Decorar con plantas_Banner

Cuando llega el verano nos apetece más que en ningún otro momento estar rodeados de plantas. Pero, si no las prestamos la atención que necesitan, es fácil que pierdan lustre y que incluso acaben marchitándose. Conseguir que sobrevivan al verano como si nada no es complicado. Simplemente, vas a necesitar algo de tiempo, unas pequeñas dotes de observación y algunos consejos básicos de jardinería que te servirán de guía para cuidar las plantas como se merecen.

1. El riego, fundamental

Es, sin duda, lo más complicado. No solo debes tener en cuenta las necesidades hídricas de la planta según su especie, también la temperatura y la humedad ambientales para ajustar el riego. Regar demasiado es tan peligroso como regar poco.

¿Cómo saber si la planta necesita agua?

Una forma sencilla es comprobar el nivel de humedad del sustrato introduciendo en dedo en la maceta. Un truco es regar a primera hora de la mañana o última de la tarde para evitar que parte del agua se evapore rápidamente y no llegue a la planta. Así también se evita que la combinación de rayos y el agua quemen las hojas si son plantas de exterior.

Además, debes regar siempre con calma, despacio, para que dé tiempo a que la tierra absorba bien la humedad. En el caso de macetas, una alternativa es poner agua en un plato y dejar que la planta vaya absorbiendo lo que necesite.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

2. Evita plagas

Cuando suben las temperaturas, los insectos y hongos empiezan a proliferar. Por eso, también debes cuidar tus plantas en este sentido. La mejor forma es hacerlo procurar que estén sanas, proporcionándolas los nutrientes que necesitan en forma de abonos y fertilizantes, no olvides que sus necesidades son ahora mayores, puesto que están en época de crecimiento y floración.

Si ya ha aparecido alguna plaga como es el pulgón o la mosca blanca, puedes emplear productos específicos preferiblemente naturales, pero solo en la planta afectada.

Un macetero perfecto para tus plantas

3. Cambia su ubicación

Las plantas, por lo general, necesitan luz, pero la incidencia directa de los rayos solares, mucho más en verano, puede ser perjudicial. Por eso, lo ideal es evitar ventanas o zonas de la terraza en las que el sol incida directamente.

Pero no es la única precaución que debes tener. También es importante evitar que el aire acondicionado pueda alcanzarlas directamente o que lo hagan esas corrientes de aire que tanto agradecemos los humanos cuando aprieta el calor. Y, además, conviene que las coloques alejadas de paredes, puesto que suelen acumular e irradiar calor.

4. Prepara las vacaciones

Si tienes pensado salir unos días y no hay nadie que se pueda hacer cargo de tus plantas, debes dejar todo bien preparado para que no sufran. Si son plantas de exterior de exterior, lo más cómodo es el riego automático. Si son plantas de interior, hay mil trucos para que tengan la humedad que necesitan, como introducir las macetas en recipientes con agua o hacer un sistema de riego casero con solo una botella con agua y un cordón que vaya desde esta hasta el sustrato de la maceta.

Pero, además de pensar en el riego, debes buscar un lugar lo más fresco, luminoso y bien ventilado posible. Y, antes de irte, no olvides limpiar el polvo de todas las hojas y retirar aquellas que estén secas.

Estos consejos te ayudarán a cuidar tus plantas este verano para que se mantengan en perfecto estado. Pero aún puedes hacer algo más, como elegir macetas de barro, eliminar con cierta frecuencia flores marchitas y hojas en mal estado o quitar las malas hierbas si es un jardín. Esas plantas que tanto te aportan te agradecerán el esfuerzo mostrándose fuertes y bonitas.

Fuente: habitissimo