Lavabos vintage

Lavabos vintage

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Lavabos vintage:la guía Westwing

Los lavabos vintage son poco menos que una pieza de coleccionismo. Dependiendo de su estética, podríamos mirarlos horas y horas como si fuesen obras de arte. Los lavabos vintage aceptan múltiples formas de colocación en nuestro baño para darle un toque de distinción y clase.

Los lavabos vintage no se pueden definir a costa de un sólo material, si no que sus conjuntos, se basan en mezclas de materiales que cumplen perfectamente su función: decorar y ser útiles. Regístrate en Westwing y sigue nuestros consejos de decoración, ¡no se te van a resistir los lavabos vintage!

Lavabos vintage: la vuelta de lo clásico

Los lavabos vintage vienen determinados por un estilo vintage o clásico que tuvo su apogeo durante el siglo XVIII. Se caracteriza por su exquisito gusto por buenos materiales, por formas que a veces no pasan demasiado desapercibidas y por el uso de colores como el color oro.

Los lavabos vintage tienen formas redondeadas, suaves, muchas veces irregulares, capaces de soportar accesorios ornamentales que no hacen más que realzar su condición de muebles sofisticados.

Los colores generalmente más empleados para los lavabos vintage son los colores blancos y su combinación con pequeños detalles de color oro, lo que le dará una luz especial y recordará una vez más, que estamos ante un mueble con historia y estilo.

Lavabos vintage con personalidad

Los lavabos vintage tienen una ventaja y es que podemos hacer múltiples combinaciones de estructuras y materiales para ajustarnos al diseño que más nos guste. Nosotros te vamos ayudar a orientarte para que tengas diferentes ideas de decoración:

  • Lavabos sobre un mueble de madera oscura: un mueble cuadrado chueco por dentro, con espacios disponibles para guardar objetos decorativos. Si el lavabo es de color blanco, vamos a tener un contraste muy estiloso.
  • Lavabos vintage agarrados a la pared y a un pequeño soporte metálico: una vuelta a los años 50, con toda la elegancia y buen gusto que ello conlleva.
  • Lavabo vintage entero de cerámica: con formas sinuosas y atractivas, se puede convertir en un mueble que dure siglos.