tumbona de madera y piscina

Hay muchos factores que debemos tener en cuenta a la hora de calentar el agua de la piscina. Si se encuentra ubicada en un espacio interior o al aire libre. Si queremos mantener la temperatura para emplearla todo el año o se trata de una simple prolongación de la temporada de baño. También es importante saber si la zona en la que vivimos tiene un clima cálido o frío o si buscamos una temperatura elevada o simplemente mantener el calor natural que le proporciona el sol. Para hacerte disfrutar sin límite de tus chapuzones con independencia de la estación, en Westwing hemos seleccionado las mejores ideas para climatizar la piscina en interior y en exterior y dar con el sistema más adecuado para cada caso. ¡Allá vamos!

Qué temperatura es ideal para climatizar una piscina

Lo primero que debemos saber a la hora de climatizar la piscina es la temperatura ideal del agua en función de dónde esté ubicada.

Por norma general, la climatización en piscinas cubiertas se inclina a mantener el agua entre los 23°C-28°C.

Por su parte, cuando se trata de piscinas al aire libre debemos tener en cuenta que la mayor parte del calor que sumemos al agua se perderá por efecto de la evaporación, lo que la temperatura inicial buscadas ha de ser mayor: entre los 32°C-34°C.

Ventajas de climatizar la piscina

Tener una casa con piscina es todo un lujo, y lo es aún más, nadar en un agua climatizada. Ya que no solamente produce una agradable sensación inmediata, sino que tiene además grandes beneficios para la salud sistémica e, incluso, propiedades terapéuticas.

Cuando nuestros largos se producen en aguas templadas conseguimos calmar las dolencias e inflamaciones musculares y articulares, nuestro organismo se purifica y elimina toxinas, los vasos sanguíneos de dilatan, nuestro estrés amaina, la circulación experimenta una significativa mejora, la artrosis y la artritis mejoran, nuestra piel recibe una hidratación natural y, en definitiva, nuestro cuerpo funciona de manera más saludable.

¡Si es que climatizar la piscina es también una garantía de salud para todo el año!

Sistemas para climatizar piscinas en exterior

Lo avanzábamos al inicio: climatizar la piscina requiere tener en cuenta diversos factores y, en muchas ocasiones, requiere asesoramiento personalizado por parte de un experto para dar con la mejor solución en cada caso.

Cada piscina es diferente y sus necesidades también. En Westwing hemos hecho nuestra selección de sistemas de climatización en función de la ubicación de tu piscina. Te traemos algunos de nuestros favoritos para un buen resultado garantizado.

Calefacción solar

Es una de las mejores opciones para quienes viven en un buen clima en el que las horas de sol no están limitadas. Aprovechar la energía solar es una de las alternativas menos contaminantes, más ahorrativas y más comprometidas con la sostenibilidad y el medio ambiente. En Westwing nos alegramos enormemente de que su uso se esté extendiendo cada vez más en las casas con piscinas privadas. La idea de reciclar los recursos naturales no puede gustarnos más.

Los paneles de polietileno de la calefacción solar son perfectos para quienes buscan una piscina con buena climatización todo el año. Su instalación es sencilla: estos paneles solares son muy resistentes a las adversidades climáticas y fenómenos de exterior. Aguantan la corrosión y se conectan a un mecanismo independiente de filtración o bombeo. ¡Sin duda eficaces, sostenibles y fáciles de mantener!

Por otra parte, los colectores solares planos suponen una novedad y una gran ventaja frente a los paneles convencionales y es que su material impide el sobrecalentamiento. Además de ganar en eficiencia se gana ahorra energía.

Bombas e intercambiadores de calor

Esta solución es una de las más socorridas para conseguir un rápido calentamiento del vaso de la piscina.

Su funcionamiento aprovecha las calorías libres en el ambiente, por lo que convierte a los intercambiadores de calor en sistemas instalados tanto en piscinas exteriores como piscinas interiores.

Consejo: fíjate en aquellos que consigan minimizar el gasto energético sin sacrificar en el rendimiento de la instalación. Porque sí: ¡se puede tener todo con las bombas de calor en tu piscina!

Cubiertas

Los cobertores de piscina cumplen una doble función: mantener la temperatura natural de agua de una piscina exterior bañada por el sol y protegerla de suciedad externa. Tener una piscina cubierta con un cobertor también es útil para evitar caídas accidentales cuando la piscina se encuentra en desuso y están ampliamente recomendamos para mantener en perfectas condiciones la piscina sin tener que vaciarla en las épocas del año menos favorables para los chapuzones.

El mercado nos ofrece una amplia gama de opciones: cobertores enrollables, de verano, de invierno con tensores, con barras… Según el uso que le des a tu piscina y la forma que tenga, hay un cobertor que se adapta a la perfección.

Sin embargo, debes tener en cuenta un dato relevante: el cobertor no es la mejor solución si buscas incrementar varios grados el agua de tu piscina, ya que se trata de una opción para mantener la temperatura del agua obtenida naturalmente, no para inducir su calentamiento.

Sistemas para climatizar la piscina en interior

Las bombas de calor son los sistemas predilectos para la climatización de las piscinas que se encuentran en el interior de la casa.

Con una acción térmica muy superior a las calderas, las bombas de calor no generan un aumento de temperatura a través de la electricidad consumida, sino que su mecanismo se basa en la trasfusión del calor de un lugar a otro. Esto las hace idóneas tanto para calentar como para enfriar el agua de la piscina. Si queremos calor, la bomba lo traslada desde el exterior. Y lo mismo si queremos frío: el calor se elimina hacia el exterior.

Eso sí: quienes cuentan con una piscina en el interior, si bien cuentan con el lujo de poder disfrutar de grandes baños durante todo el año, deben tomar una precaución extra: evitar la condensación ambiental y los niveles extremos de humedad, teniendo en cuenta que estos vasos de piscina se ubican en lugares cerrados.

Además de pensar en una instalación con una buena ventilación, para climatizar la piscina en el interior, si queremos evitar las humedades en paredes y suelo de manera firme y constante, lo mejor es instalar deshumidificadores en el ambiente. Las consolas de deshumidificación, las centrales de deshumidificación o los deshumidificadores empotrados son algunas de las opciones que podrás colocar en función del tamaño de la piscina, del espacio disponible, de los materiales que rodean la piscina y de la ubicación del equipo de filtración.

Sigue leyendo: descubre nuestros artículos sobre cómo bajar el pH de tu piscina para que puedas disfrutar de ella todo el año y añade los accesorios de moda.