Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Salón con árbol de Navidad, sofá beige y regalos

Los Reyes Magos hace días que han pasado y empieza el momento de ir guardando todos los adornos de Navidad. Aunque este momento nos da un poco de tristeza porque significa que la época navideña ha finalizado, es el momento de hacer limpieza y poner orden en casa

La solución para que este momento no se te haga cuesta arriba es organizarlo lo mejor posible. En Westwing, te enseñamos todos los trucos que necesitas para organizar y almacenar los adornos navideños de forma rápida y práctica.

Cómo mantener la casa limpia y ordenada tras la Navidad

Lo primero que debemos hacer para organizar toda la decoración de Navidad, es tener tiempo. Busca una tarde libre, o el típico domingo que no tienes nada que hacer para ordenar todo. De esta forma, si estás en calma y tienes tiempo, hasta disfrutarás del momento de guardar todo hasta el año que viene.

Otro aspecto importante antes de empezar a ordenar todo es buscar ayuda. A todo el mundo le encanta montar el árbol y decorar la casa, pero cuando se trata de recoger, hay mucho experto en el arte del escaqueo. Anímalos a que te acompañen. Pon una música que os guste de fondo, una merienda que os dé energía ¡y a por ello! 

¡Hora de hacer limpieza!

Una vez ya tengas el día claro para hacer la limpieza, toca empezar a dividir. Lo más recomendable es ir recogiendo por categorías y zonas de la casa.

Adornos y árbol, ¡hasta el año que viene!

Cuando empieces a quitar los elementos decorativos, te aconsejamos que comiences por el árbol. En caso de que sea sintético, para que ocupe el mínimo espacio, asegúrate de doblar bien las ramas y cerrarlo al máximo presionando las ramas con un cordel. Lo ideal es meterlo en una caja de cartón de su tamaño, para que transpire mejor. En caso de no tenerla, una bolsa de tela sería un buen sustituto. Y para evitar humedades que puedan estropearlo, pon dentro una bolsita de sílice, ¡lo protegerás!

En cuanto a los adornos, al ser más pequeños se pueden guardar cómodamente en cajas. Aún así, te recomendamos seguir algunos de estos consejos:

  • Guirnaldas de luz: no se enredan si coges un trozo de cartón delgado o un tubo de cartón de papel higiénico o de papel de cocina y las enrollas a su alrededor. Ten en cuenta dejar el enchufe a la vista para poder probarlo el año que viene antes de desenrollar la guirnalda y comprobar así si funciona o se ha fundido con el paso del tiempo.
  • Adornos: no los guardes todos juntos. Suelen ser de distintos materiales e incluso colores. Agrupa los adornos por estilos en bolsas de tela para que aguanten en perfecto estado hasta la próxima Navidad. Luego, pon todas las bolsas en una caja bien etiquetada para que el año que viene sepas qué guardas ahí exactamente. ¡Y otro truco! En vez de bolsas, puedes utilizar también hueveras de cartón. En cada hueco, puedes poner un adorno, así, quedarán seguros y protegidos.
  • Bolas delicadas: si son de cristal y pueden romperse es mejor que uses las hueveras o papel de burbuja. Así las bolas estarán mucho más seguras y protegidas.

¿Y cómo guardamos el pesebre?  

Si las figuras del pesebre son delicadas, puedes optar por dos fórmulas: 

  1. Envolverlas en papel de burbujas y meterlas en una caja.
  2. Meterlas en una caja llena de serrín. Si las hundes un poco separadas entre sí, evitarás que choquen y puedan recibir golpes si se mueve la caja. 

Escojas el truco que escojas, asegúrate de sacarles bien el polvo antes y de etiquetar la caja para saber qué figuras hay dentro. Puedes meterlas todas juntas en la misma caja o tener pequeñas cajas dentro de una más grande para separar los distintos grupos de figuras. 

Velas y coronas de Adviento  

  • Velas: si quieres encontrarlas el año que viene en perfecto estado, guárdalas en una caja tumbadas para que mantengan su forma, y sobre todo que sea en un espacio fresco y oscuro para que el calor no las pueda deformar.
  • Coronas: para que no se estropeen, lo ideal es guardarlas en vertical. Introduce las coronas en una bolsa de tela y cuelga en una percha dentro de un armario. Así, no perderán su forma original.

Textiles: manteles, servilletas…

La mantelería suele ser bastante delicada, y si no la usamos con el paso del tiempo pueden aparecer manchas. El secreto para que se conserven en buen estado hasta el siguiente año, es guardarlas en bolsas de tela en un cajón siempre que sea un espacio fresco y oscuro.

Un consejo: si te aparecen manchas en los manteles al año siguiente, primero es aconsejable lavar los textiles a mano con detergente suave. Luego, podemos introducirlos en la lavadora en un lavado corto y sin centrifugado para que no se estropeen. Igualmente, debemos atender a las recomendaciones de lavado del fabricante.

Limpieza en profundidad: salón, cocina, dormitorios…

Salón

Ahora que hemos guardado todos los elementos decorativos de la Navidad, es un buen momento para hacer una limpieza en el salón. Sobre todo, en la zona del salón es donde más se concentran los elementos decorativos que añadimos a la Navidad. Además, si durante las navidades han pasado muchos invitados, es mejor que limpies todo desde el suelo hasta los sofás. Aprovecha este momento para hacer una limpieza profunda al salón por debajo de los sofás, las mesas de centro, los muebles de la televisión…Lo ideal es pasar el robot o aspiradora y luego fregar el suelo varias veces para que todo quede impoluto.

Otro de los elementos de la casa que podemos aprovechar para limpiar son las ventanas. Limpia en profundidad los cristales para que vuelvan a brillar en casa.

Cocina: limpieza de nevera y horno

Aprovecha la jornada de limpieza para hacer una inspección a la nevera. Seguro que guardas dulces, o alimentos de comidas o cenas pasadas. Ahora que se han acabado las navidades es el momento de volver a llevar una dieta equilibrada y liberarnos de los excesos de las comidas familiares.

Para que la limpieza sea mucho más efectiva, saca todo de la nevera y desinfecta el interior. Mezcla agua con vinagre para que se eliminen todas las bacterias posibles. Luego, vete comprobando fecha y estado de cada alimento para que la nevera esté como nueva.

Además de la nevera, también podemos limpiar el horno. Después de tantos eventos navideños, seguro que no hemos tenido tiempo de hacer una buena limpieza. Un buen truco es mezclar agua con bicarbonato y aplicar en el interior dejando que actúe unas 24 horas. Al día siguiente retiramos con un paño y agua caliente, ¡y listo! Si la grasa se resiste podemos recurrir a un multiusos específico para horno. Aún así, es importante que después de cada comida que hagamos en el horno lo limpiemos bien para evitar que la grasa quede incrustada más tiempo.

Dormitorios

Durante la Navidad solemos recibir algún regalo especial ya sea por parte de nuestros familiares, o amigos. Por eso, esta época del año es un buen momento para ordenar nuestros armarios y aplicar el método KonMari. Si entran nuevas prendas debemos hacer salir a otras. De esta forma, tendremos mucho más espacio en el armario y aprenderemos a valorar lo que tenemos.

La limpieza después de Navidad, requiere de tiempo, pero es posible hacerla de forma eficiente. Apunta bien los consejos que te hemos dado en Westwing, y si te has quedado con más ganas de Navidad puedes leer algunos de nuestros artículos llenos de inspiración e ideas que te servirán para la próxima temporada.

Nuestros productos recomendados para organizar tus adornos navideños