Lujo

Lujo

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Lujo:la guía Westwing

Antes la lujuria era un pecado mortal, hoy en día la lujuria y el lujo es algo que todos queremos, pero solo está al alcance de unos pocos. A todos nos gusta darnos un lujo, ya sea de comida de algún objeto que queramos comprar, de ropa, y por supuesto, algún lujo para nuestro hogar.

¿A quién no le gusta tener lujo en su vida? El lujo es símbolo de unicidad, de distinción y de riqueza. A todos nos gustaría tenerlo, pero solo son unos pocos bolsillos los que se pueden permitir lujo. ¿Te vienes a conocer el lujo?

¿Qué es el lujo?

El lujo es algo relativo, depende de cada sociedad. Por ejemplo, para una sociedad pobre el agua y la ropa puede ser todo un lujo. En cambio, para las sociedades más avanzadas y con más recursos el lujo puede ser ropa exclusiva de grandes diseñadores e incluso agua que puede llegar a costar más de 400 euros una botella. Como ves, el lujo depende de los ojos con los que se mire, y de las circunstancias de cada uno.

Pero por lo general, dentro de cada sociedad, es aquello que la mayoría no tiene, porque son solo unos pocos los que se pueden permitir tenerlo. Normalmente es algo que no abunda, por eso en algunos países el agua es un lujo, y en otros una prenda exclusiva hecha por un diseñador es todo un lujo, aunque haya mucha diferencia de precios entre ambas cosas las dos se caracterizan por su escasez en las diferentes sociedades.

Lujo cotidiano

Por lujo cotidiano en la mayoría de países entendemos tener una casa enorme, una villa exclusiva. Un coche caro que puede correr a todo gas, tener un yate a la puerta de casa si vives y su ciudad que puede presumir de ser para los más estilosos, o un establo con caballos si vives en una gran casa fuera de la ciudad, en una urbanización que solo algunos pueden permitirse, El lujo es un reloj caro, un rolex, y unos zapatos de 300 euros, pero no unos, sino tantos pares que no sabes ni cuanto tienes. Por no olvidar, vestidos de diseñadores que seguro que no ves a nadie más por la calle.

Pero el lujo cotidiano también está en nuestras casas, no solo en la arquitectura, sino en nuestros puebles y accesorios. Sillas, mesas, muebles infantiles y salones de diseño, son solo algunos ejemplos de lujo que puedes tener en tu casa.

Una vida de lujo

Seguro que has visto alguna vez o has oído sobre la vida de lujo que llevan algunas personas, personas que no tienen que mover a penas un dedo para conseguir lo que quieres, ¡sin duda todo un lujo! Seguro que has visto en alguna revistas de diseño las casas en las que con solo apretar un botón lo tienes todo, o casi todo, hogares domóticos que son inteligentes y hacen las tareas por ti.

Cuando tienes lujo, ese lujo es de alta calidad, son materiales caros de calidad máxima: metal, vidrio, seda y madera maciza, por supuestos todos ellos pulidos o tallados a mano para ti.

El lujo también es cuidado del cuerpo: tratamientos de belleza y profesionales que se dedican exclusivamente a que tu estés guapo, por supuesto, a gran precio. Baños de oro y cremas de babas de caracol o de lo que se te ocurra, eso sí cremas que te dejan como nuevo.

El lujo es todo un estilo de vida que todos, o muchos, querrían tener. Pero siempre puedes darte un capricho y tener un mueble de lujo en casa o darte ese baño relajante que tanto quieres y necesitas. Así que si tienes unos ahorrillos, ¿por qué no darse un capricho?

Próximas campañas