Bañera retro

Mantener la limpieza en casa siempre ha estado a la orden del día, pero desde el inicio de la pandemia, la tendencia a extremar la higiene se ha convertido en un deber de primera necesidad. Uno de los mayores focos de infecciones es el cuarto de baño, por lo que siempre hay que priorizar la limpieza en esta habitación. Con la llegada de la primavera es importante mantener la casa limpia, ya que la tendencia a acumular ácaros y polvo es mayor.

En general, el espacio del cuarto de baño suele ser reducido si tenemos en cuenta todos los productos que acumulamos en el: desde toallas y albornoces hasta lociones para la cara, productos del pelo, cepillos… etc. Por lo que es fundamental mantenerlo limpio en todo momento. Por ello te damos algunos consejos para limpiar el baño en profundidad.

Limpiar el lavabo del cuarto de baño

Aunque parezca una tarea sencilla, lo cierto es que limpiar el lavabo no es tan fácil como parece. En primer lugar, es necesario limpiarlo a diario, ya que suelen quedar restos de suciedad como pasta de dientes o maquillaje. Para una buena limpieza lo óptimo es comenzar por agua y jabón, recuerda siempre utilizar productos poco abrasivos o esponjas suaves, ya que de otra forma puedes rallar la porcelana.

El procedimiento básico requiere movimientos circulares con la esponja con jabón y aclarar con agua abundante. Pero a veces, aunque insistamos con el jabón, hay manchas que se resisten, para ello lo mejor es utilizar bicarbonato de sodio, lo ideal es aplicarlo directamente a la mancha.

Descubre estos productos perfectos para el baño

Limpiar el espejo del cuarto de baño

El espejo no solo te ofrece un claro reflejo de tu imagen, si no que es un elemento que evidencia la suciedad ya que es muy común que se manche al utilizar productos en el lavabo, e incluso alguna gota puede ensuciarlo, por tanto, es importante mantener el espejo del baño limpio, dará una sensación de limpieza general.

Para limpiar un espejo existen miles de productos especializados, pero hay un remedio casero que no falla: para ello necesitas crear una mezcla de agua, jabón y vinagre blanco o puedes utilizar limón en caso de no tener vinagre. Lo ideal es aplicar esta mezcla con un papel de periódico con movimientos uniformes. Para secarlo, lo más efectivo es utilizar un papel de periódico seco.

Limpiar los azulejos del baño

La mayoría de los cuartos de baño tienen las paredes y el suelo de azulejos, este material es un arma de doble filo, ya que se ensucia con mucha facilidad. Es necesario mantener una limpieza constante de los azulejos, ya que cada vez que nos duchamos se acumula humedad y esto provoca la aparición de moho.

La forma casera más practica de limpiar los azulejos es utilizar agua caliente con vinagre. Sabemos que el vinagre tiene muchos beneficios a la hora de limpiar, por tanto, es perfecto para este material, así puedes quitar las manchas de humedad o de jabón. Otro producto recomendable es el bicarbonato ya que tiene un gran poder desinfectante, aunque está mas indicado para limpiar los azulejos de la cocina, que suele acumular más grasa.  

Limpiar la mampara de ducha

Limpiar la mampara de la ducha es fundamental si quieres que tu baño tenga una imagen resplandeciente. Aunque nos duchemos con agua y jabón, la mampara acumula mucha cal, por tanto, da imagen de suciedad.

El remedio casero más efectivo para limpiar las mamparas es utilizar una mezcla de agua y vinagre blanco. Una vez tengamos la mezcla empapamos una esponja y limpiamos haciendo movimientos circulares, después lo aclaramos con agua. Quedará perfecto.

Aunque es importante realizar una limpieza en profundidad, nos ahorraremos mucho tiempo si disponemos de un limpiacristales, simplemente hay que pasarlo por la mampara después de cada ducha para eliminar los restos de jabón y gotas de agua que se acumulan.

Limpiar la bañera

Limpiar la bañera es una de las tareas mas tediosas a la hora de hacer limpieza en casa, ya que requiere estar en una posición muy incómoda. Pero es necesario mantener la higiene en lo que se refiere a la bañera, ya que el agua provoca humedad, restos de cal y moho. Además, a veces puede atascarse por diferentes sustancias como el pelo en el desagüe etc.…

Por ello te mostramos una opción muy sencilla con la que conseguirás una bañera reluciente. Simplemente tendrás que mezclar vinagre blanco con agua e introducir esa mezcla en la bañera (con el tapón puesto) una vez que tengas la mezcla coge una esponja y humedécela en el agua con vinagre y friega la bañera, sobre todo en las partes que se acumula más suciedad. Después siempre es recomendable dejar la mezcla en la bañera unos 15 minutos. Una vez pasado el tiempo, quita el tapón, aclara todo con agua ¡y listo!

Aun así, hay veces que las manchas no desaparecen porque son muy profundas o llevan mucho tiempo, para ello recomendamos limpiar con bicarbonato de sodio.

Limpiar el inodoro

Para la limpieza del retrete, lo más común es el uso de químicos como puede ser la lejía o el amoniaco, pero aun así muchas veces sigue quedando sarro en el interior de este. Para una limpieza en profundidad del inodoro existe un truco casero que ha resultado muy efectivo: bicarbonato de sodio y agua oxigenada.

El procedimiento consiste en mezclar estos dos elementos hasta crear una pasta, con un paño o una esponja fregamos las partes manchadas del inodoro y lo dejamos actuar unos 20 minutos para que haga efecto. Después se retira la mezcla con agua y podrás comprobar como vuelve el blanco original.