Accede a las mejores marcas hasta -70%

ducha en el baño con azulejos

Las duchas se han convertido en las opciones más deseadas en nuestras casas. Su comodidad, confort, practicidad y ahorro de agua nos han hecho preferir las duchas antes que las bañeras. Te enseñamos cómo puedes cambiar la bañera por la ducha y todas sus ventajas.  

5 ventajas de cambiar la bañera por la ducha 

La ducha es un elemento del baño que tiene muchas ventajas y una de las que más valoramos es el orden y la limpieza. Al estar muy pegada al suelo nos facilita ordenar mejor nuestros geles e incluso añadir un taburete. Sobre todo las personas mayores o con dificultades de movilidad agradecen con el tiempo haber cambiado la bañera por la ducha. Además del orden y la limpieza, existen también otras muchas ventajas:  

  1. Más higiene: Las duchas son mucho más fáciles de limpiar que las bañeras, por lo que si quieres contar con más orden y limpieza en casa es la mejor opción. Además las duchas no suelen contar con las cortinas, un textil que atrae mucha suciedad.  
  2. Mayor confort: Las duchas permiten incluso que nos sentemos. Podemos añadir un pequeño taburete por si no podemos estar de pie en la ducha.  
  3. Más ahorro de agua: Las duchas son mucho más eficientes que las bañeras en cuanto a consumo de agua, así que lo notarás en la factura y también el medio ambiente.  
  4. Más seguridad: Tanto para niños como para mayores, las duchas son mucho más seguras al estar más cerca del suelo.  
  5. Más espacio: Las duchas se adaptan fácilmente a los espacios por lo que son ideales tanto para baños grandes como mini. Al contrario que las bañeras que necesitan bastante espacio para instalarlas.  

¿Cuánto cuesta cambiar la bañera por una ducha? 

En este tipo de obras no hace falta levantar todo el baño por lo que no supone un gran esfuerzo económico. El precio medio ronda unos 500 euros, pero depende mucho del tipo de mampara que queramos, los metros cuadrados de nuestro baño y si queremos poner un nuevo revestimiento de pared.  

Nuestro consejo: lo ideal es que la ducha no sea inferior a 70 cm. Si la haces de menos de 60×60 cm lo más seguro que tus brazos choquen constantemente con la mampara.  

Cómo cambiar la bañera por una ducha paso a paso  

Cambiar la bañera por la ducha es sencillo y podemos hacerlo nosotros mismos con los materiales adecuados. Eso sí, necesitaremos de alguna ayuda extra para levantar la bañera y los paneles. ¡Apunta! 

Materiales necesarios para cambiar la bañera por la ducha  

  • Plato de ducha 
  • Paneles 
  • Mortero 
  • Adhesivo para ducha  
  • Mortero para juntas 
  • Silicona de sellado 
  • Válvula de desagüe 
  • Flexómetro 
  • Maza 
  • Cortafríos 
  • Palanca de uña 
  • Medidor de nivel 
  • Maza de goma 
  • Guantes y gafas protectoras 

10 pasos para cambiar la bañera por ducha 

  1. Cortar agua

    Lo primero que debemos hacer es cortar el agua.  

  2. Medir

    Nos ponemos los guantes y las gafas y medimos las dimensiones donde queremos poner la ducha. De esta forma, nos será mucho más fácil encargarla.  

  3. Quitar el desagüe

    Quitamos la rosca del desagüe de la bañera y los azulejos que la recubren. 

  4. Retirar la primera fila de azulejos

    Quitamos también la primera fila de azulejos que está justo encima de la bañera.  

  5. Retirar el cuerpo de la bañera

    Ahora es el momento de quitar la bañera con la ayuda de otra persona.

  6. Limpiar

    Retiramos los escombros y luego marca en el suelo la posición exacta del desagüe.

  7. Conectar el desagüe y nivelar

    Conecta el desagüe a la tubería de evacuación existente con adhesivo. Cuando lo tengamos añadimos una capa de mortero-cemento para nivelar el suelo.

  8. Pegar el plato

    Comprobamos antes de añadir la ducha que el suelo está nivelado. Una vez esté nivelado es el momento de añadir el plato de ducha y pegarlo con el adhesivo.

  9. Pegar los paneles

    Cogemos los paneles y los pegamos con el adhesivo a la pared. Tapa las juntas con el color que ya tengas en el resto de la pared.

  10. Añadir la mampara

    Ahora ya solo te queda añadir la mampara y, ¡listo!

Y ahora, ¿cómo puedo elegir la mampara correcta? 

La elección de la mampara depende mucho de nuestros gustos pero también del espacio que tengamos en el baño. Las mamparas que combinan paneles fijos con puertas batientes aseguran mayor estanqueidad que las deslizables. En cuanto a modelos de mamparas las más comunes son las de cristal o las acrílicas. Estas últimas son las más económicas, pero es cierto que las de cristal son mucho más resistentes y duraderas. Además, a la hora de buscar una mampara debemos tener en cuenta algunas cuestiones:  

  • Medidas: Las mamparas no pueden ser inferiores a los 60 cm ya que estaríamos muy incómodos. Por lo general, las mamparas suelen ir desde los 60 hasta los 140 cm.  
  • Paneles: Se recomienda que los paneles no sean inferiores a los 190 cm para evitar salpicaduras.  
  • Acceso cómodo: Para que podamos entrar y salir de la ducha con facilidad se requiere de al menos entres 50-60 cm.  

Cuál es mejor: ducha a medida o una prefabricada

Esto depende de muchos factores. Si vives por ejemplo en una planta baja, puedes hacer una ducha de obra a nivel del resto del baño para ganar continuidad. Pero si no es tu caso lo mejor es que hagas un ducha a medida. Las duchas a medida nos ayudan a adaptar mejor el baño tanto en paredes, suelos como en el marco estético. Es cierto que hacer una ducha a medida, nos sube un poco más el precio en torno al 30-40%; aunque siempre dependerá del diseño y materiales que busquemos. 

Tipos de apertura de la ducha  

Existen diferentes tipos de apertura dependiendo de la ducha que queramos elegir y también del espacio que tengamos en el baño. Estos son algunos de los tipos de aperturas de ducha más comunes:  

  • Mampara fija: Ofrece un diseño moderno y elegante. Impide las salpicaduras pero debemos asegurarnos de que tenga siempre un buen acceso.  
  • Plegable: Es una de las más habituales sobre todo cuando tenemos un baño pequeño. Se abre a modo de acordeón.  
  • Abatible: Se abre hacia fuera, por lo que se recomienda únicamente si el baño es bastante amplio.  
  • Basculante: Son las que una parte de la mampara se abre hacia el exterior y la otra hacia el interior. En baños mini es una de las mejores opciones.  
  • Corredera: Es una de las alternativas preferidas en duchas rectangulares. Es la que mejor optimiza el espacio y ofrece un acceso amplio y cómodo.