Lápiz

Lápiz

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Lápiz:la guía Westwing

Hoy en día con todos los aparatos electrónicos que tenemos al alcance de la mano podemos llegar a olvidarnos de productos tan sencillos como los lápices o los bolígrafos. Ya estamos acostumbrados a anotar  la lista de la compra en el teléfono móvil o incluso despertarnos cada mañana con su alarma en vez de la del despertador.

En Westwing nos gustan las nuevas tecnologías y nos encantan los aparatos electrónicos como ordenadores portátiles o electrodomésticos que nos hacen el día a día más cómodo y fácil. Sin embargo, de vez en cuando nos gusta contar con máquinas de escribir o teléfonos antiguos que nos transportan a otras épocas.

Historia del lápiz

Todos sabemos lo que es un lápiz porque nos hemos pasado la infancia dibujando y escribiendo con ellos hasta que, al hacernos más mayores, lo cambiamos por el bolígrafo. No obstante no mucha gente conoce el origen del lápiz. El lápiz tal y como lo conocemos hoy en día nació en la primera mitad del siglo XVI gracias al descubrimiento del grafito en Inglaterra. Se descubrió que el grafito del lápiz dejaba una marca muy clara en las hojas de papel pero, a su vez, se podía borrar fácilmente con migas de pan.

El primer lápiz que se comenzó a comercializar fue inventado en el siglo XVIII por Kaspar Faber, un ebanista de la ciudad alemana de Núremberg. Posteriormente, un miembro de la familia Faber se casó con un miembro de la familia Castell y de ahí nació la conocida marca de lápices Faber-Castell.

Tipos de lápiz

Existen una serie de lápices entre los que podemos elegir dependiendo de para qué los queramos utilizar. A continuación te presentamos los modelos de lápiz más comunes:

  • Portaminas: aunque técnicamente no se trate de un lápiz, se puede considerar como una especie de lápiz mecánico que deja salir el grafito poco a poco pulsando un botón.
  • Lápices de colores: cuando éramos niños había diferentes productos que podíamos usar para colorear y los usábamos dependiendo de la edad. Las pinturas de la marca Plastidecor eran para los más pequeños, mientras que los mayores utilizaban los lápices de colores de la marca Alpino.
  • Lápiz de carpintero: otro de los lápices más conocidos es el lápiz de carpintero que se caracteriza por su forma plana y rectangular.

Graduación del lápiz

Puede que no nos hayamos fijado con detenimiento pero todos los lápices llevan escrita una combinación de números y letras que hacen referencia a su dureza u oscuridad. Cuanto más duro sea el lápiz, más claro será el trazo que deje en el papel y viceversa.

Las denominaciones de los lápices tienen dos letras: la H, que corresponde a la palabra hard, duro en inglés, y la B, referido a black, negro. Junto a las letras también pueden aparecer números del dos al nueve en el lápiz, que se hacen referencia al grado de dureza del mismo. Un lápiz 2B es un lápiz suave, mientras que un lápiz 8B es mucho más suave y, por lo tanto, más oscuro. Normalmente nos basta con utilizar un lápiz HB para nuestro día a día. Sin embargo, las personas a las que les gusta dibujar y hacer retratos suelen decantarse por un lápiz 2B o 2H para realizar las sombras y perfilar los detalles.

Próximas campañas