Libros

Libros

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Libros:la guía Westwing

Los libros son la base de nuestra cultura y también de nuestro entretenimiento. Estos valiosísimos objetos están siendo reemplazados cada vez más por dispositivos digitales, Tablets, eBooks y otros dispositivos. Aunque lo cierto es que los amantes del libro clásico aman también las sensaciones que proporciona un libro físico, en papel. ¡Una cosa no quita la otra!

Para muchas personas la biblioteca de casa es un elemento esencial, es como un museo dónde exponer las colecciones de sus libros favoritos.

Al mismo tiempo son bonitos, decoran la habitación y permiten organizar y compartir las lecturas preferidas de cada uno. Leer libros es muy divertido, el ambiente que los rodea es especial, desde crear un orden en la biblioteca hasta elegir la temática que queramos disfrutar hoy. Podemos reír, llorar, sentir miedo o alegría, o todo a la vez. Los libros son mágicos, nos enseñan y nos divierten, y en la habitación son objetos elegantes que demuestran cultura.

La larga historia de los libros

Desde los orígenes de la escritura el ser humano ha compartido todo el conocimiento en los libros para preservarlo con las actuales y futuras generaciones. Históricamente, como se ha descubierto, ya en el antiguo Egipto se escribieron pergaminos que datan de 3.000 años antes de Cristo. Desde entonces, todo tipo de civilizaciones han compartido sus conocimientos por escrito, los libros se convirtieron ya en algo tan popular que empezaron a utilizarse también con otros fines más artísticos.

Siguiendo el curso de la historia, descubrimos que tanto en la antigua Grecia como en Roma los rollos de papel fueron sustituidos gradualmente por los Codex. En latín “codex” significa “códice”, y se trata de libros muy antiguos, compuestos por páginas o cuadernos cosidos de forma que quedan unidos, muy similar a los posteriores libros de papel. Los codex fueron el libro que utilizó la humanidad hasta la Edad Media, cuando finalmente nació el libro tal y como lo conocemos hoy.

Con el desarrollo del papel allá por el siglo XIV empezó a crearse el nuevo concepto de los libros. El papel era mucho más barato de fabricar que los pergaminos y por ello fue desplazando gradualmente a todas las demás formas de escritura de la época. Hasta entonces los libros eran muy caros, eran lujos principalmente reservados para el clero y la nobleza.

Posteriormente, y gracias a Johanes Gutenberg, se inventó la imprenta, que utilizaba el papel como materia prima, y con ello pudo multiplicar el número de ejemplares manteniendo su bajo coste. Esto sucedía ya en 1.450 y supuso el “boom”, un éxito tan grande que llega hasta la actualidad. Como detalle, apuntar que se le añadieron tapas a estos papeles impresos, e inicialmente se fabricaban con la madera de haya que obtenían de los bosques.

Libros – sus diferentes contenidos

Desde sus inicios hasta la actualidad los libros han abarcado un incontable número de temas. Solamente enfocándonos en lo más básico podemos categorizar los libros en libros de ciencia ficción o no, libros para niños o libros para mayores.

En los libros que no son de ficción podemos encontrar libros de texto, desde diccionarios, libros de historia, todo tipo de ciencias, bibliografías y todo tipo de libros de referencia. Mientras que los libros de ficción pretenden entretenernos o enseñarnos cosas mediante historias inventadas que reflejan los pensamientos o conocimientos de su autor: poesía, novela y cuentos de todo tipo, e incluso cómics.

Los libros en diferentes formas

En la actualidad, podemos encontrar los libros en otras variantes además del libro de papel. Además de las encuadernaciones que tienen una gran variedad de materiales para ofrecer una gran variedad de formatos y diferentes tipos de diseño para las tapas, existen también los libros electrónicos y los audiolibros.

LibrosVolviendo a los libros clásicos, la mejor manera para diferenciarse físicamente entre sí la encontramos en las tapas. Dependiendo de las tapas, estas pueden tener un uso e incluso ¡cualidades decorativas! Podemos elegir libros con tapas flexibles para llevarlos en nuestros viajes, o podemos elegir la tapa dura para lucirlos en la librería del salón o en nuestra habitación. ¡Disfruta de los libros donde quieras!

Colecciones de libros

Los libros no son solo para leer, una vez terminados no son algo que ya no sirvan para nada más. Especialmente cuando se trata de libros antiguos o especiales, pueden ser objetos coleccionables que podemos lucir con orgullo en nuestra casa. Incluso los libros especialmente valiosos con un contenido histórico se exhiben en los museos y bibliotecas nacionales como auténticas piezas de arte.

Con tus propias colecciones en casa, podrás disfrutar de tu afición además de lucirla para ti y para tus visitas. ¡Entretenimiento, cultura y estilo unidos gracias a los libros!

Libros como accesorios del hogar

El aura que rodea los libros es única, su sensación crea una atmósfera que los otros accesorios no tienen. Cuando luces una librería en una habitación, esta se transforma automáticamente en una habitación con estilo. Puedes lucirla en estanterías o en vitrinas, en los módulos para el salón o en los del dormitorio, o puedes incluso tener una habitación diseñada específicamente para ellos, a modo de biblioteca. Cualquier visita podrá observar y disfrutar de tus colecciones, que además de reflejar la personalidad de su dueño por el contenido, desprenderán elegancia en la habitación.

Una estantería llena de libros es una decoración clásica y bonita en la mayoría de los hogares. Los libros, gracias a sus tapas, pueden ser muy bonitos expuestos en sus estanterías. Son ideales para acompañar otros muebles, como el televisor, o como fondo de la mesa del salón o el comedor.

Por lo tanto, aunque la era digital esté llegando también a los libros, estos nunca perderán su carisma, su personalidad y su esencia. Los libros son insustituibles, y aunque dispongas de otros accesorios para leerlos, seguro que de vez en cuando tienes ganas de comprar un libro clásico, por el sentimiento, por coleccionarlos o simplemente para lucirlo en tu casa.

Próximas campañas