Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Cajas organizadoras para el baño en colores oscuros

Tu baño (y de hecho, todos los espacios de la casa) debe cumplir una ley básica: tener a mano lo que más uses y en los lugares más inaccesibles o menos ergonómicos, lo que utilices puntualmente. Puede parecer demasiado obvio decir esto, pero fíjate en tu casa… seguro que hay espacios que no responden a esta regla de oro, y el baño suele ser uno de ellos. 
Teniendo esta premisa clara, vamos al segundo paso: organizar las estanterías del baño para que todo lo que necesitamos a mano esté realmente ordenado, sea práctico cogerlo y, sobre todo, no se nos desordene enseguida.     

Trucos que te mantienen el orden  

¿Tienes un armario para el baño con estanterías interiores desaprovechadas? Lo ideal es calcular los espacios disponibles entre baldas en función de lo que guardes en ellas. Es decir, la estantería para los geles y productos de belleza deberá tener más espacio a lo alto que la que albergue el secador y los cepillos, por ejemplo. Lógico, ¿no?  

De acuerdo, pues distribuidas bien las baldas por alturas necesarias, vamos ahora a ordenar cada una de ellas para poder acceder con facilidad a todo lo que guardes, incluso lo que queda en el fondo del armario, sin desordenar el resto. Las cajitas o cestas bajas y alargadas ayudan a hacer conjuntos de productos por tipo (productos faciales, para las uñas, de afeitado…). Si tienen asas, mucho mejor, porque te permitirán coger el cestito que necesites en cada momento con más facilidad. Y otra idea: etiquétalas para indicar qué contienen y ayudarte a encontrar lo que buscas a la primera. 

Complementos que te ayudan a mantener el orden 

• Cestos de fibras: pueden servir para guardar el papel higiénico o los productos de baño de recambio, por ejemplo. No ver pilas de productos y ver una sola cesta en su lugar es una buena estrategia para ver el baño siempre en orden. Y son muy decorativos. 

• Bandejas y pequeñas cajas: te irán genial para organizar las estanterías del baño y agrupar los productos por tipo y no tener una maraña de elementos sueltos en las baldas. Son soluciones especialmente útiles con objetos pequeños.  

• Cestos rígidos de tela: ideales para las toallas, que así no cogen olores ni humedades. Dóblalas enrolladas y te cabrán muchas más. 

•Botes i botellas iguales: no solo para guardar los algodones desmaquillantes o los bastoncillos. También para el jabón o el champú que utilizas a diario. Estos están a la vista en el estante de la ducha. Cambia el contenido en botellas transparentes iguales y verás cómo el espacio se vea mucho más ordenado (y bonito) que si mantienes estos productos en sus envases originales de plástico y colores diferentes. 

• Separadores de libros: como lo lees. Pueden servir para hacer pilas de toallas enrolladas separadas entre sí en una estantería y que no se caigan cuando coges una.  

• Cajoneras pequeñas para colocar sobre el estante: ayudan a aguardar cosas pequeñas como lápices de ojos, barras de labios, etc. 

• Estantes puente: para optimizar el espacio entre baldas fijas dentro de un armario.   

Trucos para organizar por tamaños:

Cuestión de materiales y colores  

Si todos los accesorios para ordenar estantes los eliges del mismo tipo de material o color, o combinando dos materiales o colores como mucho, conseguirás que todas tus estanterías, tanto las exteriores como las de dentro de los armarios, se vean mucho más bonitas y visualmente mejor organizadas que si son productos muy diferentes entre sí, que provocarán caos visual. 

Si puedes, pon un mueble con cajones en tu vida 

Hemos hablado de organizar las estanterías en el baño, pero lo ideal para mantener el orden visual perfecto es acompañarlas de muebles con cajones de extracción total. Son una muy buena solución porque, al salir completamente, te permiten encontrar lo que buscas con un simple vistazo y no te obligan a agacharte, estirarte o hacer gestos forzados. Además, los cajones ayudan, con sus líneas rectas y sus frentes cerrados, a que el espacio se perciba más ordenado, y por otro lado, protegen los productos del polvo y de la humedad. Los muebles con cajones más prácticos son los que cuentan con un gavetero como último cajón. Los gaveteros de 30 cm de alto, por ejemplo, permiten guardar botes grandes de jabón de pie.  

Y otra regla de oro que debes mantener en el baño: no acumules. Esas muestras que te dan cuando compras un producto, ese bote de más que compras por si se termina el que tienes (y está justo acabado de abrir), esos 20 cepillos que sirven exactamente para lo mismo… Tira (o regala) lo que muy probablemente se vaya a quedar en el estante acumulando polvo. Te quita espacio para lo que de verdad utilizas y te da mucho más trabajo a la hora de limpiar el baño.