piscina-mesa y banco y plantas

Nos encanta poder disfrutar de nuestra piscina en casa siempre que el tiempo lo permita. Pero, en muchas ocasiones, nos asaltan las dudas sobre cómo mantener la piscina tanto en los momentos en los que se encuentra en desuso como en los momentos de máxima actividad, en los que está expuesta a los agentes externos y a la suciedad. La buena noticia que te traemos desde Westwing es que el mantenimiento de piscinas es algo que puedes automatizar si conoces las claves para conseguirlo. Realmente son dos: una buena técnica de depuración y una buena técnica de conservación o vaciado. Lee los mejores consejos para que tú solo te encargues de lo importante: sumergirte y disfrutar.

Mantenimiento de piscinas: depuración para un agua siempre cristalina

¡Ay, cómo nos gusta esa apetecible agua cristalina que nos invita a zambullirnos de inmediato! Pero para ello es muy importante un buen mantenimiento de la piscina. Tener un pH adecuado en la piscina es fundamental. Pero antes debes saber cómo depurar el agua de tu piscina y conseguir que se mantenga siempre impoluta y libre de suciedad, hongos, virus y bacterias. En Westwing te desvelamos los trucos para que puedas nadar y vaciar tu mente sin preocuparte de nada más.

Depuración física de la piscina

Para hacer posible la depuración física de la piscina, la instalación previa debe contar con todos los elementos necesarios:

  • Un buen sistema de aspiración de agua y de retorno
  • Un motor o bomba para el reciclaje del agua (que proporciona al filtro el caudal necesario para que el agua circule y se limpie)
  • Un filtro de arena o vidrio
  • Elementos de aspiración

Para mantener el agua de la piscina en condiciones óptimas lo primero que debemos hacer es calendarizar la acción de nuestra bomba de piscina. También debes saber cuándo y cada cuántas horas vamos a ponerlo en marcha. El movimiento de este motor, que muchas veces lleva acoplado un prefiltro muy útil para atrapar los residuos de mayor tamaño, hace que el agua pase por el filtro que hayamos elegido, de arena de sílex, de diatomeas, de cartucho, de membrana o de vidrio, consiguiendo que una vez que lo atraviese el agua salga de nuevo, purificada.

Pero el trabajo de depuración física del agua no termina aquí: es imprescindible activar los elementos de aspiración de nuestra piscina. Para las capas de agua más superficiales, contamos con skimmer o rebosaderos que atrapan las bacterias, el polvo o la suciedad. Sin embargo, para el agua situada a mayor profundidad es necesario emplear un limpiafondos o robot. Este sistema de aspiración, junto con el sumidero de fondo, se encarga de recoger aquella suciedad que ha ido a parar al suelo de la piscina. Los impulsores completan el trabajo: acoplados al vaso de la piscina, tienen la misión de retornar el agua limpia una vez que ésta pasa por el filtro.

Depuración química de la piscina

Como avanzábamos, la depuración de la piscina tiene dos partes y no estaría completa si a todos los elementos de limpieza no le agregamos el tratamiento químico necesario para asegurarnos de que la composición del agua es ideal y cumple la normativa vigente.

La acción de tratamiento químico se sitúa en la salida del filtro y cierra así el ciclo de limpieza y desinfección del agua de la piscina. Es necesaria para la destrucción de posibles virus y bacterias y evita la proliferación de algas y otros elementos que nos interesa mantener muy alejados de nuestra piscina. Para ello, se emplea el cloro líquido, el sistema de desinfección más popular y económico, la electrolisis salina (un sistema más sostenible y más respetuoso con nuestra epidermis, mediante al cual la sal añadida al agua se transforma en cloro y retorna de nuevo en forma de sal), el ozono (con un gran poder de desinfección) y la limpieza ultravioleta (un sistema técnicamente muy avanzado y respetuoso con el medio ambiente).

Mantenimiento de piscinas: atención al vaciado

El vaciado es, sin duda, uno de los grandes errores que interfieren en el correcto mantenimiento de piscinas. Y es que, aunque se emplea a menudo cuando la piscina se encuentra en desuso en las estaciones de otoño e invierno, lo cierto es que muy pocas veces se hace verdaderamente necesario.

Por ello, lo primero que debemos saber del vaciado es cuándo aplicarlo y cuándo no. Si vivimos en un clima frío en el que, con mucha seguridad, no vamos a emplear nuestra piscina doméstica más allá de la época estival, mantener el agua de la piscina en buenas condiciones durante todo el año será mucho más sencillo que vaciarla. Para ello, nos puede ayudar una cubierta de piscina.

Esta opción es más recomendable que el vaciado por varios motivos. Mantiene la calidad del agua y su contaminación protegiéndola de suciedad externa, evita la proliferación de algas, hongos y bacterias, previene los terribles accidentes que una persona podría sufrir si cae en una piscina vacía y descubierta, contribuye a mantener el revestimiento de la piscina y el desgaste de los materiales y ayuda a mantener el peso adecuado en las piscinas desmontables, en las que el agua juega un papel fundamental para garantizar la estabilidad y consistencia.

Cuándo es necesario vaciar la piscina

Teniendo en cuenta lo comentado, vaciar la piscina es necesario en contadas ocasiones. Solo en los momentos en los que hay que realizar una reparación o bien cuando el agua está muy saturada (ya sea porque han pasado más de 5 años, porque no se han llevado a cabo los cuidados oportunos o porque se ha llenado demasiado como consecuencia de la lluvia).

Para ello, contamos con varias posibilidades para vaciar la piscina. Podemos hacerlo con:

  • Una depuradora de arena (algo que nos ayudará a evitar obstrucciones en las tuberías cuando el agua está muy sucia).
  • La propia bomba de la piscina (una buena opción para no desechar grandes cantidades de agua en la vía pública).
  • Una bomba sumergible externa (la opción ideal si pretendemos reutilizar el agua de nuestras piscinas para otras tareas).

Y es que elegir el proceso adecuado es fundamental, especialmente cuando contamos con piscinas de gran tamaño, con ello cumpliremos la normativa y nos ahorraremos posibles problemas.

¿Ya has anotado todo lo que necesitabas saber sobre el mantenimiento de piscinas? ¡Estupendo! Ahora ya puedes automatizar las tareas de depuración, conservación y limpieza y preparar el cóctel de bienvenida para los invitados a tu fiesta en la piscina. ¡Vaya lujo!

Sigue leyendo: descubre nuestros artículos sobre cómo climatizar tu piscina para que puedas disfrutar de ella todo el año y añade los accesorios de moda.

Si tu piscina está lista, ¡relájate y disfruta de ella!