Las persianas son uno de los elementos de decoración indispensables en una casa. Ayudan a dar más privacidad, regulan la luz y refrescan la casa sin necesidad de contar con aire acondicionado. Pero es cierto que las persianas se ensucian muy rápido. Por eso, debemos ser constantes con su limpieza. Si te da pereza limpiar las persianas, te hemos traído algunos consejos de limpieza para hacerlo de manera rápida y profunda.

¿Cuál es la mejor fórmula para limpiar las persianas?

La mejor forma de limpiar las persianas es con agua y jabón. Luego podemos usar algunos elementos como la vaporeta para facilitar su limpieza y, sobre todo, ahorrar tiempo.

Para que limpiar las persianas no te lleve mucho tiempo, intenta ser constante y hacerla al menos una vez en semana. Además, a la hora de limpiar las persianas, es vital contar con todos los productos de limpieza adecuados cerca:

  • Un paño de microfibra.
  • Cepillo suave.
  • Jabón líquido.
  • Agua tibia.
  • Bicarbonato de sodio.

Es importante que antes de comenzar a limpiar las persianas, las cerremos, y sacudamos el polvo. Si no podemos cerrarlas por completo, al menos que sea lo máximo posible. Con la ayuda de un cepillo suave, comenzaremos posteriormente a eliminar el polvo de las persianas. Es importante hacer este pequeño gesto antes de aplicar cualquier producto.

Cómo limpiar las persianas con la vaporeta paso a paso

Ahora que ya tenemos las persianas libres de polvo, es el momento de hacer la limpieza de las persianas. La vaporeta es uno de nuestros métodos favoritos por su acabado, pero, sobre todo, por su rapidez. También sirve para limpiar las persianas por fuera. Podemos limpiar desde los cristales hasta estores enrollables, paneles japoneses, persianas venecianas y hasta cortinas. Además, esta opción es ecológica y acaba con el 100% de las bacterias y gérmenes.

  1. Después de haber retirado la suciedad de las persianas, aplica una vaporeta con vapor por toda la persiana.
  2. Una vez aplicado este proceso, retira con un paño húmedo la suciedad que haya podido quedar.
  3. Repite el mismo proceso tanto en el interior de la persiana como en el exterior.
  4. Cuando lo hayas hecho es el momento de secar y retirar toda la humedad de la persiana.
  5. Después, y cuando cerremos la persiana, iremos limpiando cada lámina poco a poco.
  6. Para secar y terminar la limpieza de la persiana, se utiliza un paño suave.
  7. Es importante que no olvidar de limpiar las correas.

Truco: para limpiar la persiana por fuera, en el caso de que no tengamos terraza o un hueco habilitado, la mejor solución es abrir el cajón de la persiana y extraerla.

Cómo limpiar cada tipo de persiana: de plástico, tela, madera…

Cada tipo de persiana requiere un tipo de limpieza específico. Aquí tienes las persianas mas comunes y su modo de limpieza:

  • Plástico: si son desmontables, lo ideal es llevar las persianas a la bañera y lavarlas en profundidad con un poco de agua tibia y jabón.
  • Tela: lo más cómodo es desenrollar la persiana y limpiar con mucha suavidad todas las láminas. Incluso, podemos usar una esponja suave.
  • Madera: si las persianas son de madera y se han ensuciado mucho, se puede usar una mezcla de agua y vinagre. Al ser de madera, se debe evitar cualquier producto químico que sea muy agresivo.
  • Aluminio: se limpian igual que las de plástico, lo único que hay que estar pendientes para evitar que, con el paso del tiempo, se oxiden.

Claves para limpiar las persianas exteriores

Son un elemento imprescindible en nuestras ventanas, ya que nos ayudan a controlar la entrada de luz y de sol al interior. En verano, especialmente, son muy útiles para mantener la casa más fresca.

A la hora de limpiar las persianas has de tener en cuenta el material del que están fabricadas. Las más habituales son de PVC, aunque también son bastante frecuentes las persianas de aluminio o de madera. En la mayoría de los casos solo necesitarás agua jabonosa para dejarlas impecables, aunque si están muy sucias (y esto suele ser bastante habitual) entonces se requieren otro tipo de productos y técnicas.

Cómo limpiar las persianas venecianas

Aunque es importante mantener limpias las persianas exteriores, lo es todavía más limpiar las venecianas. Este tipo de persianas de lamas orientables se colocan por la parte interior de las ventanas y, además de decorar, sustituyen a las cortinas a la hora de controlar la entrada de luz natural.

Si las tienes en alguna habitación de tu casa, ya sean de madera o de aluminio, sabrás que no resultan nada fáciles de limpiar. El polvo se acumula en ellas y es necesario ir repasando lama por lama. Aunque para este tipo de persianas podrías utilizar para cualquier limpiador jabonoso, suelen quedar perfectas con un producto natural: el vinagre blanco, mezclado con agua a partes iguales. Un trapo impregnado en esta solución te ayudará a dejar las lamas de las venecianas sin rastro de polvo y suciedad, sean del material que sean.

Cómo limpiar las persianas mallorquinas

Es una de las persianas más bonitas, pero más difíciles de limpiar. La persiana mallorquiana se recomienda limpiar con un trapo húmedo. Luego deberíamos pasar por cada balda el trapo y luego por una esponja con un poco de jabón. Tendremos que volver a pasar otro trapo para quitar el jabón y finalmente secarla.