Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Rastrillo con vajilla de porcelana china blanca y azul

Hay momentos en la vida en que puedes tener en tus manos muebles de segunda mano para poder vender: una mudanza, una herencia o simplemente un cambio de decoración. Vender muebles usados es una buena opción para recuperar parte del dinero que te costaron tus antiguos muebles y así conseguir que los nuevos te salgan más económicos. Pero no es una buena opción solo por este motivo evidente. Vender muebles usados también nos permite ser más respetuosos con el medio ambiente porque reciclamos y reutilizamos dando una nueva vida a muebles que, de otro modo, quizás hubieran acabado en un vertedero.

Reutilizar es de moda. ¡Aprovecha!

Los muebles antiguos siempre han tenido valor pero no tanto las piezas de las últimas décadas. Sin embargo, hoy en día, una pieza que hable de tiempos recientes puede tener muchos fans. Los muebles de segunda mano de los años 50, 60, 70 y 80 son verdaderos tesoros para muchos de nosotros. Y es que el estilo Mid Century y el toque retro y vintage siguen siendo máxima tendencia.

Vender en tiendas especializadas

Anticuarios, mercadillos, desembalajes, tiendas especializadas en muebles y complementos vintage… Puedes vender muebles usados a distintos comercios, pero debes saber previamente qué les estás vendiendo exactamente para no perder en la transacción. Lo recomendable es hacer una búsqueda por internet de piezas como la tuya que estén a la venta. Te podrás hacer una idea de qué precio tienen en función de su estado de conservación, y podrás tasar tu mueble lo más acertadamente posible. ¡Muy importante! Puede que le tengas un cariño enorme a la pieza pero siempre debes tener en cuenta que el valor sentimental no cuenta para un comprador; cuenta el tipo de pieza, su antigüedad, el material y el estado en el que se encuentre.

7 trucos para vender tus muebles usados por internet

Una de las opciones más fáciles para vender muebles usados es hacerlo por internet. Publicitas tus piezas en cualquiera de las plataformas que existen para este tipo de ventas y esperas tener suerte y que vayan a buscarte la pieza a casa. Utiliza páginas web dedicadas a las ventas de segunda mano o bien apps. No lo hagas en cualquier plataforma. No vas a vender un tejano cualquiera, vas a vender una pieza que puede tener su valor tanto económico como emocional. Busca las apps, redes sociales o páginas web más consolidadas y con credibilidad (Wallapop, Vibbo, eBay, Facebook Marketplace, etc). Eso sí, para vender por internet no todo vale. Es muy importante seguir estos 7 pasos:

  1. Límpia bien el mueble. Saca bien el polvo y repásalo con un trapo humedecido con agua para luego secarlo.
  2. Haz una búsqueda por las apps, webs y redes sociales que conozcas, y haz un estudio del estado de conservación y el precio de venta de otras piezas similares a la tuya. Solo así podrás vender tu mueble de segunda mano a un precio adecuado y competitivo.
  3. Revisa bien tu mueble y mira si puedes hacer pequeños arreglos con coste 0 para venderlos un poco mejor, o bien lista todos aquellos desperfectos que tengan tus muebles usados y que pueden afectar al precio final. No engañar es primordial para conseguir una venta.
  4. Hazle una buena foto. No hagas la foto en cualquier lugar. Busca un espacio bien iluminado, si puede ser con luz natural porque aporta claridad y calidez, algo que resulta muy atractivo a la vista. Intenta que la pieza no “compita” con otras en la foto, es decir, que nada le robe el protagonismo. Puedes poner algún detalle acompañándola pero piensa siempre en la máxima de Mies van der Rohe: menos es más. Y por supuesto, asegúrate de que la foto está enfocada; parece una tontería pero no lo es en absoluto.
  5. Sé muy claro con la descripción de la pieza. Detalla el material, la época, los posibles desperfectos (en caso de haberlos) y, muy importante, las medidas.
  6. Contesta siempre todas las preguntas que recibas de forma respetuosa. Te hará ganar likes.
  7. Y completa tus ventas con un obsequio. Quizás tengas, entre todos los muebles de segunda mano de que dispones para vender, algún jarroncito, alguna cajita o alguna taza desparejada para regalar. Si la pieza que vendes tiene su precio y te cuesta venderla, considera ofrecerla con uno de estos objetos como obsequio.