¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Lavavajillas:la guía Westwing

Después de una comida familiar no nos apetece fregar los platos, los cubiertos y todos los utensilios de cocina que hemos utilizado para preparar nuestra comida casera para nuestros invitados. Sin embargo, esta ardua tarea resulta mucho más fácil si disponemos de un lavavajillas. Este electrodoméstico y muchos otros como la lavadora, la nevera o la aspiradora, nos facilitan las tareas domésticas cada día. En Westwing le ofrecemos la mejor selección de electrodomésticos que le permitan agilizar los quehaceres de la casa, para que tenga más tiempo libre para dedicarse a lo que más le interesa. Además, si cuenta con un jardín en su hogar, podrá disfrutar al aire libre jugando con sus hijos en los columpios o en las camas elásticas que también le ofrecemos en nuestra web. ¡Olvídese de lavar los platos y aproveche el tiempo para practicar un hobby o leer un libro!

 

Qué tener en cuenta para elegir un lavavajillas

Existen algunos aspectos que debemos considerar a la hora de comprar un lavavajillas, ya que gastarnos más dinero en él no implica que la calidad del electrodoméstico vaya a ser mejor.

Ubicación: lo primero sobre lo que debemos reflexionar es el lugar donde vamos a colocar nuestro lavavajillas. Este electrodoméstico necesita una toma de agua para poder funcionar, así que si no contamos con una deberíamos habilitarla. Dependiendo de la ubicación existen diferentes tipos de lavavajillas: los independientes; los integrables, que se meten dentro de armarios u otros muebles y los que vienen con fregadero incorporado.

Uso: dependiendo del uso que le demos a nuestro lavavajillas deberemos optar por una opción u otra. En el caso de que seamos muchos en la familia o hagamos más comidas en casa que fuera de casa, deberíamos elegir un electrodoméstico de grandes dimensiones. En el caso contrario, o si solo vivimos con nuestra pareja puede que nos baste con un lavavajillas más pequeño.

Ventajas del lavavajillas a la hora de ahorrar

Por mucho que se diga que lavando los platos a mano se ahorra más agua, si utilizamos de manera eficiente el lavavajillas el consumo es menor. Estas son algunas de sus ventajas:

Etiqueta energética: al igual que otros electrodomésticos, los lavavajillas también incluyen la etiqueta de eficiencia energética con letras de la A a la G dependiendo del consumo. La A implica que el lavavajillas es más eficiente que la G.

Opción de media carga: algunos lavavajillas tienen la opción de media carga que ahorra el 30% de agua y energía frente a la carga completa. Sin embargo, es recomendable esperar hasta que el lavavajillas esté lleno.

Temperatura del agua: a mayor temperatura, mayor consumo por lo que si nuestro lavavajillas tiene esta opción es mejor usarlo a una temperatura más baja.

Próximas campañas