso de que estén en una terraza o en el muro de un jardín. Una vez las tengas preparadas, haz agujeros en las cuatro esquinas de la tabla. De esta forma podrás ir pasando por los agujeros una cuerda. Conseguirás un jardín vertical muy sencillo para poder ir añadiendo tus plantas de forma fácil y muy decorativa.

Una aromática para cada estación

Cómo hacer un jardín de hierbas aromáticas es sencillo e ideal para añadir sabor a la cocina. Pero, ¿realmente sabes cuáles son las hierbas aromáticas más populares, y para que se utilizan? Para que puedas añadir sabor a tus platos no hay nada mejor que añadir alguna planta aromática. Estas hierbas aportan frescura y mucho encanto en cada receta. Estas son algunas de las más populares y que podrás plantar en casa:  

Primavera

Menta: Siembra las semillas durante la primavera y colócalas en una zona húmeda o a pleno sol o con un poco de sombra.

Albahaca: Lo ideal es plantarla a mediados de primavera y colócala donde reciba de seis a ocho horas de sol diarias. Esta hierba aromática tiene un sabor espectacular. Son el complemento perfecto para darle el toque final a tus pastas o lasañas.  

Tomillo: Siémbralo tres semanas antes de que termine la primavera y deja al menos 20 cm de distancia entre cada semilla. El tomillo es una hierba aromática esencial sobre todo para guisos.

Verano

Salvia: Debes tener en cuenta que la salvia crece en forma de arbusto redondo, así que es mejor dejar espacio a su alrededor y colocarla a pleno sol. Necesita poca agua y es ideal para hacer infusiones que ayudan a mejorar la digestión y como antiinflamatorio, entre otros beneficios.

Otoño

Romero: La puedes plantar en primavera, pero también en otoño. Ponla a pleno sol. Es una hierba aromática fuerte y de intenso olor. Sobre todo, se utiliza para aromatizar aceites y vinagretas en ensaladas. 

Invierno

Perejil: Su siembra se puede realizar de febrero a septiembre. Necesita mucha agua. El perejil también es perfecto para pescados sobre todo blancos, ya que le da un sabor muy especial.

Eneldo: Necesita suelos mullidos y a pleno sol. El eneldo es una hierba aromática con un aroma intenso que nos gusta cómo se mezcla sobre todo con pescados como el salmón.  

Ahora que ya tienes tu pequeño jardín de hierbas aromáticas, ¡es hora de customizarlo! Añade etiquetas a cada planta con su nombre: unas etiquetas colgando de la maceta, su nombre pintado en la maceta o pequeñas pizarras clavadas en la tierra, serán ideales para ello. Así podrás localizarlas mucho más rápido. ¡Ideal!