aire acondicionado

Cuando llega el verano, las temperaturas suben considerablemente. Estar en casa, si no contamos con aire acondicionado se puede volver casi un sufrimiento. Sobre todo, en algunas zonas donde el calor puede llegar hasta los 40 grados. Pero antes de que comiencen estas temperaturas infernales, toca limpiar el aire acondicionado.  

El mantenimiento del aire acondicionado es importante para su buen funcionamiento. Tanto antes como después del verano, debemos adecuar y limpiar el aire acondicionado ya que ha podido acumular mucha suciedad y bacterias. Te contamos cuáles son los pasos que debes seguir.  

Ventajas de limpiar el aire acondicionado 

Poner a punto el aire acondicionado es vital, y estas son algunas de sus ventajas:  

  • El aire que expulsa el aire es mucho más puro y fresco, ya que está libre de suciedad 
  • Mejora la eficiencia energética: enfría lo mismo, pero gasta menos energía y así pagamos menos en la factura de la luz.  
  • Se reduce la probabilidad de averías y por lo tanto el aparato nos durará más tiempo.  
  • Evitaremos los malos olores al encenderlo.  

¿Cada cuánto hay que limpiar el aire acondicionado? 

Lo más normal es limpiar el aire acondicionado antes y después de su uso prolongado, es decir al principio y al final del verano cada año. Aunque si nuestro aire acondicionado cuenta con bomba de calor, deberíamos limpiarlo también al empezar y terminar el invierno.  

Aunque la limpieza puede hacerla un profesional, es cierto que podemos llevarla a cabo nosotros mismos en casa. Por lo general, no debería llevarnos más de 30 minutos hacerla.  

Un consejo: si nuestra instalación de aire acondicionado tiene más de 5 kW de potencia, el mantenimiento tiene que realizarlo un profesional.  

Cómo limpiar el aire acondicionado en 30 minutos 

  1. Limpia los filtros del aire acondicionado 

La misión de los filtros es asegurar la calidad del aire que respiramos en casa. Para limpiar los filtros del aire acondicionado, debemos abrir la tapa del split inferior, sacar el portafiltros y pasar un paño o una aspiradora de mano suavemente. Si lo vemos demasiado sucio podemos sumergirlo en agua fría, pero nunca en caliente ya que podríamos dañarlo. En este caso, podemos ayudarnos de un cepillo con jabón antibacteriano y abundante agua.  

Luego, es importante que lo pongamos a secar en una zona donde no haya luz solar directa, ni cualquier otra fuente de calor. También debemos limpiar bien los tubos que se encuentran al final del split, justo detrás del filtro. Esto nos ayudará a eliminar más bacterias. Cuando todo esté seco, ya podríamos volver a colocarlo en su sitio.  

  1. Limpia el split interior 

Con un poco de agua y jabón, limpiamos el split interior, sobre todo profundizando en las rejillas donde más suciedad se acumula.  

  1. Comprueba la unidad exterior 

Aquí debemos verificar que tanto las entradas de aire como el tubo de desagüe no se encuentren obstruidas. También es conveniente limpiar con un cepillo o con aire a presión la batería de intercambio para su buen funcionamiento. Si queremos, este paso se lo podemos dejar a un profesional.  

  1. Examina el gas refrigerante 

Inspecciona la carga de gas refrigerante para comprobar que no hay pérdidas. Si tu aparato requiere de muchas cargas de gas durante el verano, significa que tiene alguna fuga. Si no sabemos cómo hacerlo, podemos también llamar a un profesional.  

  1. Usa el aire acondicionado de forma responsable 

La temperatura adecuada del aire acondicionado está alrededor de los 25 grados. No es recomendable cambiar constantemente la temperatura del aire, ya que producirá un aumento del consumo eléctrico. Tampoco lo dejes encendido durante toda la noche, ya que puede gastar más de la cuenta.  

Ahora que ya sabes cómo poner a punto el aire acondicionado, toca descubrir otros trucos para la casa. En Westwing, te enseñamos todo lo que debes saber para una casa cómoda, bien decorada y sobre todo con una limpieza impecable.  

¡Respira con aire fresco y relájate!