Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Maceta con piedras decorativas entre plantas

Decorar un jardín con piedras de distintos tamaños le confiere al exterior un aire natural y auténtico. Hay piedras de distintos tamaños e incluso colores y con ellas pueden hacerse aplicaciones muy diversas. Vamos a profundizar un poco en ello.

Cómo decorar un jardín con piedras bonitas y útiles

La decoración con piedras para jardín es, además de bonita, muy útil y beneficiosa para las plantas y el terreno. Por un lado, las piedras pueden servir para delimitar zonas y crear senderos de tal manera que sea más fácil acceder a las distintas áreas del jardín, pero también sirven para reducir la erosión que se produce en el suelo debido a la lluvia o los fuertes vientos. Por otro lado, ayudan a conservar la humedad de la tierra permitiendo ahorrar agua y, además, protegen las raíces de las plantas de las heladas o el exceso de sol, y dificultan la proliferación de las malas hierbas.

Tipos de piedras perfectas para el jardín

Estas son algunas de las piedras para jardín que mejor quedan en el exterior:

  • Pizarra: es muy práctica para crear caminos. Solo se necesita un lecho de arena nivelado y las losetas se pueden colocar en el mismo lecho. Tiene una gran resistencia por lo que no solo aguanta bien el paso de las personas sino también el de los vehículos.
  • Arcilla expandida: son una especie de bolitas de arcilla natural de color marrón rojizo, de tamaño regular, porosas y muy ligeras.
  • Marmolina: puede ser de distintos colores, desde blanco hasta negro. Son piedras de distintas formas y tamaños aunque todas son pequeñas y de cantos vivos.
  • Grava: sin pulir y con aristas, es un tipo de piedra natural triturada que se presenta también en distintos tonos.
  • Cantos rodados: de acabado pulido y cantos redondeados, son perfectos para senderos y como tienen un tamaño mayor que la grava, cubren mejor el terreno.
  • Rocallas: piedras calizas con hendiduras y agujeros debidos a la erosión. Perfectas para terrenos irregulares y con desnivel.
Jardín con piedras a modo de escalones y farol entre los árboles

Cómo utilizar piedras para un efecto más natural

Si tienes un jardín con pendientes pronunciadas, una forma muy decorativa de planificarlo es utilizando rocallas. Estas piedras, de tamaño grande o medio, combinadas, dejan espacios de tierra en los que crecen las plantas de forma desordenada. ¿Qué tipo de plantas funcionan mejor con rocallas?

  • Arbustos con flor de hoja perenne para que, incluso en invierno, se vea un jardín verde y así, con las rocas y las piedras, no parezca extremadamente seco. ¿Algunas opciones? Lavandas, azaleas o rododendros.
  • Suculentas. Aguantan también todo el año, son ultraresistentes y siempre darán color verde al espacio. Apuesta por siemprevivas o echeverias, por ejemplo.
  • Bulbos, que los hay durante todo el año. Plántalos para que florezcan en distintas épocas y siempre tendrás flor en tu rocalla. Además, son plantas que necesitan muy pocos cuidados y perfuman muchísimo. Fresias, narcisos, jacintos, tulipanes…
  • Coníferas como el Juniperus o la Cryptomeria también funcionarán muy bien en rocallas.
  • Tapizantes para cubrir el suelo como la verbena tapizante o el alyssum.

Si combinas estos distintos tipos de plantas entre las piedras de tu jardín conseguirás darle un aspecto muy rústico, natural y encantador.

Piedras en el jardín para delimitas espacios

Decorar un jardín con piedras tiene una gran utilidad a la hora de delimitar espacios. Un sendero de grava o cantos rodados permite, por ejemplo, proteger la zona ajardinada, sobre todo si contamos con césped. Para evitar que la grava se desplace y el camino acabe desdibujado, existen unas mallas contenedoras que se instalan en el suelo, no se ven y ayudan a que, con el paso, las piedras no se desparramen.

Cómo aplicar las reglas Feng Shui en el jardín

Para el Feng Shui es muy importante proyectar bien el jardín para activar la energía positiva alrededor de la casa y que esta la pueda recibir y beneficiarse de ella. Para ello, los distintos elementos de la Naturaleza deben estar en equilibrio. Las piedras, para esta filosofía oriental, simbolizan el elmento Tierra, y deben colocarse en lugares determinados del jardín para que podamos obtener de ellos la mejor de las energías. En concreto, deben situarse en tres puntos cardinales:

  1. Hacia el norte, junto a estanques o fuentes (elemento Agua), donde, además quedan especialmente bien y ayudan, de paso, a ocultar tuberías en caso de haberlas.
  2. Hacia el noroeste. También es importante la decoración con piedras para jardín aquí, donde se puede crear una rocalla.
  3. Hacia el suroeste, donde puedes crear un rincón decorativo simplemente combinando unas piedras de distinto tamaño o creando una figura con ellas: círculos, espirales con césped de por medio, etc.