Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

taza de café espresso

Para empezar, un estiloso y discreto antipasti, como plato principal, un risotto de hongos porcini y, como postre, una panna cotta con fruta frescas. ¿Y qué viene después? ¡Un café espresso, fresco y fragante, por supuesto! Así es como se concibe la comida italiana perfecta.

Pero, ¿por qué solo darse el gusto de vez en cuando? ¡Incluso en tu casa puedes disfrutar de un espresso maravilloso, con aroma, sabor y crema al punto!

Como la preparación del espresso es un arte, hay varias cosas que hay que tener en cuenta. Además de elegir los granos y una molienda de café idóneos, necesitarás la máquina adecuada.

El espresso es, sin duda, un café dirigido a todos aquellos que disfrutan saboreando un buen café y, además, es supersencillo de conseguir. Sigue leyendo y descubre cómo preparar un delicioso espresso.

 ¿Qué es un café espresso?

La palabra “espresso” significa ‘rápido’ en italiano. Por lo tanto, para preparar este tipo de café la condición número uno es la rapidez de su preparación. Además, debe cumplir dos aspectos básicos adicionales: que haya sido preparado con una máquina con una bomba de gran presión de agua y que tenga una longitud de entre 25 y 40 ml. Con una maquina de café para elaborar espresso el agua pasa rápidamente y con una gran presión a través del café molido adquiriendo este una gran intensidad de sabor y aroma y, a su vez, dotándolo de una fina capa de crema en la superficie.

Café Espresso

Claves para conseguir un delicioso café espresso

  1. El grano marca la diferencia

    Decántate por un grano de café de la variedad arábica para conseguir una experiencia sensorial más enriquecedora, o bien opta por combinar la variedad arábica (un 75%) con la robusta (un 25%) para un café espresso en su punto.

    El tueste de los granos debe ser prolongado para obtener un café con un sabor más intenso y con más aromas. Además, en algunos casos, gracias a ese proceso de tueste más largo, la concentración de ácido del café puede disminuir.

    Los granos deberán molerse muy finamente para asegurarse que el sabor del café se disuelve bien al pasar el agua con una gran presión en un corto espacio de tiempo. Esta finura evita, además, la formación excesiva de espuma y la liberación de sustancias amargas en el café. Para preparar un espresso necesitaremos unos 7 gramos de café molido.

  2. Café bajo presión

    A diferencia de un café al uso, para preparar un espresso, el agua caliente es presionada a través del polvo fino de café durante tan solo unos instantes. El resultado es un líquido concentrado con más aroma y sabor, pero con menos cafeína y menos acidez con respecto a un café largo. En consecuencia, el café es más digerible.

  3. Método de preparación

    Muchas cafeteras totalmente automáticas pueden cocinar el espresso por sí solas. Sin embargo, los profesionales prefieren utilizar, por ejemplo, una cafetera espresso manual de pistón para preparar este café tan especial. Con esta máquina, muchos factores pueden ser determinados por ti mismo. Porque el espresso sólo se convierte en un gran placer cuando está bien preparado.

La máquina perfecta para hacer un café espresso

Para preparar un café espresso necesitaremos una máquina de café con una gran presión de agua. A continuación, te describimos las más populares que hay a día de hoy en el mercado:

  • Máquina superautomática con molinillo: café a partir del grano

En este tipo de máquina se deberá llenar el depósito de agua e introducir directamente los granos de café en el molinillo. La maquina los muele, consiguiendo así un café molido fresco, que posteriormente se utiliza para preparar el espresso de manera automática. Suelen ser las más caras, pero la inversión en la máquina se compensa con el precio final del café. Mientras que una cápsula de café puede rondar los 30 céntimos, un café elaborado con una superautomática a partir del grano puede costar tan solo 1 céntimo. Además, ofrecen otra ventaja nada desdeñable: la frescura de un café recién molido.

  • Máquina de brazo, la típica de bar: café a partir de café molido

En este tipo de máquina deberás rellenar el deposito con agua, meter el café ya molido en el brazo con el filtro y activar el botón de encendido para preparar el espresso. En cuanto al precio, es una opción intermedia si tenemos en cuenta el precio de la máquina y al precio final del café. En algunos bares se instala un molinillo aparte para moler el café, que posteriormente se introducirá en la máquina de brazo

  • Cafetera de cápsulas: café a partir de cápsulas de café

Es la opción más cómoda y rápida del mercado para preparar un café espresso. La cafetera de cápsulas fue inventada a finales de los 80 por Nestlé bajo la marca Nespresso. En la actualidad existen múltiples marcas que fabrican este tipo de cafeteras, aunque Nespresso sigue siendo una de las más populares. En este tipo de cafetera tan solo debemos introducir la cápsula, asegurarnos de que hay agua en el depósito y activar la cafetera para preparar automáticamente el espresso. Con la cafetera de cápsulas nos aseguramos que el espresso quede en su punto, gracias a la alta calidad del café que suele introducirse en la cápsula (con un buen equilibrio de las mezclas, del tueste y del molido) y a la combinación perfecta de agua, café y presión que ofrece esta cafetera. Son las más populares en los hogares por su practicidad.

Así que ya sabes, elige la máquina que mejor se adapte a tu estilo de vida o al control que quieras tener sobre la preparación de tu espresso, opta por una marca y un grano de café que satisfagan tus gustos y ¡disfruta de un delicioso café espresso en casa!

Las recetas más sabrosas para un café espresso

El café pequeño se suele tomar después de la comida acompañado con algo dulce. Por eso, los postres son especialmente adecuados en combinación con un café espresso. ¿Qué tal un delicioso tiramisú casero con tu café?

¿No quieres tomar siempre un espresso básico? También puedes dar sabor a tu café con algunos trucos. Para los días calurosos de verano, por ejemplo, añade una bola de helado de vainilla con tu espresso. Simplemente pon el helado en la taza y echa el café sobre él. ¡Listo!

Para la versión de moda puedes hacer tu propio café espresso tonic. Todo lo que necesitas son tres ingredientes: 150 ml de agua tónica, cubitos de hielo y un espresso. Llena un vaso con tónica y cubitos de hielo y añade el café. Estás listo para disfrutar de la bebida tan de moda.

¿La receta de tu elección está lista y todavía estás buscando platos de servir con estilo? Hemos reunido una selección de tazas y juegos de café espresso con estilo para ti.