Escritorio con un termo y un tablero de notas

¿Estás buscando una pizarra o un tablero de notas para tener a mano tu lista de la compra? ¿O quizás en tu rincón de trabajo necesitas un recordatorio de tus tareas o imágenes e ideas que te motiven? En lugar de comprar un tablero ya hecho, ¿qué te parece dar rienda suelta a tu imaginación y hacer un tablero de notas tú mismo? Aquí te damos 7 ideas DIY súper bonitas para inspirarte. ¿Empezamos? 

Un tablero de notas con muuucho papel 

¿Qué necesitas para hacer este tablero de notas?  

  • Rollo de papel estraza o papel Kraft 
  • Palo largo de madera 
  • Cuerda de rafia 
  • 2-3 binder clips de gran tamaño 
  • 2 binder clips pequeños 
  • Un bolígrafo 

Empezamos: 

  1. Paso

    Enrolla el papel Kraft alrededor del palo de madera. Es importante que el palo sobresalga hacia afuera por lo menos 5 cm por ambos lados del papel. Si el palo es muy largo, deberías cortarlo.

  2. Paso

    Ata la cuerda de rafia fuertemente a ambos lados del palo. Asegúrate de elegir la cuerda más larga que el ancho del papel. Ya que esta cuerda es para colgar el tablero en la pared.

  3. Paso

    Encuentra un lugar en la pared de tu habitación con suficiente espacio para tu tablero de notas.

  4. Paso

    Cuelga el tablón en la pared y tira del rollo de papel hasta que tengas el tamaño deseado de tablero para escribir. 

  5. Paso

    Para hacer peso y que no se mueva el papel, coloca 2 (o más si es necesario) binder clips grandes. A continuación, para que el papel no baje más, fija los extremos superiores del rollo de papel con los binder clips pequeños. 

  6. Paso

    ¡Ahora dejar volar tu imaginación! Lo mejor que puedes hacer es elegir un bolígrafo que tenga un tapón para sujetarlo. Por lo tanto, puedes fijarlo al rollo de papel y así tendrás siempre el bolígrafo a mano. 

Cómo hacer un tablero de madera 

Compra un tablero de madera de la forma que más que guste. Nosotros te invitamos a que lo compres redondo –¡queda genial!–. Lo puedes dejar en madera natural o bien pintarlo a franjas, con figuras geométricas o de un único color, y envolverlo con un cordel haciendo unas 5 pasadas, de tal manera que las tiras de cordel se crucen entre ellas. Cuelga tu tablero en la pared –tendrás que ponerle una anilla detrás– y con pinzas pequeñas ya podrás colgar en los cordeles las notas que desees. 

Hacemos un tablero de notas con fibra vegetal 

Esta idea es facilísima y queda perfecta. Hazte con unos individuales de fibras vegetales –yute, algas, rafia…–. Cuélgalos en la pared y con pequeñas y decorativas chinchetas, ya tendrás un tablero de notas súper práctico. Puedes también hacer lo mismo pero con una alfombra de rafia redonda no muy grande. Cuélgala de la pared y ya tienes tablero de notas de lo más boho. 

Un tablero de notas imantado 

¿Sabías que existe la pintura imantada? Pues haz tu tablero de notas de forma facilísima con una plancha de madera que pintarás con pintura imantada del color que elijas. Solo necesitarás, además, unos imanes bonitos para colgar tus notas y fotos. Más fácil, imposible. 

Cómo hacerlo con un lienzo 

Otra idea súper fácil para hacer tu propio tablero de notas DIY es comprar un lienzo –o varios, si son de tamaño pequeño– y forrarlo con un retal de tela estampada –si tienes varios lienzos, fórralos con retales distintos–. Disponlos en la pared creando una composición decorativa y luego utiliza chinchetas divertidas para colgar tus notas.  

Si tu tablón de notas está pensado para ocupar la pared de tu mesa de trabajo, una idea súper bonita es tapizar tu silla de oficina con la misma tela que utilices para el tablón o con una de las telas, si eliges hacer tu tablón con más de un lienzo. Y si el rincón de trabajo comparte espacio con el salón, plantéate también tapizar un puf con estas telas: unificarás los dos espacios de manera delicada y muy original. 

Un tablero de notas con tapones de corcho 

Compra un cuadro de madera de los que tienen el marco profundo y pide a todos tus amigos y familiares que te guarden tapones de corcho de botellas de vino. Cuando tengas un buen montón, quítale el cristal a tu marco y encola los tapones por uno de sus extremos a la trasera del cuadro. La idea es que llenen por completo todo el cuadro y consigas así un lienzo hecho con redondas de corcho. Las puedes dejar al natural o bien pintarlas del color que más te guste. Ahora solo te quedará clavar tus notas con chinchetas divertidas en los tapones que necesites. Otra idea facilísima y graciosa, ¿no crees? Y si te sobran tapones, aprovéchalos para mojarlos en tinta, como si fueran sellos, y decorar tus felicitaciones hechas a mano porque aquí ¡no se tira nada! 

Un cuadro de notas 

¡Seguimos con los cuadros! ¿Tienes un marco bonito pero todavía no le has encontrado el lienzo ideal? Utilízalo para enmarcar tus notas, pero hazlo de manera ordenada. Imagínate un marco antiguo, de los labrados, pintado en dorado envejecido. Forra su tablero trasero con tela de lino de color tostado. Ahora, coge unas pinzas pequeñas de madera –todas iguales– y engánchalas sobre la tela de forma simétrica. Y ya tienes un tablón de notas súper decorativo que quedará genial tanto en el recibidor como en el salón, sobre la mesa de estudio –que también puedes hacer tú– o donde más te apetezca. 

Como ves, hacer un tablero de notas  DIY no es nada difícil. Además, no solo te será súper práctico, sino que, será tan bonito que quedará decorativo lo pongas donde lo pongas: desde la cocina, para colgar tu lista de la compra hasta el recibidor para acordarte de tus próximas citas o de los cumpleaños. Y por supuesto, también puedes utilizar el tablero para escribir sueños y frases motivadoras para ti y tu familia. ¿Te gusta la idea? ¡En Westwing nos gusta inspirarte!  

¡Pónte creativo con nosotros!